Firmas

Gabilondo, Sánchez, los impuestos y los perros

  • El impuesto de Sucesiones tiene un impacto casi nulo en las cuentas
  • ¿Por qué no acometen nuestros políticos esa reforma necesaria?
Ángel Gabilondo. Foto: Archivo

Resulta de una obsesión casi enfermiza la querencia de la izquierda española trasnochada, al menos económicamente hablando, por las subidas fiscales esquilmatorias e indiscriminadas. Y si no tuviéramos ya suficiente susto con el aumento de impuestos ya existente y la creación de nuevas figuras tributarias con que Pedro Sánchez ha celebrado su victoria electoral, ahora Ángel Gabilondo ameniza la campaña electoral anunciando que va a recuperar el Impuesto de Sucesiones en Madrid. Un tributo que, debería saber no se puede recuperar porque no ha sido suprimido sino que está bonificado al 99% en la Comunidad.

Calificado por algunos como el "impuesto de la muerte", el de Sucesiones es más un impuesto moribundo. Los estudios más recientes sobre la recaudación muestran que hoy apenas aporta el 1,7% de los ingresos fiscales, unos 2.500 millones de euros en el conjunto de España y apenas 550 millones en Madrid. Es decir un impacto prácticamente nulo en las cuentas públicas pero tremendamente gravoso para el ciudadano, además de suponer una penalización injusta al trabajo, al ahorro y al emprendimiento.

Y todo esta orgía de subidas fiscales directas en el IRPF y Patrimonio, e indirectas en el IVA, el impuesto sobre el diésel, la llamada tasa Google para las empresas digitales y tecnológicas, o la tasa Tobin para las transacciones financieras se produce en un contexto de desaceleración económica con el consiguiente efecto inducido sobre el empobrecimiento de los ciudadanos, de las pymes y la destrucción de empleo. ¿O es que hay alguien que piensa que tanto las tecnológicas, los bancos o las petroleras no van a repercutir estas subidas fiscales a los clientes en precios, comisiones o tipos de interés?

Son las rebajas fiscales, y no los incrementos, las que se traducen en más riqueza, progreso y bienestar para el Estado

Como demuestran los modelos económicos más exitosos en el mundo occidental son las rebajas fiscales, y no los incrementos, las que se traducen en más riqueza, progreso y bienestar para el Estado y para los ciudadanos. Cuanto más dinero en el bolsillo de los contribuyentes más aumenta el gasto, se incentiva el consumo y la demanda generando aumentos de la producción y por ende más recaudación impositiva y mayor creación de empleo. Una pescadilla que se muerde la cola y en la que deberían pensar los ciudadanos antes de emitir su voto alegremente para lamentarse y rasgarse después las vestiduras, si es que aún les han dejado alguna.

Cierto es que desde Bruselas presionan con el déficit y que el Estado de Bienestar precisa de recursos para mantener los niveles de servicios, pero ¿han pensado estos políticos nuestros en reducir el gasto y apretarse ellos el cinturón en lugar de apretárnoslo a nosotros? ¿Porqué no acometen de una vez esa reforma administrativa que todos prometen y ninguno cumplen para adelgazar de una vez por todas esa Administración elefantiásica que tiene este país?

Hasta cinco niveles administrativos tenemos hoy en esta España nuestra, con duplicidad y hasta triplicidad de cargos, funciones y aparatos. ¿Se han parado a pensar en cuánto dinero se podría ahorrar y destinar al déficit o los servicios eliminando toda la grasa que le sobra a la Administración? Claro que eso supondría dejar de premiar con cargos y prebendas a los amigos y mandar a muchos políticos al paro. Y ya se sabe que, como dice el refranero, perro no come carne de perro.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum5

Eso es
A Favor
En Contra

El socialismo nos lleva a la miseria, nueva Venezuela.

Puntuación 13
#1
Francisco
A Favor
En Contra

Vivimos en un infierno fiscal, tenemos algunos impuestos como el de Patrimonio que es el mas alto del mundo, tres veces superior al de países como Noruega.

Y los socialistas lo quieren subir aun mas los impuestos.

Puntuación 12
#2
Usuario validado en elEconomista.es
ISAVILLA
A Favor
En Contra

"Como demuestran los modelos económicos más exitosos en el mundo occidental son las rebajas fiscales, y no los incrementos, las que se traducen en más riqueza, progreso y bienestar para el Estado y para los ciudadanos".

¿Pero en que universidad ha estudiado este hombre?

Puntuación -3
#3
nicaso
A Favor
En Contra

Y a estos que más les da el tema. Los políticos quieren manejar mucho dinero para que se gaste como les apetece aunque te dejen sin cartera ni monedero. Gran parte del país vive de la subvención, el subsidio, de la Amninistración del estado o de las comunidades etc, etc. Empleados públicos hay para dar y tomar sin que la eficiencia se note en exceso. Para justificar los impuestos siempre nos salen con las mismas cantinelas, que si la educación que si la sanidad, que si las pensiones etc. Nunca se satisface el llamado estado de bienestar y siempre hay disculpa para engatillar fiscalmente al ciudadano

Puntuación 8
#4
yomismo
A Favor
En Contra

Teniendo en cuenta que el impuesto de sucesiones solo afecta a herencias superiores a 1.500.000 euros, es normal que el impuesto recaude poco, pero es indudable que es un impuesto justo, pues quien recibe tal ventaja (sin otro merito que ser hijo de papa rico), contribuya al sostenimiento de las cargas públicas. Pues una sociedad que ha posibilitado que se acumule tanta riqueza y que esa riqueza pueda transmitirse a los herederos (entre otras cosas gracias a la policía y los jueces que impiden que dicha riqueza sea expoliada por amigos de lo ajeno), debe ser resarcida de algun modo. Además la ventaja de la que parte el heredero rico, supone un lastre para los demás miembros de la sociedad, pues no es igual competir con un Ferrari de 500 caballos que hacerlo con un utilitario de 60.

En cuanto a la idea de que las sociedades que pagan menos impuestos son más prosperas, disiento. Son las sociedades donde se ha implementado la socialdemocracia (con un peso de lo Público muy alto, incluso a veces superior al 50 por cien del PIB), las sociedades con mayor bienestar y menos injusticias.

Puntuación -2
#5