Firmas

Las Razones para no repetir el referéndum sobre el 'Brexit'

Las barreras comerciales paralizarán las exportaciones. Las cadenas de suministro se congelarán. La inversión extranjera colapsará, la libra se convertirá en pan mojado y perderemos acceso a los trabajadores europeos cualificados que necesitamos para mantener el crecimiento de la economía. Cuando a finales de esta semana se ponga en marcha un nuevo grupo de presión llamado Business For a People's Vote, podemos esperar escuchar muchos argumentos en contra de abandonar la Unión Europea y a favor de un referéndum sobre el acuerdo final que surja.

Una amplia gama de industrias de alto nivel ya han puesto todo su empeño en ello y muchos más se verán tentados a hacerlo en las próximas semanas. Después de todo, la mayoría de los líderes empresariales quería permanecer dentro de la UE y es probable que nada de lo que ha ocurrido desde entonces les haya hecho cambiar de opinión.

Junto a los manifestantes, sus líderes políticos y celebrities, y muchos grupos de campaña más pequeños en todo el país, algunas de las figuras empresariales más importantes del país están pidiendo ahora una segunda votación sobre un acuerdo final de la UE. El domingo pasado, más de 70 de ellos, incluyendo a Sir Mike Rake, expresidente de BT, el exjefe de Sainsbury, Justin King, James Daunt, el CEO de Waterstones, y otras luminarias, escribieron una carta conjunta argumentando que un "destructivo y duro Brexit" dañaría la economía británica. Por ello, el jueves se puso en marcha este nuevo grupo de campaña, el Business for a People's Vote, para movilizar a las empresas que se sumen a otro referéndum una vez que se hayan ultimado los términos de nuestro abandono de la UE.

No hay duda de que tendrá mucho apoyo en las salas de juntas de las principales empresas del Reino Unido. En el primer referéndum, la mayoría de la opinión empresarial se pronunció decididamente a favor del statu quo. Algunos magnates, como Tim Martin de JD Wetherspoon's y Sir James Dyson apoyaron el Brexit, pero la mayoría se opuso decididamente. Ahora que nos vamos, la mayoría de las empresas habría preferido la salida más suave posible, con el mayor acceso posible a los mercados europeos, en lugar de la salida caótica, confusa y potencialmente catastrófica a la que nos dirigimos si no se llega a un acuerdo en las próximas semanas. ¿Por qué no celebrar un segundo referéndum?, se preguntan a sí mismos. Tal vez todo esto pueda ser cancelado, y podamos volver a dirigir nuestras empresas sin tener que hacer frente a todas las interrupciones que el Brexit creará.

Esto es perfectamente comprensible. Y lo que es más importante, también podría ser eficaz. A los votantes les importa el impacto que la salida de la UE pueda tener en la economía, y si los líderes de algunas de nuestras mayores empresas -incluso si un porcentaje notablemente alto de ellas son en realidad antiguos líderes- dicen que perjudicará a los puestos de trabajo y a la prosperidad, entonces es probable que se les escuche. Y, sin embargo, de hecho, en lugar de hacer campaña a favor de un segundo referéndum, las empresas deberían pronunciarse en contra de la repetición de la votación de 2016. Aunque se puede discutir lo correcto y lo incorrecto de la cuestión, no hay duda de que para los negocios y la economía, otra consulta sería muy, muy mala. Aquí está el porqué.

En primer lugar, simplemente ampliará la incertidumbre. Las empresas ya se están quejando de que no saben lo que pasa. ¿Estaremos en la unión aduanera o no? ¿Habrá aranceles? ¿Tendremos todavía mucha mano de obra barata e inmigrante de Europa del Este? Nadie tiene una idea real ahora mismo. Pero al menos las respuestas están empezando a surgir, y al menos deberíamos tener una decisión de una forma u otra para el 29 de marzo. Pero si hay otro referéndum, entonces todo se alargará durante otros dos, tres o seis meses, mientras que todos vuelven a discutir sobre ello una y otra vez. Esto simplemente hará que todo el proceso sea mu-cho más doloroso de lo que ya es. Los negocios siguen diciendo que quieren estabilidad. Bueno, marcharse es estable, pero otra consulta no lo es.

Después, simplemente animará a los negociadores de Bruselas a que nos ofrezcan un trato terrible. No está muy claro a qué afectaría exactamente el "voto popular". ¿El pacto de salida en sí mismo? ¿Las condiciones accesorias? ¿Te quedas o te vas y luego te vuelves a unir? Nadie lo sabe del todo. Pero desde el punto de vista de la UE, cuanto peores sean las condiciones ofrecidas, más probable será que un segundo referéndum cambie el veredicto. Después de todo, si el acuerdo es relativamente generoso, deberíamos aceptarlo. Las empresas quieren que nos marchemos, si resulta inevitable, en las mejores condiciones posibles. Pero otro referéndum hará que sea menos probable esa circunstancia.

Por último, es poco probable que el resultado sea diferente. Las encuestas lo dicen. A veces la opción de la permanencia lidera; otras veces, lo hace la propia del Brexit. Pero hay muy pocas pruebas concluyentes de que una parte significativa del electorado haya cambiado de opinión y, a medida que se acerca la fecha de salida, la economía sigue funcionando de manera notable, por lo que no hay muchas posibilidades de que se produzca un cambio importante de opinión. Dado que la estrategia de inocular miedo a la población tendría mucha menos potencia la segunda vez, y a menos que haya una catástrofe económica importante tan pronto como salgamos, no hay ninguna razón real para pensar que el segundo referéndum sería diferente del primero. Es una pérdida colosal de tiempo y dinero, y es difícil entender por qué las empresas están a favor de ello.

Es cierto que los empresarios están consternados por el caos en torno a Brexit. No querríam que nos fuéramos, y si nos vamos, preferirían que nuestra partida fuera limpia y ordenada y que creara la menor interrupción posible. Muchas empresas importantes se verán tentadas a utilizar su influencia para dar forma al resultado o, incluso mejor, para revertirlo. Eso no cambia el hecho de que es un error. Todo lo que otro referéndum hará es prolongar el caos y em-peorar aún más el resultado final. Si personas como James Daunt y Justin King quieren hacer campaña a favor de otra votación, tienen todo el derecho a hacerlo, y es perfectamente razonable argumentar que permanecer en la UE es más importante que cualquier otra cosa. Pero deben ser lo suficientemente claros como para admitir que sería malo para el negocio.

En realidad, el Reino Unido ha tomado su decisión, y lo mejor para su economía es simplemente seguir adelante con ella, no intentar revertirla ahora.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Usuario validado en elEconomista.es
Diábolo
A Favor
En Contra

La razón principal es no convetirse en el hazmereir de los paises occidentales.

Puntuación 0
#1
el otro lado
A Favor
En Contra

Un segundo refendum debiera de ser.....en estos casos.....siempre

obligatorio...es una forma de ratificar las posiciones iniciales, de confirmar que los partidarios del si o el no, no te han mentido....se evitarian las tentaciones de ser populistas?????.....

Puntuación 0
#2