Firmas

Las guerras comerciales son pésimas

Foto: Reuters.

Déjenme que les hable de Spartanburg en Carolina del Sur. En esta ciudad al norte del Estado se encuentra una empresa automovilística de ensamblaje, si bien realiza otras actividades. La planta de Spartanburg tiene la característica de producir más coches americanos para importar al extranjero que los que vende dentro del mercado americano. Esa planta produce coches de alta gama y con un importantísimo nivel de valoración, no compiten en término de precios y probablemente tiene la más alta valoración entre los consumidores de un coche ensamblado en América. Su influencia en el deficitario saldo de la deficitaria balanza comercial americana es muy positivo. Los vehículos tienen fama mundial, son buscados por consumidores de alto poder adquisitivo, son los modelos: X3, X4, X5, X6 y, en el futuro, X7. Anteriormente se fabricaban otros dos modelos carismáticos el Z3 y el Z4, ambos de gran éxito comercial. Sí, la planta de Spartanburg pertenece a la multinacional alemana BMW. ¿Dudamos del efecto positivo para la economía americana de BMW? ¿Dudamos del beneficio de la internacionalización económica?

En Carolina del Sur, en esta planta, la empresa alemana fabrica casi el veinte% de sus coches. Para BMW es sin lugar a dudas una de las plantas más importantes, si no la más importante del grupo, pero es que para el condado de Spartanburg es una bendición, igual que lo es para la economía de la pujante Carolina del Sur. BMW se instaló allí en 1992, da trabajo de forma directa en la actualidad a 8.800 personas, con un perfil de alta cualificación, trabajo estable y bien remunerado. Alrededor ha surgido una red de tejido empresarial, que provee de componentes y servicios auxiliares.

Todo lo anterior debe ser desconocido para la administración Trump, especialmente para Wilbur Ross, su secretario de comercio, así como para Peter Navarro, asesor presidencial en te-mas comerciales. Desde luego, sí lo es para Gary Cohn, hasta hace poco máximo asesor económico del presidente. Esta misma semana dimitía; la razón es la imposición de aranceles, 25% al acero y 10% al aluminio. Una imposición arancelaria que se añade a la impuesta anteriormente a lavadoras y panales solares.

Son pésimas noticias las que llegan desde América, como no podía ser de otra forma. Igual que en 1930 con la imposición arancelaria, Ley Smoot-Hawley, el resto de los países y bloques ha comenzado a moverse en el mismo sentido, afortunadamente con mucho tiento y mano derecha. Presidente Trump, las guerras comerciales son pésimas, no las gana nadie. Alguien debería explicarle, si no las conoce usted, las consecuencias que tuvieron aquellas nefastas medidas. Medidas proteccionistas americanas para granjeros, principalmente, y que se añadieron al proteccionismo de la Ley Fordney-McCumber. Aquellos aranceles fueron rechazados, en su mo- mento, por todos los economistas, aun así, fueron aprobados. También lo rechazaron los miembros más comedidos y con mejor visión económica del Partido Republicano, tal y como ahora ocurre, lo que es la historia... Las cargas a la importación no solo no ayudaron a los granjeros norteamericanos pues el resto de países adoptó medidas similares. Aquel cúmulo de proteccionismo llevó a una caída del 66% del comercio mundial durante el periodo comprendido entre 1929 y 1934. Las medidas finalizaron con la Ley de Acuerdos Comerciales Recíprocos en 1934, durante el mandato de Roosevelt. Como muy tristemente sabemos, no conocer la historia lleva a repetir errores, siempre con consecuencias desastrosas.

El proteccionismo es una mala decisión, además el ciudadano americano va a salir perjudicado, todos los ciudadanos. Lo va a ser porque la imposición de estas tasas arancelarias hará que el precio de acero y aluminio, materia prima indispensable en el mundo actual, eleve su precio. Esta elevación de una materia prima básica añadirá presiones sobre el IPC americano, presiones en un momento de elevación de tipos. Una mayor elevación de tipos, no es la mejor noticia para una economía hiperendeudada. Además, puede ser, como está ocurriendo, que haga que el dólar se aprecie y por tanto la economía norteamericana se vea afectada por una menor competitividad por el efecto de la apreciación de su tipo de cambio. Además, puede poner en peligro el pago de la deuda contraída en dólares por parte de los países iberoamericanos, a los cuales les han llegado muchos dólares vía préstamos del aumento del balance de la Fed. Sería tremendo para las empresas americanas que la financiación se encarezca para ellas más, por elevación de las tasas de default.

En el mundo actual ninguna empresa multinacional es ya de un país, sino que rompe fronteras, como es el caso de BMW y Spartanburg. Las tasas arancelarias rompen los principios económicos. La medida va en contra de sus aliados, de sus socios, algunos de su máxima confianza. El país que más acero exporta a EEUU no es China, su décimo exportador en este producto, es Canadá. Qué acertada la frase con pregunta de Draghi: "Si pones aranceles a tus aliados, ¿quiénes son tus enemigos?" Algunos nos preguntamos si esta medida se toma en clave económica o bien por el delicado momento personal que rodea desde el inicio de su campaña presidencial y acompaña al actual presidente Trump.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum3
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado

Yomismo
A Favor
En Contra

Los aranceles pueden fortalecer los ingresos del Estado y esto es positivo siempre. Porque son los Estados los q gastan con sentido. Los particulates una vez satisfechas sus necesidades basicas, gastan el dinero en tonterias, como BMW de alta gama

Puntuación -3
#1
ODYSSÉOS, EL CAZADOR DE CISNES NEGROS
A Favor
En Contra

Un artículo muy bien documentado, y que se ajusta en parte a la verdad. Pero los detalles son importantes, muy importantes.

Si analizamos primero el caso de la Gran Depresión nos daremos cuenta de que hay que tener cuidado con las conclusiones apresuradas.

Todo lo que se dice sobre la Ley Smoot-Hawley es cierto. Efectivamente, junto con la muerte imprevista del presidente de la FED fue la causa del verdadero Crack, en 1931. Principalmente fue la guerra comercial la que sentenció el asunto, más que una equivocada restricción del crédito (esto es lo que cree Bernanke). Cuantificando los efectos sería un 80%/20%.

Hasta aquí nada que objetar a la tesis del artículo.

¿Dónde está la discrepancia? Pues en que en 1929 EEUU era el principal acreedor del mundo en ORO y el principal exportador del mundo.

En el momento actual es justo al revés y eso lo cambia todo.

Sigo en un ratito.

Puntuación -2
#2
ODYSSÉOS, EL CAZADOR DE CISNES NEGROS
A Favor
En Contra

Decíamos hace un rato que EEUU en la Gran Depresión era el mayor exportador y ahora tiene un déficit exterior brutal.

Podemos ir más atrás en el tiempo, a modo de ejemplo y veremos que de nuevo la Historia se repite. Cuando Alejandro Magno llegó a la ciudad de Gordio le contaron la profecía de que aquél que desatase el Nudo Gordiano conquistaría Asia. Alejandro Magno sacó su espada y cortó de un tajo el nudo diciendo “Tanto monta, cortar como desatar”.

Obviamente el Nudo Gordiano simbolizaba las relaciones comerciales y políticas del Imperio Persa. Las que sostenían al Imperio. Alejandro al cortar el Nudo venía a decir que él, un macedonio, no tenía nada que perder, pues no formaba parte de esas relaciones asiáticas.

Extrapolado a teoría de juegos matemáticos, la estrategia de cortar las pérdidas es buena para la parte que está perdiendo en un juego iterativo.

Pero es que hay más. Una Consejera de la UE de no sé qué, lo oí al vuelo, ha dicho con temor reverencial (hay que ver cómo nos traiciona la voz, en inglés se notaba más porque eran como chasquidos), que la UE no representa un problema de seguridad para EEUU porque somos aliados. Y hoy mismo este periódico habla de que EEUU le ha ofrecido la exención de aranceles a Australia a cambio de un acuerdo de seguridad.

EEUU ganará en una guerra comercial porque es importador neto. De la misma forma que Francia ganó en la Gran Depresión al devaluar su moneda y pagar las deudas de guerra en francos devaluados. O Gran Bretaña, cuando le dio la patada a Churchill, y devaluó de nuevo la libra. No les fue mal. De hecho mucho mejor que a EEUU. Pero como vivimos en USAcentrismo nadie se ha molestado en ver cómo les fue a los que no estaban en el centro de la foto.

Lo que se está ventilando en esta “aparente guerra comercial” es mucho más de lo que parece. Lo que en ciencia se conoce como un cambio de paradigma.

La prueba científica es trivial. La subida del 20% del euro respecto al dólar es igual en efectos económicos a un arancel indiscriminado del 23%. El arancel de la Ley Smoot-Hawley era del 30%. EEUU ya tiene su arancel desde hace meses. Pero eso a los políticos no les importaba porque el rebaño no se había enterado.

Lo que están temiendo los políticos, sobre todo los europeos, es que la presión no se va a detener. Que Trump lleva la iniciativa. Para los estómagos agradecidos de Bruselas es una pesadilla. Están fofos, abotagados, no saben qué decisión tomar. El Nudo Gordiano les está estrangulando.

EEUU con el euro a 1,23 ya va ganando de calle la guerra comercial. Esa es una verdad científica. Esto otro del acero y el aluminio es otro trile para sacer más acuerdos ventajosos.

Pero Trump sabe hasta dónde puede tensar la cuerda. Lo ha demostrado con el cerdito agridulce. Hay verdadera maestría en la forma que ha llevado al cerdito agridulce a una mesa de negociación. Y hasta puede que acaben siendo amigos, como dijo Trump.

Otro periódico dice que ahora Japón se comienza a sentir ninguneado en la Crisis Coreana. Que puede ser el perdedor. Y todavía habrá alguno que pensará que Trump es un idiota. Hay un dicho en el póker. Si te sientas a una mesa de póker y no ves inmediatamente quién es el pardillo, el pardillo eres tú.

El cambio de paradigma se preguntarán. Bueno el tiempo de lo políticamente correcto ha terminado. El tiempo de la hipocresía de los derechos fundamentales y globales, reconocidos a todos por su cara bonita, toca a su fin. Cada uno va a tener que ganarse su lugar en el sol, o se hundirá en las sombras.

El moral hazard ya no va a volver a salir gratis nunca más.

I amar prestar aen (El Mundo ha cambiado)

han mathon ne nen (Lo siento en el agua)

han mathon ne chae (Lo siento en la tierra)

a han noston ned gwilith.(Lo huelo en el aire)

Puntuación -1
#3