Viajar

La costa Ligure: de La Spezia al Levanto

Imagen: Twice25 & Rinina25

El Mar de la Liguria tiene colores turquesa y una extraña belleza, pero como tantas partes del Mediterráneo ha sido descubierto por el turismo masivo con los consiguientes inconvenientes.

Una vez finalizado el verano se puede intentar la excursión entre La Spezia y Levanto, si uno se olvida de alquilar un coche y se decide a utilizar el ferrocarril, primero el de la línea Genova a La Spezia , trayecto que se recorre en cincuenta minutos y después los trenes regionales para visitar los lugares más interesantes. Todos los pueblos que se citan tienen estación de ferrocarril.

La zona se encuentra dentro del Parque Nacional delle Cinque Terre creado en 1997, el mismo año en que los cinco pueblos que dan denominación al área y Portovenere, fueron también declarados por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad. El Parque recibe anualmente más de dos millones y medio de turistas y las autoridades locales pretenden reducir el tráfico hasta el millón y medio en un ejemplo más de que un exceso de turismo daña esta industria. Solo los residentes están autorizados a entrar en automóvil en los pueblos.

La Costa es abrupta, con imponentes acantilados, y solamente con algunas playas en la zona de Monterosso al Mare, el pueblo más al norte de Le cinque Terre, que, además del citado, incluye otros cuatro, Vernazza, Manerola, Corniglia y Riomaggiore.

Las inundaciones y los corrimientos de tierra de2011 destrozaron Monterosso y Vernazza. Ambos están reconstruidos. Entre Portovenere al Sur y Levanto al Norte hay más de cien kilómetros de senderos para realizar la actividad más interesante de la zona. El más famoso es el Sentiero Azzurro por el que recorres la zona costera tocando los cinco pueblos. Sin embargo su parte más conocida la Via dell Amore está cerrada indefinidamente. Se puede sustituir por la Ruta de las Colinas. Todas son de dificultad baja o media. Los paisajes por cualquiera de ellas son siempre esplendidos.

Durante el verano las masas de paseantes impiden disfrutar de los pueblos y dificultan la posibilidad de tomarse tranquilamente un aperitivo o de comer en cualquiera de las numerosas tascas. Para escoger tasca o restaurante es mejor o hacer caso de las recomendaciones de las guías, dirigidas al público anglosajón y dejarse llevar por el instinto. Septiembre ?octubre y abril-mayo son buenos meses a pesar del riesgo de que caiga esa lluvia fina e insistente tan típica de la zona.

Davide Papalin

La cocina local es la típica de la Liguria, los Troffie, pasta corta y sin agujero con el pesto, la salsa a base de aceite, albahaca y ajo. Los pescados, procedentes de las aguas vecinas son las anchoas, las sardinas los mejillones y los calamares la sepia y el pulpo. Todos preparados de forma sencilla. Pueden y deben ser acompañados por el vino blanco local D.O.C Cinque Terre cultivado en terrazas. Vino de sabor marinero. Con el postre se impone la Schiaccetra, el vino dulce de pasas.

Todos los pueblos son pintorescos, pero el más fotogénico y popular es Vernazza. No hay importantes monumentos en ninguno de ellos pues la economía local era modesta basada en la pesca y el cultivo de la vid.

Desde la inauguración del ferrocarril la economía local empezó a depender más del turismo. El senderismo de la zona se hizo muy popular entre los italianos del Norte, especialmente los milaneses, muchos de los cuales veraneaban tradicionalmente en Portovenere. Hoy día el turismo es internacional y recuerda aquella maldición "Cuídate mucho de lo que deseas, porque puedes acabar consiguiéndolo. Querían turismo y lo tuvieron".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0