Evasión

24 horas en Lerma entre cordero asado y Las Edades del Hombre

  • Lerma es sede de Angeli, una exposición de Las Edades del Hombre
  • Los adictos al enoturismo pueden disfrutar del vino local de la DO Arlanza
  • Lerma tiene además de un pequeño barrio medieval bien conservado
Madrid

En el Antiguo Régimen los políticos corruptos hacían ostentación de su riqueza. Algunos todavía siguen haciéndolo. Uno de los más ávidos recaudadores de lo público fue el famoso Duque de Lerma que reformó el pueblo que lleva su nombre y en la plaza se construyó una inmensa mansión que sabiamente ha sido reconvertida en Parador de Turismo, de hecho en uno de los más grandes. El patio con columnas merece una visita. El valido de su Majestad Felipe III había recibido la villa como una donación personal del Rey.

Lea también: Palermo, una ciudad sucia, de srilankeses y con uno de los cascos antiguos más grandes de Europa

Lea también: Último viaje a Kimura, la ciudad que será transportada a otro lugar para evitar su hundimiento

El Parador ha aprovechado la celebración en varias sedes locales de la exposición Angeli que forma parte de Las Edades del Hombre para hacer ofertas que incluyen entradas, igual que una veintena de restaurantes locales con sus menús de morcilla y cordero. Es lo que la gente del marketing llama una propuesta de venta única. Único y sencillo.

La relativa proximidad a Madrid, doscientos kilómetros por autovía, es una ventaja puesto que la excursión se puede hacer en el día, pero también un inconveniente puesto que no hay necesidad de pernoctar, a no ser, lo que es muy recomendable, que se amplíe la excursión a lugares vecinos de gran interés como Covarrubias, con su colegiata gótica llena de sepulturas reales, Salas de los Infantes y Silos con su Monasterio de Santo Domingo, de fama nacional, especialmente por su divino claustro de dos pisos de estilo románico benedictino y realizado en siglo XI, al que acuden numerosos turistas nacionales.

Enoturismo en Lerma

Los adictos al enoturismo pueden disfrutar del vino local de la Denominación de origen Arlanza e incluso bajar a alguna de las bodegas subterráneas no solo para degustar una cata sino para recordar al hijo más famoso de la localidad, el Cura Merino que usaba el complejo conjunto de galerías subterráneas para, en buena técnica guerrillera, volver locos a los gabachos napoleónicos apareciendo y desapareciendo tras haber hecho alguna de sus famosas trastadas. La tradición del cura trabucaire que se inicia entonces ha permanecido viva en varios lugares de España hasta nuestros días.

Lea también: Berlín necesita un par de primaveras para terminar las obras (y una unificación real) 

Lea también: Braganza, un reino maravilloso en la esquina de las esquinas de Europa

Lerma tiene además de un pequeño barrio medieval, el conjunto urbano mejor conservado del S XVII, con monasterios hospital, Colegiata y molino.

Las Edades del Hombre

Las Edades del Hombre van por su vigésimo cuarta edición desde que se iniciaron hace 31 años y han sido visitadas por once millones de personas. Gracias a esta serie de exposiciones realizadas a lo ancho de Castilla y León se ha puesto en valor el inmenso patrimonio religioso de la Comunidad, se ha procedido a la restauración de numerosas piezas y se han dado a conocer diferentes pueblos y villas de la región.

En la exposición actual Angeli  se puede apreciar un cierto cansancio por el continuado esfuerzo, escasean las obras maestras -alguna hay- por lo que la atención se centra más en el conjunto.

La idea de centrar una exposición en la figura de los ángeles es magnífica. Siempre ha habido un ángel desde la expulsión de Adán y Eva del Paraíso merodeando por la escena, suelen ser mensajeros, piensen en la Virgen María o guerreros en pelea con el hermano caído al que llamamos demonio. De hecho ángeles hay en muchas culturas pero los de la exposición son católicos y varones dando por finalizada la discusión sobre el inexistente sexo de los mismos.

Hay tres sedes, pero la primera solo se proyecta un audiovisual plenamente prescindible. En las otras dos se mezcla pintura y escultura, la primera de escaso interés a pesar de incluir un Greco- de Illescas- y el precioso tríptico flamenco de la capilla del Condestable en la Catedral de Burgos

La segunda, sin embargo, es lo que realmente nos convence de que el viaje ha merecido la pena. Muchas de ellas son de tamaño natural y suelen estar colocadas en la Iglesias a una altura que dificulta la visión. Alguna como la de San Miguel Arcángel pisando al diablo es espectacular. Fue realizada hacia 1748 por Luis Salvador Carmona y está en la Iglesia de Bergara en Guipúzcoa, una excepción a la norma sobre la procedencia de las obras claramente justificada.

Como es lógico hay bastantes piezas de Gregorio Fernandez realizadas a comienzos de XVII y bien conservas o restauradas.

En algunas culturas sigue viva la creencia en el Ángel de la Guardia. Sería conveniente hacer promoción de esta interesante exposición en los lugares correspondientes para que les pongan cara y escojan el suyo por que al terminar los volverán a colocar en lugares poco accesibles para el ojo humano.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.