Evasión

Alta definición, el futuro de la cirugía estética que pocos conocen

  • El doctor Saad, eminencia de la cirugía plástica, cuenta en qué consiste
  • Casos como el de Leticia Sabater han propiciado una imagen errónea
  • "El resultado debe ser totalmente natural, que nadie lo note"
Alta definición.
Madrid

Si hablamos de la nueva técnica de cirugía estética denominada high definition (alta definición), seguramente, pocas personas sepan de qué se trata. Sin embargo, si hablamos de "lo que se ha hecho Leticia Sabater en la barriga", la conozcan muchos más, aunque para los profesionales que la realizan no sea una buena referencia.

Concretamente, la cirugía de alta definición es la técnica de escultura corporal más avanzada. Se trata de una nueva tecnología de liposucción de última generación que actúa sobre el tejido graso. Este método consigue hacer líquida la grasa para facilitar su extracción y, dependiendo de la anatomía y necesidades de cada paciente, se distribuye en diferentes lugares, con la finalidad de conseguir un cuerpo tonificado y esculpido a gusto del consumidor.

Alta definición en torso y abdomen.

El cirujano plástico Ahmad Saad del Instituto de Benito de Madrid, además de ser uno de los nombres más destacados del panorama internacional en el sector de la cirugía plástica, es pionero en realizar la lipoescultura de alta definición utilizando la tecnología PAL A diferencia de la técnica tradicional, la PAL. A diferencia de la técnica tradicional, se lleva a cabo a través de micro aire, por lo que es, entre otras cosas, menos invasiva y dolorosa. Esta nueva tecnología de ultrasonido actúa selectivamente sobre el tejido graso, se extrae la grasa superficial y la grasa profunda localizada alrededor de los músculos. La diferencia de este método con los anteriormente utilizados es que actúa sobre la grasa de las zonas o grupos de músculos que se seleccionan redefiniendo su apariencia, sin afectar al resto de los tejidos.

El doctor Saad fue el primero en aplicar esta tecnología al mundo de la alta definición en Estados Unidos. Posteriormente, la trajo a España, cuando decidió, hace ahora dos años, venirse a vivir con su esposa. Actualmente, Saad imparte cursos a profesionales de todo el mundo sobre esta nueva tecnología. "Es una técnica segura y eficaz, con una recuperación más rápida y una satisfacción del paciente muy alta", explica. Asimismo, el profesional añade que esta técnica permite "crear detalles anatómicos muy precisos, que brindan al cuerpo un aspecto atlético, natural y sexy. Por eso, tanto hombres como mujeres están pidiendo este procedimiento".

Alta definición en brazo y abdomen.

Entre las características de este método, el doctor acude de forma insistente a la palabra "naturalidad", y explica que su trabajo está bien hecho cuando "una persona está andando por la playa y nadie sabe que ha pasado por el quirófano". Y es que, aunque se muestra muy cauto a la hora de hablar de sus colegas, Saad cuenta que mucha gente tiene un concepto erróneo de la alta definición debido a "casos mediáticos" donde, a todas luces, la cirugía no se ha ejecutado "bien". En este punto, hablamos de Leticia Sabater y su "antinatural tableta de chocolate", un tema del que no quiere pronunciarse por "respeto a sus compañeros de profesión", pero deja claro que ese no es el tipo de cirugía que él practica.

En este sentido, el doctor desembrolla que en su clínica, estudian la anatomía del paciente por centímetros y, por este motivo, "se queda un resultado súper natural". Además, explica, una de las ventajas de esta técnica es que se va adaptando a los cambios del cuerpo. Es decir, si el paciente gana peso, también pierde definición y "no se quedan como tortugas ninjas como creen muchas personas", bromea. Sin embargo, si pierden peso, vuelven a definirse otra vez. Algo que pasa rara vez porque, según cuenta el especialista, "el 100 por cien de los pacientes que han pasado por esta cirugía, empiezan a cuidarse muchísimo y dejan a un lado los malos hábitos. Una vez que se han visto tan bien, quieren mantenerlo".

Preguntas frecuentes

Respecto al tipo de anestesia que se emplea en esta operación, depende de muchos factores, como las zonas a tratar, el hábito corporal del paciente o el volumen de grasa que se eliminará. Pero, en general, el tratamiento de una o dos zonas se puede hacer bajo anestesia local.

La grasa que se puede quitar dependerá, igualmente, de cada persona, pues no es lo mismo un paciente que pesa 84 kg que otro que pesa 50 kg, explica el especialista. Este factor se discute con el cirujano plástico para poder llevarlo a cabo de una manera segura. En este sentido, tampoco hay un máximo en litros de grasa que se puede extraer, y "cada paciente tiene un plan personalizado", aclara.

El número de zonas que pueden tratarse a la vez también depende de un análisis previo llevado a cabo por el cirujano. "Hemos realizado alta definición de pecho, abdomen, espalda, brazos, muslos y transferencia grasa de una vez, pero eso no significa que todos los pacientes sean candidatos a tener todo hecho". Por otra parte, el cirujano explica que esta técnica también mejora la laxitud de la piel, siempre dependiendo de la salud general, la edad y tipo de piel. En cuanto a las personas con sobrepeso, deben evaluarse previamente para saber si podrían realizarse esta cirugía, ya que, "la masa corporal debe ser inferior a 30", concluye.

En definitiva, el doctor afirma contundente que "la alta definición es el futuro de la cirugía, en unos años, todo el mundo se realizará esta técnica". Una tendencia muy extendida ya en países suramericanos y que, poco a poco, está llegando a España, aunque no siempre de la manera más deseada.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.