Evasión

La nueva era de los vuelos supersónicos, un bluf que puede terminar antes de que comience

  • La contaminación, el nuevo problema de la aviación supersónica
  • Boom confía en hacer aviones supersónicos con huella de carbono cero
  • Airbus, el gigante aeronáutico que más apuesta por la aviación híbrida
Madrid

Las compañías que compiten para construir un sucesor del icónico Concorde pueden encontrar que el mayor obstáculo no sea la tecnología o la economía, sino en la fuerte huella de carbono que dejan  sus aeronaves, más cuando los fabricantes de aviones y motores convencionales  aseguran que los aviones eléctricos están cada vez más cerca de ser una realidad.

Impulsado por las crecientes preocupaciones públicas y políticas sobre las emisiones de la aviación, la apuesta ecológica de fabricantes como Airbus amenaza con hacer que las empresas nuevas que están apostando por la aviación supersónica se vean como unas reliquias que emanan de una época más codiciosa que no tienen en cuenta el medio ambiente.

Estas preocupaciones se exhibieron en el Salón Aeronáutico de París de la semana pasada, donde Boom Technology, que está trabajando para presentar un avión de pasajeros Mach 2.2 de 75 plazas, hizo todo lo posible para afirmar las credenciales ecológicas del avión. El fundador y director ejecutivo Blake Scholl reveló que en un programa de pruebas se probó una mezcla de biocombustibles de alta concentración que resultó ser un 3% más eficiente que el queroseno tradicional, y luego anunció que Boom se asociará con Prometheus Fuels, cuya tecnología de captura CO2 del aire y lo convierte en gasolina.

El prototipo XB-1 de Boom "tendrá la primera huella de carbono neta cero de la historia en un vuelo supersónico", sentenció Scholl."Es importante hacer un vuelo supersónico de una manera que sea ambientalmente sostenible", dijo Scholl. "No es lo suficientemente bueno como para que coincida con la eficiencia del combustible y el perfil de emisiones de la clase empresarial actual. Tenemos que encontrar una manera de demostrar que estamos cuidando mucho el planeta", añadió.

Lea también: El ala plegable del Boeing 777X, el secreto del avión bimotor más grande

Lea también: Alas de avión que cambian su forma durante el vuelo, una revolución aeronáutica de la Nasa

Lea también: Un español pilota el reto estratosférico de Airbus

Sin embargo, los combustibles alternativos y medidas como la compensación de carbono no cambian la ineficacia de los aviones supersónicos, según Dan Rutherford, director de programas de marina y aviación del Consejo Internacional sobre Transporte Limpio. Su alta velocidad, baja capacidad de pasajeros, espacio limitado de carga y requisitos de reabastecimiento de combustible para vuelos transoceánicos hacen que este tipo de aviones sean de cinco a siete veces más intensivos en carbono por pasajero que los aviones subsónicos.

La apuesta eco de Airbus

Según la proyección de Airbus, la primera generación de aviones híbridos comenzará operaciones comerciales en 2035. La directora de tecnología de Airbus, Grazia Vittadini, dijo que la compañía ahora está "muy cerca" de comenzar a cambiar su dependencia del combustible para aviones. "Es un liderazgo social y un imperativo comercial, no solo un desafío tecnológico", dijo. "Realmente tenemos que luchar por la aviación de cero emisiones. Esta es la máxima ambición".

La competencia de Boom 

El mayor rival de Boom en la carrera por revivir el vuelo supersónico, Aerion Corp., respaldado por el multimillonario de Texas Robert Bass, está siguiendo una estrategia diferente con su modelo AS2 planificado. El avión Mach 1.4 transportaría a 12 personas, lo que lo reserva a la categoría de aviones de negocios, reflejando una visión de que Concorde fracasó en parte porque era demasiado grande para su mercado natural.

Además, Aerion hizo un gran revuelo a principios de este año cuando anunció que Boeing reemplazaría a Lockheed Martin como inversionista principal. Steve Nordlund, quien dirige el brazo de tecnologías de futuro de Boeing, dijo en París que si bien el AS2 proporciona un atajo para competir en el mercado supersónico, la conciencia de Aerion sobre los desafíos que enfrentan los aviones de muy alto consumo de combustible también fue una ventaja importante.

"Tienen una gran mentalidad", dijo Nordlund en una entrevista en la exposición. "Tenían un enfoque en torno a la sostenibilidad y los efectos ambientales de lo supersónico y eso es realmente muy importante para nosotros". Eso incluye un entendimiento de que las nuevas tecnologías deben cumplir con las reglas existentes en lugar de requerir que los reguladores se adapten, dijo, y agregó que la noción de viaje supersónico verde no debe considerarse como una contradicción. "Hay que pensar en cómo los materiales cambian y se vuelven más ligeros, pensar en los diferentes combustibles que se podrían usar, cómo se podría reducir el ruido", añadió.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0