Evasión

La historia de cómo el salmón se convirtió en un imprescindible del sushi

  • El sushi de salmón se creó en 1985, pero se comercializó en 1995
  • Thor Listau, uno de los responsables de introducir los productos noruegos en Japón
  • Noruega exporta a Japón más de 20.000 toneladas de salmón al año
Día Internacional del Sushi
Madrid

Si hablamos de sushi el país en el que pensamos es Japón, y en una tradición de más de 2.000 años que los japoneses han ido perfeccionando e innovando con el paso de los años. Y si pensamos en un pescado para el sushi lo primero que nos viene a la mente es atún o salmón. Lo que muchas personas no saben es que la de salmón, hoy en día es una de las variaciones más populares del sushi, no fue 'creada' hasta 1985 y que la invención no es de origen japonés, sino noruego.

Lea también: El éxito de la burger en versión 'japo': así inventó EEUU la comida japonesa

Lea también: Ocho vinos perfectos para acompañar al sushi

Lea también: Así ha sido el triunfo del sushi: de la pureza nipona a la fusión

Durante los años 70 una delegación noruega, con el objetivo de ampliar el mercado, buscaba nuevos países donde realizar exportaciones, para así ayudar a su economía. Gracias a Thor Listau, miembro del comité de pesca de Noruega, que comenzó a investigar el mercado japonés, en el año 1985 se creó el 'Proyecto Japón' por el que los noruegos planearon introducir más productos en el país nipón. Lo cierto es que la razón por la que se encontraban allí era para comercializar con capelán, un pescado que los japoneses venden como 'caviar de wasabi' y que ya era bastante popular en el país.

Noruega ya era uno de los mayores productores de salmón a nivel mundial y, gracias a sus granjas, se encontraron con la oportunidad perfecta para comercializar el salmón. En Japón era un pescado que no se consumía en crudo y, en caso de consumirlo cocinado, siempre optaban por el que se obtenía del pacífico, por lo que los noruegos tuvieron que convencerles de las características del salmón atlántico, criado en las frías y cristalinas aguas de Noruega, y también explicar que este se podía consumir crudo porque, al ser de acuicultura, no tiene riesgo de anisakis.

Así comenzó a establecerse una relación comercial entre ambos países para mostrar a los directivos japoneses, y a la población general, que el sushi de salmón era una realidad y que al público le iba a gustar.

Los principales responsables de que esto sucediera fueron Thor Listau, que conocía a la perfección el funcionamiento y la demanda de pescados en Japón; y Bjørn Eirik Olsen, que, con los conocimientos previos sobre la cultura nipona, ayudó a introducir la venta del salmón noruego en Japón.

El salmón noruego comenzó finalmente a exportarse en 1995, gracias a chefs como Ishanabe-san, que comenzó a trabajar con el salmón en crudo para el sushi, descubriendo que su textura y su sabor especial, combinaban a la perfección con todos los condimentos que ofrece el sushi.

Actualmente, se exportan a Japón más de 20.000 toneladas de salmón. Y podemos encontrar salmón noruego en muchas de las recetas de sushi en Japón, y en el resto del mundo.

Cómo preparar un buen sushi

Hung Fai, chef de Musume Izakaya, gran conocedor del salmón noruego y experto en cocina oriental nos da unas claves para crear el sushi perfecto:

1. Elige bien el producto, por supuesto salmón noruego, lomos limpios sin piel ni espinas; si es para makis, el lomo alto.

2. Prepara una buena receta de arroz meshi, en nuestra web encontraras una de ellas.

3. Nunca enfríes el arroz en la nevera, ¡se estropea!

4. Calienta un poco el alga nori en la sartén (sin aceite), pon la cantidad justa de arroz

y combina los ingredientes que más te gusten.

5. Comparte con tus amigos y familia, es la mejor manera de disfrutar de un buen sushi de salmón noruego.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.