Evasión

La Fura dels Baus desata el mejor orgasmo femenino en Carmina Burana

  • El original Carmina Burana es una colección de 300 poemas
  • Carl Orff hizo la creación musical entre los años 1935 y 1936
  • La versión de Fura del Baus celebra una década y 250.000 espectadores
Imagen de la representación de Carmina Burana Fura dels Baus
Madrid

Trasladar a una escenografía el poder, la fuerza y el ímpetu que trasmite la obra Carmina Burana, sobre todo el fragmento O Fortuna –el que todo el mundo conoce–, es un reto en sí mismo. La Fura del Baus lo hizo hace 10 años y todavía sigue girando con este espectáculo que llega de nuevo a Madrid, al Teatro Calderón, tras recorrer tres continentes y ser visto por más de 250.000 espectadores. Un éxito que Carlus Padrissa, director de escena de la obra, atribuye a la casualidad, la misma que tuvo Carl Orff cuando compuso esta pieza musical tan reconocible.

El original Carmina Burana es una colección de 300 poemas, de los siglos XII y XIII, que ensalzan el placer por vivir y el interés por los placeres terrenales, por el amor carnal y por el goce de la naturaleza, siempre con una mirada crítica y satírica hacia los estamentos sociales y eclesiásticos de la época. El poemario se conserva en un único códice encontrado en 1803 por JohannChristoph von Aretin, en la abadía de Benediktbeuern, en Baviera. Y se guarda en la Biblioteca Estatal de Múnich.

La creación musical que hizo Carl Orff, entre 1935 y 1936, se basó en 24 poemas de ese manuscrito. Obra de la que parte el espectáculo de La Fura dels Baus. "Hemos creado un espectáculo con fuertes imágenes escénicas, con la intención de ilustrar e iluminar toda la fuerza y poesía de unos textos que, a pesar de tener más de 800 años, hablan de deseos que nos vuelven a unir a lo más ancestral de nuestra especie", explica la compañía de teatro.

Carlus Padrissa cuenta que esta obra llega a Madrid en el mejor momento porque es una especie de celebración de la primavera, del solsticio de verano. "Es un ritual en el que los monjes se ríen de la naturaleza. Están contenidos, congelados, todo el invierno y luego hacen el carnaval en un sentido de orgasmo interior, de entregarse a alguien". Una euforia que el público podrá sentir en sus propias carnes, pues La Fura dels Baus busca el contacto directo con el público. El coro y bailarines recorren la platea o el barítono canta en medio de los espectadores. "Hay tacto, olor, vista, oído... solo falta el gusto", dice Padrissa. También, los cantantes saltan a una cuba de agua, mojan al público de las primeras filas y son transportados por una grúa.

La mujer

El director de escena explica que la protagonista de esta obra es una mujer que da el salto a la vida adulta. Una historia que Padrissa define como feminista porque la protagonista se entrega, rompe las cadenas de su temor ante lo que puede pasar.Y lo hace porque ella quiere y entonces llega sin miedo y por decisión propia a la madurez sexual.  "El aria In Trutina –insiste– es un orgasmo, no hay música que mejor represente el orgasmo que esa, que Carmina Burana".

La versión

A pesar de que la obra cumple 10 años, su escenografía ha cosechado polémicas por ser demasiado vangurdista. "El público más tradicional siempre se queja de las adaptaciones de los clásicos", dice el director. Sin embargo, ha señalado que esta versión de Carmina Burana es una ópera pensada para que cualquier espectador "haga volar su imaginación". "El arte debe estar en constante efervescencia porque si no se muere", ha subrayado Carlus Padrissa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0