Evasión

Así son los seis destinos más cuidadosos con nuestro planeta

  • Hoy, 5 de junio, celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente
  • Guía de Ecoturismo para viajar de forma responsable con el medioambiente
Turismo sostenible.

Viajar y ser responsable con el medioambiente son dos aspectos que hoy en día van de la mano para muchos turistas. La mitad de los españoles tienen en cuenta el impacto medioambiental de sus viajes y los destinos sostenibles cuando están preparando sus vacaciones, según revela una encuesta de la agencia de viajes online Rumbo.

Con motivo del Día Mundial del Medioambiente, que se celebra el 5 de junio, Rumbo.es ha publicado una Guía de Ecoturismo para viajar de forma responsable con el medioambiente, en la que además se incluyen destinos y hoteles que se han hecho famosos en el mundo por implementar estrategias muy innovadoras contra el cambio climático.

Barcelona y su icónico hotel ecológico

Barcelona.

La Ciudad Condal es, desde hace un tiempo, un emblema de transformación de metrópoli sostenible. Puede presumir que es la primera ciudad del mundo en recibir la certificación Biosphere World Class Destination, un importante reconocimiento internacional de sostenibilidad turística. Iniciativas como el uso de bicicletas promoviendo la movilidad sostenible, el tratamiento de aguas residuales, reducción de gases con efecto invernadero, prioridad en la conservación de áreas verdes y playas y apuesta por las tecnologías Smart, la han convertido en una de las capitales ecológicas del mundo. Pero los viajeros "conscious" no solo buscan destinos comprometidos con el medioambiente, sino también alojamientos. De hecho, el 33 % de los españoles que viajan buscan hoteles eco-friendly, según la encuesta de Rumbo.es. Un ejemplo de este tipo de alojamientos es el Hotel W Barcelona. Sí, ese impresionante edificio de lujo con forma de veleta de espejos a orillas de la playa es conocido en el mundo por llevar el distintivo "Llave Verde", que le reconoce por implementar políticas respetuosas con el medioambiente: desde el ahorro de energía y agua, aprovechamiento de residuos hasta sus alimentos ecológicos.

Copenhague: la capital de la comida ecológica

Copenhage.

La capital de Dinamarca es considerada una de las ciudades más limpias del mundo. Pero lo ecológico no solo tiene que ver con el entorno, sino con lo que se hace y hasta se come. Copenhague también es conocida como la capital mundial de la alimentación ecológica. La ciudad se ha puesto como meta incrementar el consumo de este tipo de comida, algo que complace mucho a los turistas, teniendo en cuenta que el 53 % de los españoles, cuando viaja tiene como prioridad degustar la comida local. Los amantes del buen gusto pueden encontrar aquí mercados tradicionales, cafés y restaurantes con esta estupenda oferta.

Estocolmo: la academia del reciclaje

Estocolmo.

Si hay una ciudad en la que se recicla hasta lo inimaginable es Estocolmo, que en 2010 obtuvo el título de Capital Verde Europea. Los suecos siempre han querido estar a la cabeza en la innovación de las estrategias "eco" y eso ha despertado su imaginación. Una de sus particularidades es reciclar y eso compete también a los turistas. Casi todos los residuos que se producen se aprovechan de una u otra manera. Para alojarse, una buena opción es Hammarby Sjöstad, un barrio que forma parte de un proyecto de autoabastecimiento único en el mundo y se ha convertido en un bastión contra el cambio climático. Gracias a esto, ahora es un atractivo turístico muy particular porque quien lo visita aprende mucho sobre sostenibilidad.

Reikiavik: relajarse en los pozos geotérmicos

Reikiavik.

Islandia es considerada por ser líder mundial de la energía geotérmica. Dicha extraordinaria solución de energía limpia viene de uno de sus principales atractivos turísticos: sus conocidos "hot springs", las extraordinarias fuentes termales donde los locales y visitantes se relajan, a la misma vez que sirven para producir energía. Su estilo de vida ecológico también incluye el uso de transporte no contaminante y técnicas de aprovechamiento de residuos que se pueden apreciar desde que uno pisa el aeropuerto y los islandeses te dan la bienvenida.

Ámsterdam: ciudad libre de plásticos

Ámsterdam.

Según el sondeo de Rumbo.es, el 47 % de los españoles cree necesario evitar al máximo el uso de plásticos cuando viajan. Por eso, otro destino eco-friendly de la guía de Rumbo.es es Ámsterdam. La capital holandesa es mucho más que vehículos de energía limpia recorriendo sus impresionantes canales. Se trata de la primera ciudad en crear un supermercado libre de plásticos: Ekoplaza. Este comercio, que forma parte de la cotidianidad de los holandeses, se ha convertido en el centro de la mirada del mundo y es visitado por muchos turistas que ahora piden a las autoridades de sus países imitar este modelo.

Berlín: el imperio de la diversidad biológica

Berlín.

Caminar por la capital alemana puede traer grandes sorpresas. Además de sus impresionantes edificaciones llenas de secretos históricos aún sin revelar, hay que sumar el hecho de que el núcleo urbano de Berlín es hogar de una gran diversidad biológica. El canto de los ruiseñores es lo más "sonado" en los parques y plazas de la ciudad. Hay quienes, incluso, graban las melodías en sus móviles. También, si hay suerte, se pueden ver zorros y mapaches deambulando por el centro, algún que otro castor, quizás un jabalí, aves rapaces y conejos ¿Y esto por qué? Berlín es considerada la capital más verde de Europa, gracias al afán de los ciudadanos de cuidar sus 6.400 hectáreas de zonas naturales, donde se pueden disfrutar de unos 2.500 parques, además de miles de hectáreas de frondosos bosques abiertos, que figuran entre las preferencias de los turistas más ecológicos. Sin duda, un ejemplo de convivencia que demuestra que en este mundo cabemos todos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0