Evasión

El verdadero gimnasio está en la calle: por qué es bueno entrenar al aire libre

  • La llegada de la temperatura invita a hacer deporte en la calle
  • Cualquier espacio y lugar es susceptible de convertirse en un gimnasio
  • Entrenar media hora al día en el exterior aumenta la autoestima
Hombre haciendo deporte en la calle. Foto: Dreamstime.
Madrid

Nuevos tipos de entrenamiento como el Hiit (entrenamiento de alta intensidad) o la afición por el running facilitan la idea de hacer deporte en la calle. Una costumbre más barata que el gimnasio y que aporta beneficios más allá del deporte en sí mismo. Freeletics, la marca de estilo de vida y deporte digital, explica que entrenar alrededor de media hora al día en el exterior aumenta los niveles de energía, de autoestima y mejora el ánimo y el humor. A esto, se suma el valor positivo de entrenar rodeado de naturaleza, con la luz del sol y esa sensación de libertad que no se disfruta dentro de casa o en el gimnasio.

Aire fresco

¿Quién no necesita algo de aire fresco después de un largo día de trabajo? El deporte en la calle ayuda a prevenir enfermedades, mejora el estado mental y ayuda a conciliar mejor el sueño. En primavera se aconseja disfrutar del sol y el oxígeno fresco que libera las hormonas de la felicidad y estimula el sistema inmunitario. Es importante beneficiarse de las horas de sol, ya que influye a la hora de obtener de forma natural la vitamina D.

Cambio de paisaje

Entrenar en el exterior nunca puede ser aburrido. Se Puede cambiar la ruta de running tan a menudo como se quiera, especialmente para evitar que las carreras de distancia se conviertan en tediosas. Se Puede también elegir un lugar perfecto para workout, dependiendo de lo que necesites: una pared, una barra o cierta distancia para correr. 

Entrenar en grupo

¿Ha hecho alguna sesiones deportivas con otras 15 personas? ¿Ha corrido alguna vez a través de la ciudad viendo la gente mirar con sorpresa a un gran grupo de runners? Es una sensación fantástica, ayuda a socializar y mantiene la motivación hasta el final. Probar nuevos lugares también te permitirá conocer a nuevas personas que piensan como tú.

Pistas diferentes

A la hora de correr, entrenar al aire libre implica tener tramos diferentes para conquistar: montañosos, planos, serpenteante y con diferentes altitudes. 

Además, es más sano para los pies tener diferentes tipos de superficies sobre las que correr, como hormigón, césped, sendero y asfalto, y se puede experimentar mucho más cuando se corre si no estás simplemente en una cinta. Correr fuera también provoca un movimiento mucho más natural y la forma de correr es mejor por lo que también se hace un gran favor a tu cuerpo al salir.

Descubre tu ciudad

Cuando se busca, allá donde vas y de forma subconsciente, un nuevo lugar para hacer workout, bien una ruta para correr, se aumentan las posibilidades de descubrir nuevas partes de la ciudad y sitios que nunca supiste que existían.

Beneficios psicológicos

Realizar ejercicio aporta mayor autoestima, aumenta la autoconfianza y reduce la ansiedad. El entrenamiento continuado proporciona un estímulo mental que otro tipo de ejercicios no ofrecen. En definitiva, el efecto del ejercicio en la mente favorece la hormona de la felicidad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0