Evasión

Así ha sido el primer vuelo del avión más grande del mundo, el Stratolaunch

  • El Stratolaunch es una plataforma móvil de lanzamiento al espacio
  • Voló durante 2,5 horas sobre el desierto y ascendió a 17.000 pies
  • Stratolaunch es un proyecto creado por Paul G. Allen
Madrid

La compañía Stratolaunch Systems Corporation, fundada por Paul G. Allen, completó el sábado el primer vuelo del avión más grande del mundo, el Stratolaunch. Con un diseño de fuselaje doble y una envergadura superior a la longitud de un campo de fútbol americano, Stratolaunch tomó vuelo a 06:58 hora local desde el puerto de Mojave Air & Space. Alcanzó una velocidad máxima de 189 millas por hora, voló durante 2,5 horas sobre el desierto y ascendió a 17.000 pies.

"El vuelo de hoy avanza nuestra misión de proporcionar una alternativa flexible a los sistemas lanzados desde tierra. Estamos increíblemente orgullosos del equipo de Stratolaunch, de la tripulación de vuelo y de nuestros socios", dijo Jean Floyd, CEO de Stratolaunch.

El equipo de pruebas realizó ejercicios propios de la aviación estándar que incluyen maniobras de control de vuelo para calibrar la velocidad y los sistemas de control de vuelo, dobletes de balanceo, maniobras de guiñada, pushovers y pull-ups y deslizamientos laterales. Además, se realizaron ejercicios de aproximación de aterrizaje simulados a una altitud máxima de 15.000 pies sobre el nivel medio del mar.

El Stratolaunch es una plataforma de lanzamiento que permitirá el acceso de una aerolínea al espacio de manera conveniente, asequible y rutinaria. El ala central reforzada puede soportar múltiples vehículos de lanzamiento, con un peso de hasta un total de 500.000 libras. "Todos sabemos que Paul se habría sentido orgulloso de haber presenciado el logro histórico de hoy", dijo Jody Allen, presidenta de Vulcan Inc. y fideicomisaria de Paul G. Allen Trust. "El avión es un logro de ingeniería notable y felicitamos a todos los involucrados".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.