Evasión

La belleza del río Duero es una apuesta segura para el enoturismo en Castilla y León

  • Nace Fine, una feria dedicada al enoturismo en Valladolid
  • Abadía Retuerta, una bodega y un hotel de lujo de cinco estrellas
  • Los Arribes del Duero, la fuerza de la naturaleza más allá del vino
Río Duero an Aldeadavila, Salamanca. Imagen: David Herraez | Dreamstime
Madrid

El salón internacional Fine de Valladolid nace con la voluntad de "ofrecer a bodegas, denominaciones, rutas y en general a las empresas que venden enoturismo, una feria en la que gestionar contactos y acuerdos comerciales que permitan seguir creciendo", ha explicado Alberto Alonso, el director general de la Feria. Un nuevo evento que puede suponer un empuje al sector del enoturismo en Castilla y León.

Precisamente, esta comunidad es la que más rutas del vino tiene, en total siete, y recibe 100.000 enoturistas anuales. La consejera de Economía y Hacienda de la Junta, Pilar del Olmo, ha recordado durante la presentación de Fine que el turismo supone el 10 por ciento de la riqueza de la Comunidad y mantiene 75.000 empleos, mientras que el sector del vino maneja un volumen de negocio de mil millones de euros y genera 20.000 empleos.

Esta Semana Santa puede ser una oportunidad para comprobar la fuerza del enoturismo en Castilla y León. Por ello, tiene a continuación cuatro destinos castellanoleoneses donde disfrutar del vino, pero también de la fuerza y belleza del Duero.

Bodega Protos

Bodegas Protos

Esta bodega centenaria, ubicada en Peñafiel, tiene el orgullo y la satisfacción de ser la primera de la Ribera del Duero. De hecho, Protos significa primero, concepto que explica la superación constante en el día a día y en todos los procesos de la compañía. También en el sector del enoturismo, como se aprecia en sus nuevas instalaciones diseñadas por el arquitecto ganador del Premio Priztker, Richard Rogers. Todas las visitas a Protos incluyen un recorrido por la bodega de crianza (que transcurre a lo largo de 2 km de galerías subterráneas situadas bajo la montaña en donde se asienta el Castillo de Peñafiel), y por la nueva bodega diseñada por Richard.

Bodega Cepa 21

Bodegas Cepa 21

En Cepa 21, que también pertenece a Ribera del Duero, pone a disposición de los turistas experiencias clásicas, sensoriales y a medida. Las clásicas son perfectas para conocer la bodega y el proceso de elaboración de sus vinos con cata, degustación de tapas o comida en su restaurante Cepa 21. Las experiencias sensoriales, por su parte, ayudan a experimentar nuevas sensaciones en torno al vino. Y las personalizadas, ponen a disposición del turista o cliente espacios de proyección, salas de reuniones, el bar, el restaurante, la terraza o el jardín.

Abadía Retuerta

Finca y hotel de Abadía Retuerta

La bodega Abadía Retuerta LeDomaine, en Sardón de Duero, se ha dado a conocer por la personalidad y carácter de sus vinos, lo cierto, producen fuera de la DO Ribera del Duero. Y por su apuesta decidida por el enoturismo a través de un hotel de cinco estrellas, que está uicado en una abadía del siglo XII. En este hotel se encuentra un centro wellness y una oferta gastronómica de primer nivel. Muestra de ello es el restaurante Refectorio, que tiene una estrella Michelin.

Arribes del Duero

En esta zona también se produce vino pero lo que más sorprende es la fuerza de la naturaleza. Los Arribes son un paraje ubicado en el oeste de Zamora y Salamanca, donde el Duero hace frontera con Portugal y se encajona formando cañones profundos y extensos. Un destino natural en el que destacan la belleza agreste de su paisaje granítico y una rica y variada fauna y flora. El relieve de Los Arribes ofrece uno de los paisajes más bellos que han sido formados por los ríos Duero, Huebra y Uces. En el cañón de este último se localiza una de la espectacular y bella cascada el Pozo de los Humos, donde el agua cae desde más de 200 metros de altura.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0