Evasión

Cinco escapadas rurales para 'olvidarse' de Semana Santa

  • Setenil de las Bodegas, la localidad que más interés suscitó en 2018
  • La Ribeira Sacra, lista para ser declarada Patrimonio de la Humanidad
  • Matarraña, en Teruel, es la toscana española por descubrir
Escapada rural a Setenil de las Bodegas. Foto: Dreamstime.
Madrid

Todos estamos deseando que llegue Semana Santa para disfrutar de unos días libres. Elegir el mejor destino puede ser clave para vivir unas vacaciones de ensueño o unas de calvario. Si usted es creyente, es seguro que ya sabe que a tener unas vacaciones felices pero acompañadas de aglomeraciones y colas. A continuación, tiene una serie de localidades rurales donde la desconexión y la cercanía son valores seguros para tener la mejor Semana Santa.

1- Setenil de las Bodegas

Este municipio gaditano tiene el título de la localidad más buscada del año pasado. Según el portal EscapadaRural.com, despertó gran interés entre los internautas al alcanzar casi las 75.000 búsquedas. Su pintoresco entramado urbano, declarado Conjunto Histórico, y su pertenencia a la turística ruta de los pueblos blancos son algunas de las claves de la fama de esta localidad.

La Asociación de Los Pueblos más Bonitos de España resalta también su particular entramado urbano. En él, las casas se dan cabida a diferentes niveles, situándose unas bajo la roca y otras sobre ella, configurando calles cueva, miradores y rincones de una belleza extraordinaria. Además, bajo este escenario jalonado de tajos tienen lugar insólitos eventos como la Semana Santa setenileña, declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía.

Dentro del patrimonio urbano, destacan la Torre del Homenaje y un aljibe subterráneo, la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, de estilo tardo-gótico renacentista, y las ermitas de Nuestra Señora del Carmen, San Benito y San Sebastián. También, la Antigua Casa Consistorial posee un magnifico artesonado mudéjar del siglo XVI, único en la provincia, y su visita se inscribe en la llamada Ruta de los Reyes Católicos, un recorrido que permite conocer el legado histórico de Setenil ligado a la conquista cristiana en 1484.

Gastronómicamente, el Ayuntamiento de Setenil destacan las chacinas y embutidos elaborados por Los Montes de Setenil S.C.A., la industria confitera y pastelera de la localidad con dulces típicos como los cortadillos, empanadillas, pastas... además de los dulces de temporada típicos de otras regiones como los pestiños. También hay que destacar, las sopas cortijeras, revueltos de espárragos, migas de pan, cocidos, gazpachuelo, masitas, habas guisadas, batatas con miel. Una gran oferta gastronómica que tiene como ingrediente común el producto más representativo de la gastronomía y economía setenileña: el aceite de oliva virgen extra.

2-Potes, en el club de los pueblos más bonitos de España

Potes ha entrado este 2019 de manera oficial en el selecto club de los pueblos más bonitos de España, y se une así a las otras cuatro localidades cántabras -Bárcena Mayor, Carmona, Liérganes y Santillana del Mar- que cuentan con este reconocimiento, que engloba bajo una única marca de calidad a pueblos de menos de 15.000 habitantes. 

Escapada rural a Potes (Cantabria)

La web oficial del turismo de Cantabria explica que este municipio es uno de los más atractivos de la provincia gracias a sus particularidades geográficas. "Potes es un territorio llano rodeado de montañas donde desarrollaron sus luchas medievales las poderosas casas de los Mendoza y los Manrique. En épocas más recientes, 1836, nacía aquí el gran violinista Jesús de Monasterio", explica el organismo.

Potes está ubicado en el centro de la comarca de Liébana, donde se unen los ríos Deva y Quiviesa. Rodeado de un espectacular paisaje y situada en la confluencia de los cuatro valles de la Comarca, el municipio es conocido como la villa de los puentes (de ahí su nombre) y de las torres. De manera especial La web de turismo de Cantabria destaca la del Infantado (hoy sede de exposiciones) y la de Orejón de la Lama, ambas del siglo XV. "El conjunto de barrios de la parte antigua conserva un gran sabor popular y mucho encanto; sus callejuelas y caserones (la mayoría con blasones) ayudan al visitante a imaginar tiempos pasados repletos de historia", describe la web.

Uno de los aspectos más relevantes de Potes es la gastronomía. Así, la villa cuenta con un buen número de restaurantes. El cocido lebaniego es una de sus estrellas culinarias, a base de los garbanzos típicos de la zona (pequeños y tiernos), cecina o carne, berza y relleno.Las carnes son también de gran calidad, tanto las de origen ganadero como de caza (jabalí y corzo). En cuanto a pescados, las truchas y los salmones del Deva se llevan la fama. Y los quesos artesanos también son una delicia. Mención aparte, dice la web de turismo de Cantabria, merecen los famosos licores de elaboración artesanal, el orujo el tostadillo.

3- El Valle de Tena, un rincón por descubrir esta primavera

Ubicado en los Pirineos Aragoneses, este valle abarca una enorme región donde las montañas, los lagos y los caminos entre bosques y vegetación -que ahora está en su mejor momento- son los protagonistas.

Escapada rural a Formigal, en el Valle de Tena

Este destino, con una altura entre los 600 metros del valle y los 3000 para los picos más altos, es perfecto para cualquier tipo de turista. Además de poder practicar deportes como el esquí en la estación de Formigal, el senderismo o la escalada en primavera, el Valle tiene una gran riqueza cultural repleta de tradiciones.

La zona alberga algunos de los pueblos más pintorescos y bonitos de España y que a lo largo de los años han respetado la arquitectura de montaña tradicional y sus característicos tejados inclinados de color gris. Algunos de estos pueblos de obligada visita son Biescas, Oros, Gavín o Lárrede, cuyas iglesias románicas hacen las delicias de los amantes del arte basado en la sencillez y la practicad.

Para aquellos que quieren desconectar, lo podrán hacer sin problema si se alojan en cualquiera de las casas rurales de la zona, muchas de ellas ubicadas en pleno valle. Además, Panticosa tiene un balneario donde relajarse y recibir alguno de sus tratamientos wellness

Respecto a la propuesta gastronímca, destacan los guisos de olla, elaborados con carne de caza como el ciervo o jabalí, así como patés fabricados con el mismo tipo de carne. No obstante, es indispensable probar la trucha, ya que seguramente haya sido pescada poco antes de servirla en alguno de los ríos del Valle. Las frutas, verduras, legumbres y productos del campo también son de alta calidad, cultivados allí mismo. 

4- La Ribeira Sacra

En esta lista no podía faltar La Ribeira Sacra por su belleza y porque finalmente optará a la declaración de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en 2021. Bancales de viñedo, la mayor concentración de arte románico de Europa, rutas de senderismo entre cañones... son parte de los atractivos que tendrá que valorar Unesco.

Escapada rural a la Ribeira Sacra. Dreamstime.

Los visitantes que llegan a la Ribeira Sacra tienen muchas posibilidades como hacer una ruta por el Cañón del Sil, hacer un viaje en catamarán para ver los bancales de viñedos, visitar Monforte de Lemos o tomar un tren turístico que le llevará a varias bodegas donde disfrutar de los productos de la tierra. Los amantes de la naturaleza también tienen una importante opción, hacer una ruta de senderismo por el Cañón de Mao.

Como explica el portal oficial de Turismo de Galicia, hablar de la Ribeira Sacra es hablar del "encuentro de las orillas del Sil y del Miño, de cañones de 500 m de profundidad y de diminutos viñedos en escarpadas laderas. Lo cierto, esta zona de Galicia es la cuna del legendario 'Amandi', un vino tan apreciado por los romanos que lo consideraban el verdadero 'oro del Sil'. Un vino que siglos más tarde los monjes benedictinos elaborarían en exclusiva para las bodegas de los más refinados papas. Además, también es donde crece la uva godello, la otra variedad gallega que hace temblar a la alvariño.

El perfil de turista que se acerca a esta zona de Galicia es el de un visitante de mediana edad con un poder adquisitivo medio alto que busca cultura, naturaleza o vino. Estos viajeros llegan principalmente desde Madrid y Cataluña, aunque repuntan los turistas nacionales de otras comunidades como Andalucía. Con respecto a Europa, Portugal, Centroeuropa y Gran Bretaña son los principales emisores de turistas para la Ribeira Sacra, una comarca que muchos de ellos eligen para comprar una segunda residencia.

5- Matarraña o la toscana española

Bautizada como la Toscana española, Matarraña es un territorio eminentemente montañoso en el que se unen las estribaciones del Sistema Ibérico con las cordilleras de la costa catalana y está bañado por los ríos Matarraña, Algars, Ulldemó y Tastavins. Mataraña es una localidad que está de moda y que cada vez convence más a turistas nacionales y extranjeros.  Además, los inversores inmobiliarios están viendo en este terreno un paisaje perfecto para causar la atención de grandes fortunas que han comenzado a poner Teruel en el mapa. 

Escapada rural a Matarraña. Dreamstime.

El máximo exponente de esta geografía son los Puertos de Beceite, un macizo montañoso de abruptas montañas, horadadas por numerosos ríos y barrancos que esconden impactantes parajes como el Parrizal de Beceite. Uno de los enclaves más conocidos, cuenta Turismo de Aragón, que ofrece además un paseo fantástico entre paredes de piedra y que se recorre por el mismo lecho del Matarraña. La ruta comienza muy cerca de Beceite y discurre paralela al río, que se cruza en varias ocasiones con la ayuda de pasarelas que permiten ver desde arriba pozas de aguas transparentes.

Esta senda termina en Los Estrechos, donde el río se encañona por vertiginosas paredes que alcanzan una anchura de 1,5 metros por 60 de altura y sobrecogedoras agujas de piedra conocidas como Les Gubies. Otro gran atractivo de la zona son las Rocas del Masmut, un impresionante roquedo rojizo de más de 100 metros de altura próximo a Peñarroya de Tastavins. O la cascada de 20 metros de El Salt, a escasos kilómetros de la localida de La Portellada.

Siguiendo la senda del río Matarraña, la visita obligada es Valderrobres, capital administrativa de la comarca y uno de los pueblos más bonitos de Aragón y Europa. Declarado Conjunto Histórico, destacan monumentos como la iglesia de Santa María, uno de los máximos exponentes de la arquitectura gótica en Aragón, el castillo, también gótico, y el ayuntamiento, del renacimiento aragonés. Además, el surco que hace el río por la ciudad deja una imagen similar a Florencia, la capital de la Toscana.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0