Evasión

La intrahistoria de la suite de los tiburones que cuesta 100.000 euros la noche

  • El arte y los artistas son claves para el sector del lujo
  • Los millennials están más informados y tienen otras preferencias
Madrid

El recién renovado Palms Casino Resort, en Las Vegas, conmocionó al mundo del lujo al presentar una habitación que costaba 100.000 euros la noche y que estaba diseñada por el artista Damien Hirst. Un ejercicio sobresaliente de interiorismo que ahora tiene su explicación. El arte y los artistas son claves para el sector del lujo.

Frank y Lorenzo Fertitta son el presidente y vicepresidente de Red Rock Resorts Inc, la propietaria de Palms Casino Resort, y unos enamorados del arte. "Mi padre había empezado a comprar arte del siglo XIX", cuenta Frank. "Y luego Lorenzo y yo nos hicimos amigos de personalidades en Nueva York, nos vimos más expuestos a las obras de arte contemporáneo y caímos enamorados de ella", añade. Así, este par de hermanos multimillonarios tienen en su colección personal piezas de de Andy Warhol, Willem de Kooning y Jeff Koons, que distribuyen entre sus casas y oficinas.

Sin embargo, esta afición personal se está convirtiendo en negocio, más allá de la inversión en las propias obras. Lorenzo Fertitta tiene como objetivo atraer a los clientes más jóvenes a través del arte, que han cambiado sus preferencias: en épocas anteriores, para atraer a la gente "tenías barcos piratas, volcanes o eventos medievales", dice. "Las Vegas ha evolucionado, y creo que los millennials han madurado. Hay un nivel más alto de conocimiento y sofisticación". Así, los hermanos Fertittas han hecho todo lo posible para satisfacer este nuevo tipo de cliente en el recién renovado Palms Casino Resort y han confiado en la figura de Damien Hirst.

Lo cierto, la relación entre los Fertitta y Hirst no es nueva porque los empresarios fueron clientes del artista en varias ocasiones y desde 1999. En un principio, las obras que compraban eran para decorar las oficinas de sus compañías, pero pronto comenzaron a incluir piezas en sus casinos. Así, en 1999, la obra The Unknown (Explored, Explained, Exploded), un tiburón en formaldehído, fue la pieza central del bar del Palms Casino. Sin embargo, la última y gran colaboración entre Hirst y los Fertitta está en la suite del hotel, a raíz de la reforma integral del establecimiento que comenzó en 2017. Un espacio de 800 metros cuadrados que está lleno de arte y en la que Hirst fue uno de sus diseñadores junto a la firma de arquitectura Bentel & Bentel.

En esta suite, Damien Hirst ha diseñado las cortinas, el papel pintado, los taburetes del baño, las almohadas de la sala de estar, el bordado en los muebles y el relieve en la tapicería de cuero. También decoró las columnas, los azulejos del baño, los cabeceros de la cama, las alfombras, las ventanas, y la mesa de billar.

Además, el jacuzzi está adornado con las mariposas de Hirst. Y la suite cuenta con seis obras del artista."Cuando entras en esta suite, hay un toque de Damien en cada esquina, y se hace con mucho gusto", dice Lorenzo. "Creo que está equilibrado (su trabajo con) la opulencia que queremos brindar en la propiedad". La suite, continúa, no tiene una sensación de "no puedo tocar eso"."No quiero que [los invitados] piensen tanto en el arte", dice Hirst. "Quiero que sea un lugar donde puedas pasar el rato y pasar un buen rato, lo opuesto a un museo", añade.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0