Evasión

Caballero 'revisa' el declive de la aristocracia rusa de Chéjov

Aunque Antón Chéjov ideara el Jardín de los cerezos en clave de comedia, cuando la vio por primera vez representada en el Teatro de Arte de Moscú en 1904, bajo la dirección de Stanislavski, lo que el dramaturgo ruso acuñó fue: "Esto no es Chéjov", pues la pieza había tomado un tono más sombrío y dramático del planeado por su creador.

A esas mismas palabras de discrepancia sabe que se enfrenta Ernesto Caballero cuando el público contemple su Jardín de los cerezos, la obra que podrá disfrutarse hasta el 31 de marzo en el Teatro Valle-Inclán de Madrid.

Con un elenco formado por Chema Adeva, Nelson Dante, Paco Déniz, Isabel Dimas, Karina Garantivá, Miranda Gas, Carmen Gutiérrez, Carmen Machi, Isabel Madolell, Tamar Novas, Didier Otaola y Secun de la Rosa, el director del Centro Drámatico Nacional ha querido rescatar uno de los tópicos del teatro para sumarlo al "inventario que lleva elavorando desde hace tiempo de estos hallazgos que otrora rebosaron asombro y con el tiempo han devenido en tediosos clichés", esclarece Caballero.

La obra, que ha sido representada en incontables ocasiones en diferentes escenarios mundiales, está escrita en cuatro actos y se ambienta en el declive económico de la aristocracia rusa a finales del siglo XIX. Más concretamente, la pieza de Chéjov se sumerge en la historia de una familia aristócrata rusa que tras una mala gestión de sus riquezas enfrenta importantes problemas económicos. En este mismo tiempo, los hijos de los que habían sido sus esclavos se enriquecen y adquieren poder, por lo que se genera una inversión de papeles que pone en entredicho la forma de vida de las clases adineradas tradicionales.

En palabras del director, la obra "expresa con pasmosa elocuencia la incertidumbre y vulnerabilidad de los seres humanos cuando, conscientes o no de ello, se hallan en devisivas encrucijadas vitales". Y es que, el personaje principal de la obra no es otro que la propia vida desplegada con todos sus matices y verdades contrapuestas, con los reveses del tiempo.

Fuera de cánones

La escenografía la firma Paco Azorín; el vestuario, Juan Sebastián Domínguez, y la música, Luis Miguel Cobo. Los tres, colaboradores habituales de Caballero. No obstante, tanto la recreación como la interpretación de los diferentes personajes han estado marcadas por los procesos de ensayos y no por los cánones chejovianos. Así, una de las apuestas de interpretación es la de Isabel Dimas en su papel de Firs, el anciano criado.

Otras opciones culturales

'Be Happy'

Hasta el 17 de febrero

Sala Mirador, espacio célebre por su apuesta por la escena alternativa, acoge esta pieza escrita y dirigida por Víctor Barahona, joven creador madrileño. En la obra, producida por Vaivén Teatro, como si de una road movie se tratara, el punto de partida de un pasado compartido abre las puertas a un análisis profundo y dramático sobre la muerte, el paso del tiempo o las relaciones familiares. Juana Gómez, Laura Mayo y Sergio Cano componen el reparto de un texto que será publicado por Ediciones Invasoras; en su prólogo, el dramaturgo Álvaro Tato ya advierte de que "cada palabra mide y pesa como un enigma".

'La geometría del trigo'

Hasta el 24 de febrero

El Teatro Valle-Inclán-Sala Francisco Nieva de Madrid acoge una pieza de Alberto Conejero, en la que se sumerge en un viaje de norte a sur del país donde el intento de las personas por empezar de nuevo lleva el timón. Es el viaje de Joan y Laia, una joven pareja de arquitectos que va desde Barcelona hasta un pueblo del sur para asistir al entierro del padre del primero, del que no ha sabido nunca nada. Así, emprenden un camino de gentes, culturas, lenguas y comprensión por el otro.

'Todas hieren y una mata'

Hasta el 24 de febrero

Ay Teatro presenta su segundo montaje como compañía con texto de Álvaro Tato y dirección de Yayo Cáceres en el Teatro madrileño Fernán Gómez. Centro Cultural de la Villa. En esta ocasión, dos actrices y tres actores dan vida a la primera comedia en verso del siglo XXI, a través de siete personajes que viven una historia de amor, deseo, celos, duelos, flechazos, disfraces, magia y versos al estilo barroco; todos los grandes temas del siglo XVII reformulados en nuestro tiempo.

'H.C. Westermann: Volver a Casa'

Hasta el 23 de marzo

El Museo Reina Sofía presenta la mayor retrospectiva en Europa del escultor Horace Clifford Westermann (EEUU, 1922- 1981). La exposición reúne cerca de 130 obras -principalmente esculturas, pero también trabajo gráfico y pintura- de este singular artista que, alejado de las principales corrientes de su época, como el minimalismo, el expresionismo abstracto o el 'pop art', abordó desde su particular estilo las flaquezas de la condición humana y las preocupaciones de la sociedad estadounidense de mediados del siglo XX.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0