Evasión

Santiago Muñoz: "Estoy seguro de que este Gobierno será más generoso con la RAE"

Santiago Muñoz Machado, director de la RAE. Fuente imagine: RAE
Madrid

Tras ser seleccionado como nuevo director de la institución, el jurista encara el cargo enfrentándose a retos como la complicada situación financiera que atraviesa la Academia o el debate del lenguaje inclusivo. Sin embargo, confía en que tanto las labores del Ejecutivo como sus próximos proyectos serán realmente favorables para el futuro de la RAE.

Hace un mes dijo que estas Navidades examinaría los números de la Academia. ¿Ha podido sacar ya algo en claro?

Lo he estudiado, pero voy a esperarme al día 10, que es el día formal de mi toma de posesión del cargo, y expondré a mis compañeros mi opinión y lo que se puede hacer. La situación de partida no es buena, pero una mala situación es algo que tiene que asumir un gestor nuevo y procurar superarla.

¿Confía en que el actual Gobierno sea más generoso?

No es que confíe, es que estoy seguro de que será mucho más generoso. La Academia es, a mi juicio, la institución cultural más relevante que tiene España por su proyección internacional. España tiene una lengua que, afortunadamente, hablan 550 millones y la RAE es la institución más respectada en todos los países donde se habla lengua española y, por lo tanto, es una joya que hay cuidar. Este país sería muy poco si no tuviera el idioma que tiene, y la institución se preocupa por el mantenimiento de su unidad. Por eso, tiene que ser muy bien atendida por cualquier gobierno responsable.

En su opinión, ¿la RAE es una institución adaptada a su tiempo?

Sí. Nació hace 300 años, pero las cosas que hace la RAE tienen que estar de acuerdo con los procedimientos, programas y métodos de una institución de esa clase. Algunos colectivos se quejan de que la RAE no es receptiva a las modas de la sociedad, pero no es cierto. Es una imputación que no es exacta, es un poco parcial y quizás interesada. El proceso de incorporación de palabras nuevas al diccionario es bastante ágil, pero tampoco se incorporan inmediatamente vocablos o léxicos porque los uti- licen colectivos singulares. La RAE tiene que comprobar siempre el uso real y la expansión de ese uso.

¿Qué opinión le merece el lenguaje inclusivo?

Hay un problema de fondo, que es el que deriva las reclamaciones para que el lenguaje sea más inclusivo. Inclusivo, en el sentido que manejan algunos colectivos, de que el masculino se desdoble en masculino y femenino y no se entienda integrado el femenino en el masculino. Hay una cuestión de fondo que es la igualdad de la mujer. Es un problema importantísimo e indiscutible por el que tenemos que luchar. Que la igualdad de la mujer en el trabajo o en cualquier actividad se consigue cambiando algunas formas de hablar, es una parte más discutible. Yo soy de los que creen que es posible utilizar expresiones, formas y giros que, como ha dicho nuestra vicepresidenta del Gobierno, sean menos masculinas. Masculinizar menos de lo que se hace habitualmente en la lengua oficial me parece posible, pero lo que no se puede es, por hacer efectiva esa finalidad, cambiar la riqueza del lenguaje, su economía, su diversidad o imponer formas de hablar que no son las comunes en la calle.

¿Cree que, tal y como pretende Carmen Calvo, tendrá efectos constitucionales?

La ministra pidió un informe a la RAE hace dos meses y se ha trabajdo en él. El informe ya está hecho, ya lo ha leído la comisión delegada, pero yo no lo he visto aún, porque se ha llevado con tanta reserva que no se ha distribuido entre todos los académicos. Pero, justo a final de este mes, lo vamos a ver en el pleno y en febrero será entregado y podremos entonces ya hablar de él.

¿Qué sería España sin la RAE?

Seria una nación un poco más empobrecida. Lo que ocurriría con la lengua española sin una RAE es que cuando fuéramos de viaje al sur de España, entenderíamos poco de lo que dicen allí, y cuando fuéramos a América, nos encontraríamos con todo lo que no consiguieron aquellos primerizos republicanos, que fue tener lenguas derivadas del español pero tan diversificadas que no nos entenderíamos con ellos. Lo que hace la RAE es procurar la unidad de la lengua allí donde se habla español, que es una misión digna de encomio.

Las instituciones españolas, ¿ apuestan y apoyan la cultura?

Tengo que decir que no. España es una nación extraordinaria con una historia importantísima en el mundo. España no sería lo que es sin la lengua española, no seríamos lo importantes que somos, no se puede bromear con eso. Reclamaría, pero no solo para la Academia, sino para otras instituciones culturales, que son lo más permanente e identificador que tenemos. Los poderes públicos deberían volver su mirada hacia estas instituciones.

¿Qué proyectos tiene en mente como director de la RAE?

Mi proyecto fundamental es conseguir la estabilidad financiera de la institución, de modo que se puedan desarrollar todos los proyectos que tenemos en marcha, que son importantísimos, y mi voluntad es que se conozca mejor lo que hace la RAE, que es mucho y muy importante.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0