Evasión

Amiens y los escenarios de la Gran Guerra

Madrid

En este año que termina se ha celebrado el centenario del final de la Primera Guerra Mundial. Es una magnífica ocasión para recordar algunos de los lugares relacionados con el conflicto y visitar otros que no suelen estar en las principales guías de viajes.

Para los que salgan de París la primera parada es Beauvais, que ha cogido relevancia en los últimos años por el uso de su aeropuerto por parte de Ryanair. Los que lleguen directamente ya inician allí la excursión. La gran atracción es la incompleta Catedral gótica de San Pedro con pretensiones desde el inicio de las obras en a mediados del S XIII de ser la más alta y grande del mundo y un reto a los límites tradicionales de la arquitectura. El experimento fracaso pero aun así lo que vemos hoy día sigue siendo uno de los templos góticos más impresionantes.

Más al norte, a una hora en coche desde Beauvais, dos desde París o algo más de una en el tren desde la capital se sitúa Amiens la capital de la Picardía, cuando aún había una región administrativa que mantenía el viejo nombre y hoy integrada con Norte, Paso de Calais en la Alta Francia. Es el clásico nudo de comunicaciones entre Paris y Lille, Normandía, Benelux, y Gran Bretaña con el túnel. La región escenario de mil batallas entre franceses y borgoñones, franceses e ingleses en la guerra de los Cien años-esta e imperiales pasa a ser francesa por el Tratado de Cateau Cambresis en 1559, aunque queda como región fronteriza hasta su incorporación definitiva en 1654. La llanura picarda facilita la movilidad. Picardo, picador o campesino era el adjetivo despectivo que usaban los parisinos con los norteños. Su propio idioma aguanto hasta el Siglo XIX.

Amiens tuvo sus minutos de gloria a caballo de los siglos XIX y XX cuando fijo allí su residencia Julio Verne –su esposa era del lugar– y donde vivió hasta el fin de sus días. La Casa de Julio Verne, en la que habitó de 1892 a 1900, convertida en un pequeño museo es uno de los lugares más visitados por los turistas. En Amiens nació Enmanuel Macron, donde acudió al colegio de los jesuitas y vivió hasta que un día se convirtió en "representante de la élites parisinas".

El monumento más importante es la catedral gótica de Notre Dame, la mayor del país y una de las más interesantes. Por las paredes aún quedan señales que nos recuerdan hasta donde llego la lucha.

El paseo por los canales del Somme, en la zona medieval, como es lógico con abundantes restaurantes y los paseos en barca son la principal actividad de los visitantes. El río da nombre también a la provincia y nos trae el recuerdo de una de los más traumáticos enfrentamientos de la Primera Guerra Mundial que comienza en julio de 1916 y que produjo más de un millón de bajas en ambos contendientes. La batalla de Amiens en agosto de 1918 fue la ofensiva definitiva que condujo al final de la guerra. Fue la primera gran batalla de blindados que trajo consigo el fin de la guerra de trincheras. La guerra ya tuvo movilidad hasta el armisticio de noviembre.

En las cercanías se pueden visitar los escenarios de la Guerra, el Memorial de Terre Neuvas, parque con trincheras cementerio y monumentos en Beaumont-Hanel o el Museo del Somme en la pequeña ciudad de Albert en un túnel subterráneo y el Historial de la Gran Guerra en Peronne

Picardía ha vivido tiempos mejores. La decadencia de la minería entre otros motivos ha creado un sentimiento de frustración del que se alimentan los chalecos amarillos. Allí nadie se acuerda de donde nació Macron.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0