Evasión

El hombre que está tras el fraude del jamón ibérico

  • "Lo que más me repugnó del sector fue la absoluta falta de escrúpulos"
  • "Muchas empresas no mostraban reparo en cambiar las categorías comerciales"
  • "La solución es llamar a cada animal exclusivamente por su identidad racial"
Constantino Martínez
Madrid

La última reforma legislativa que regula el sector del jamón ibérico, que data del 2014, permite que se vendan con el título de ibérico jamones que solo son de raza ibérica en un 50%. Es decir, piezas que provienen de animales que han nacido de un cruce entre sementales de la raza norteamericana duroc y madres de raza ibérica. Esta reforma es considerada un fraude en sí mismo por una parte del sector porque entienden que solo debería llamarse ibérico el jamón que lo sea al 100%. Además, esa parte también piensa que el sistema de precintos instaurado por la ley -que indica el porcentaje de raza ibérica y su tipo de alimentación- no está siendo lo suficientemente efectivo por la falta de controles.

Constantino Martínez, un hombre que hace unos años no tenía relación alguna con el mundo del jamón, es la persona que ha emprendido una lucha kamikaze y a título personal para denunciar este supuesto fraude. Ha sido la fuente de información de numerosas piezas informativas, incluido un artículo de investigación del medio alemán Süddeutsche Zeitung, y asegura que ha sido amenazado de muerte. Este medio lo entrevista para averiguar la razón que le ha llevado a emprender este camino y a denunciar el presunto fraude.

¿Cuándo descubriste este supuesto fraude? ¿De qué sector profesional venias? ¿Por qué te indigno tanto?

Fue en el año 2012. Yo no había estado nunca antes ligado a la industria alimentaria. Por un cambio de rumbo en mi carrera profesional llegué al sector del ibérico de la mano de una empresa andaluza, ya que con anterioridad mi actividad profesional la había desarrollado totalmente en el mundo de la moda. Lo que más me repugnó, -de ahí mi denuncia- fue la absoluta falta de escrúpulos y la osadía de muchas empresas que a la hora de comercializar sus productos no mostraban reparo alguno en cambiar las categorías comerciales del bien etiquetado, (siempre de inferior a superior rango comercial) por la ausencia de controles de calidad alimentaria y la inacción mostrada por los organismos públicos encargados de materializar las inspecciones y las sanciones.

¿Es una lucha individual o has recibido ayuda de la política o del propio sector del jamón?

Esta es una batalla más personal que otra cosa. Aunque es digno reconocer que Toni Cantó ha sido el único político que se ha interesado por el asunto, y ha llevado a cabo un buen número de acciones para poner en conocimiento de la opinión pública este monumental fraude de calidad alimentaria. El resto de formaciones políticas con representación parlamentaria, a pesar de ser conscientes del problema suscitado por la corrompida reglamentación aprobada por el Gobierno a propuesta del Ministerio de Agricultura, han preferido mirar siempre para otro lado.

En cuanto a la colaboración del sector, se pueden contar con los dedos de una mano los apoyos recibidos. Todo lo contrario, soy desde hace muchos años su enemigo público número uno. Durante un periodo prolongado he estado recibiendo llamadas que me auguraban un trágico final sino cesaban mis denuncias. Este es un gremio opaco, nada transparente, tergiversador, muy malicioso y al que no le gusta nada estar sometido al control de la Ley. 

¿Qué acciones concretas has realizado, más allá de la denuncia en medios de comunicación?

He interpuesto una denuncia administrativa contra el Ministerio de Agricultura ante el organismo competente de la Comisión Europea por violación de la normativa europea sobre porcinos híbridos, por infracción de las leyes nacionales y comunitarias en materia de etiquetado de los productos alimenticios, demanda que posteriormente se amplió contra la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico, (Asici) por la vulneración que dicha organización lleva a cabo sobre la misma materia de los porcinos híbridos. Denuncias que actualmente tramita Bruselas.

¿Qué piensas que has conseguido?

Indudablemente en esta batalla parto en una clara posición de desventaja. La lucha es muy desigual, dada la poderosa y corrupta maquinaria administrativa a la que me enfrento. Pero una cosa muy importante ya se ha logrado. En la actualidad, -y desde hace unos años- muchos medios de prensa no tienen reparos en denunciar de manera recurrente el millonario fraude tejido por las perversas y antirreglamentarias políticas legislativas instauradas por Agricultura y aplicadas por su fiel escudera y a la par brazo ejecutor, la asociación interprofesional del cerdo ibérico.

¿Sigue habiendo ese supuesto fraude en el sector del jamón ibérico que denuncias?

El fraude está tan profundamente arraigado que no parará de crecer hasta que el Ministerio de Agricultura opte por aplicar la obligatoria y prevalente ordenación jurídica comunitaria, que impone a España (como país miembro) el deber de filiar con una nueva denominación racial a este tipo de animales híbridos/cruzados, (ibérico-duroc) y por tanto desligarlos y desconectarlos de la antijuridica denominación de raza ibérica de la que actualmente gozan.

¿La última regulación legislativa, la de los precintos, no está funcionando entonces?

No está funcionando en absoluto. Según reza el prólogo de la misma, tiene como declarado objetivo: la transparencia en la información facilitada al consumidor, la defensa de la raza y la protección de la dehesa. Pues nada de todo esto se ha cumplido. Desde su instauración allá por el mes de enero de 2014 y hasta finales del 2017, -según las cifras facilitadas por el propio Ministerio-, se han sacrificado cerca de 10,5 millones de animales cruzados (falsamente categorizados como de raza ibérica) y poco más de 1,1 millones de ejemplares de la pura raza ibérica. Semejante desproporción muestra por sí sola el tremendo fracaso alcanzado por la última regulación normativa en cuanto a evitar el declive de la autóctona y genuina raza ibérica. Pero es que además las famosas bridas de colores no ofrecen ninguna garantía de la autenticidad racial de los animales sacrificados cada año.

¿Por qué Asici no es el órgano adecuado para regular el cumplimiento de la ley?

Asici está reconocida oficialmente por el Ministerio de Agricultura como una asociación interprofesional agroalimentaria sin ánimo de lucro, que encima recibe millonarias subvenciones de las arcas comunitarias y nacionales para impulsar el consumo del falso jamón ibérico.

La razón fundamental de su existencia "es la defensa del cerdo de raza ibérica pur"". Y para la consecución de este específico fin, Asici manifiesta en sus estatutos "que promoverá la pureza de la raza ibérica controlando los cruces de sus poblaciones y la especificidad de sus productos". Pero en cambio, las líneas maestras de sus actuaciones van encaminadas a aniquilar toda la cabaña ganadera de la pura raza, para suplantarla por estos otros animales híbridos que en la mayoría de los casos son llevados al matadero con bastantes menos meses de los 10 que decreta la norma del ibérico como edad mínima para su sacrificio. Cabe destacar que entre los miembros que copan su junta directiva, se encuentran representantes de las todopoderosas compañías del cochino cruzado intensivo del pienso, y destacados delegados de las principales organizaciones sindicales agrarias con sobresalientes intereses también en el sector del cerdo mestizo.

¿Qué propones para solucionar el problema: llamar ibérico solo al 100% ibérico?

El conflicto tiene una fácil y rápida reparación, la cual es llamar a cada animal exclusivamente por su identidad racial porque ambos están estructurados en el Catalogo Nacional de Razas de España. Uno dentro de la exclusiva y distinguida raza ibérica y el otro se debería integrar y ubicar en el grupo de las razas sintéticas españolas. La autóctona y genuina raza porcina ibérica está compuesta oficialmente por cinco variedades, (encuadradas en el Catálogo Nacional de Razas Ganaderas del Ministerio de Agricultura) entre las que no se encuentra registrado el cochino nacido mediante el planificado cruce reproductivo entre una hembra ibérica y un macho semental de la raza norteamericana duroc. Pero es que además este nuevo animal híbrido, tampoco cumple (por la viciada voluntad del legislador ministerial) con la prevalente ordenación comunitaria que sobre la materia tiene establecida Bruselas desde hace casi dos décadas.

¿Por qué no se toma esta medida? ¿Qué consecuencias podría tener en el sector?

Por el subyacente interés económico que lleva aparejado la poderosa marca racial ibérico. La presión del lobby sectorial es tan abrumadora, que bajo ningún concepto está dispuesto a consentir que a este tipo de animales híbridos se les pueda dejar de filiar ahora con la denominación de raza ibérica. El impacto inmediato sería una depreciación del valor comercial de los productos (en muchos casos de dudosa calidad) obtenidos de la canal de este tipo de animales mestizos, tras perder la ventajosa y cotizada filiación de raza ibérica en todos los documentos del tráfico mercantil. Y para el consumidor supondría una positiva diferenciación entre un verdadero producto de la raza ibérica y otro de esta nueva estructura racial, (ibérico x duroc) que pagaría entonces a su justo precio, pero nunca bajo la cotización del ibérico como ocurre hasta ahora.

¿Esta solución tiene el apoyo de algún sector del jamón ibérico?

Esta corriente, crítica con las abusivas políticas del Ministerio de Agricultura, únicamente persigue la imperiosa aplicación del marco normativo comunitario que regula las condiciones para la cría de este tipo de porcinos híbridos, cuyo desempeño sí es obligatorio para el resto de las razas que se explotan comercialmente en nuestro país, pero que de manera sospechosa y arbitraria excluye de su cumplimiento a la más relevante de las hibridaciones (ibérico x duroc). En este sentido se ha dado un paso importante al apoyar esta reivindicación un grupo cada vez más numeroso de ganaderos que apuestan por la cría y selección de cochinos de la pura raza ibérica.

¿Cuáles son los agentes del sector que más defienden que pueda llamarse ibérico a un jamón al 50 o 75%?

Tener que quitar la valiosa denominación de raza ibérica a estos animales híbridos, -modelo de producción imperante en el sector-, le acarrearía al Ministerio de Agricultura un monumental conflicto con el lobby del cochino cruzado de pienso y recluido en granjas industriales. De ahí que el Gobierno indicase por escrito a Toni Cantó "que no se tiene previsto modificar la Norma del Ibérico porque el objetivo que debe conseguirse es precisamente dar a conocer al consumidor el porcentaje de la raza ibérica del producto, no el de la otra raza que haya intervenido, porqué se ha constatado que la información de la otra raza (duroc) no es relevante, al no haber sido nunca demandada por los consumidores que, por el contrario, si han manifestado interés en conocer el porcentaje de la raza ibérica".

¿Por qué sigues luchando? ¿Tiene fecha de caducidad este conflicto?

Esta imparable labor de denuncia seguirá activa mientras el Ministerio de Agricultura no aplique la prevalente Ley europea sobre porcinos híbridos, y deje a un lado sus ilegales políticas normativas que solamente buscan la protección y el beneficio del influyente y codicioso lobby del cerdo cruzado.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6

Carmen
A Favor
En Contra

Y menos mal que las empresas no tienen la libertad que quisieran. Si no, aún nos envenenarían más.

Puntuación 21
#1
Manuel
A Favor
En Contra

Este caballero no viene de la moda, viene de la construcción, de la provincia de Granada, ex afiliado del Partido Popular, etc.

Las entrevistas, si son con criterios, mejor.

Puntuación -7
#2
El mayor fraude
A Favor
En Contra

¿Nada más que en el jamón ibérico?. Si fuera esto solo estaríamos contento.

La cadena de fraudes y engaños en esta querida España, son ciclópeos.

Hay uno que me tiene perplejo. Te dan un trozo de harina (ostia) y un poco de vino (sangre) y te dicen que te has convertido en caníbal y vampiro por arte de magia o por lo que llaman fe. Comparado con esto, lo de los jamones es una anécdota.

Puntuación -2
#3
pedro
A Favor
En Contra

esta pelea es por la pela.

un jamon iberico en USA cuesta entre $ 500.00 y $ 1500.00

depende de las bellotas...... y con el hueso.

controlar el mercado es muy lucrativo...

Puntuación 1
#4
pedro.
A Favor
En Contra

al # 3.

deja de rebuznar.

Puntuación 1
#5
rafa
A Favor
En Contra

No creo que esta lucha sea por amor al jamón, ¿a quien le interesa y subvenciona?

Puntuación 0
#6