Evasión

Diamantes de laboratorio, lujo que respeta a la Tierra

Imagen: ISTOCK
Madrid

El diamante es una de las cumbres de la joyería. Sus exclusivas cualidades lo han convertido en una pieza clave para embellecer el cuerpo del ser humano, al tiempo que se demuestra cierto poderío social. Sin embargo, su obtención ha generado a lo largo de la historia daño medioambiental, al ser humano y a países subdesarrollados. La firma de joyería española David Locco propone romper con todo ese pasado y ha presentado una línea de joyas que utiliza diamantes creados en laboratorio. De hecho, esta firma se presenta como la primera de Europa en utilizar diamantes ecológicos.

La obtención de este elemento en el laboratorio, cuenta el Instituto Gemológico Español, nace en EEUU a mediados del siglo pasado bajo el método que se conoce como HPHT (de inglés High Pressure High Temperature) y que se basa en la reproducción de las condiciones en las que se forman los diamantes de manera natural en el manto terrestre. Es un sistema que produce una cristalización del carbono en diamante a altas presiones (50-60 kbar) y altas temperaturas (1300 a 1600ºC).

A pesar de que fue en el año 1954 cuando General Electric obtuvo por primera vez este producto, la perfección de la técnica no llega hasta finales del siglo XX y hoy en día ya se pueden generar gemas de gran calidad de manera artificial.

Los diamantes de David Locco, cuenta el director general y fundador de la compañía, Jonathan González, provienen de Estados Unidos y son de alta calidad. De hecho, incluyen la certificación oficial del Instituto Gemológico Español y no se pueden diferenciar con gran facilidad: "A simple vista es imposible diferenciarlo, ni tampoco a ojo técnico (ojo de joyero), es imperceptible", asegura Jonathan. A pesar de ello, la diferencia de precio entre un diamante natural y otro de laboratorio puede oscilar entorno a un 50 por ciento, teniendo en cuenta también pesos y terminaciones.

La filosofía de David Locco se basa en una apuesta de que se puede vestir siguiendo las últimas tendencias respetando el medio ambiente. Así, los clientes de la firma, cuenta el CEO, adquieren sus productos por esa filosofía pero también por su menor precio: "Son complementarias", añade.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

pspe2
A Favor
En Contra

Por si no lo saben, el precio de los diamantes está artificialmente inflado por las tácticas oligopolistas que ejerce el gremio, con la empresa De Beers a la cabeza. Lo curioso es que cuando un particular compra un diamante se la clavan, pero cuando intenta venderlo de segunda mano los precios que le ofrecen son irrisorios, más próximos a su valor real. Esto no sucede con el oro y con otras gemas, que su valor de reventa se mantiene.

Puntuación 0
#1
pspe
A Favor
En Contra

Los diamantes no son eternos, se pueden quemar con un soplete de albañil y también romper con un martillazo bien dato, pues aunque son duros al rallado tienen planos de fractura. El oro aunque se funde, se vuelve a solidificar y es inalterable ante al ataque de cualquier sustancia,

Puntuación 0
#2