Evasión

Viajar en metro: cinco estaciones que siempre recordarás

  • El metro es uno de los principales transportes de las ciudades
  • Las estaciones Moscú, Múnich o Lisboa son un atractivo turístico
Imágenes: Dreamstime
Madrid

El metro es uno de los transportes públicos más extendidos del mundo. Para muchas personas es pura rutina montarse en un vagón bajo tierra cada mañana, tarde o noche. Además, suelen ser la mejor opción para llegar al centro de las ciudades. Las estaciones de metro suelen cumplir con los mismos diseños, colores y disposiciones en sus paredes. Lo único que las diferencia son algún mural temático de la zona o el color de la línea que pasa por ahí. Con el tiempo han ido evolucionando y mejorando sus instalaciones, por ejemplo, implantando pantallas interactivas, carteles de publicidad o restaurando los propios rellanos.

Pero hay algunas estaciones de metro repartidas por el mundo que no solo funcionan para llegar a lo vagones. Estas construcciones poseen un estilo que pretenden dejar sin habla a los viajeros que las atraviesan. En ellas están representadas obras de arte, formas geográficas diferentes y juegos de colores que pueden transportarte a otros lugares y hacer más ameno el viaje en metro. Aquí os dejamos algunas de las estaciones más bonitas del mundo:

Estación de Novoslobodskaya, Rusia

Este habitáculo es obra de Alekséi Dushkin y fue abierto en el año 1952. El vestíbulo es una imponente estructura con un gran pórtico y su diseño atrae incluso a los que optan por no usar el metro en la ciudad de Moscú. Su decoración está constituida por 32 vidrieras y al final del centro del andén la pared está decorada con un mosaico del pintor ruso Pável Korin titulado Paz por todo el Mundo. Todo el metro de Moscú es conocido por el diseño de sus estaciones con infinidad de decorados, mosaicos y esculturas. Tal es su repercusión que el metro es uno de los atractivos turísticos de la ciudad.

Estación de Estocolmo, Suecia

La capital de Suecia guarda en su haber uno de los apeaderos más peculiares. La T-Centralen es la principal estación de red de metro de la ciudad y conecta con la Estación Central de Estocolmo. Sus paredes emulan las formas de una caverna y en ellas, los motivos pintados le aportan mucha personalidad. El blanco y azul predominan en los habitáculos con dibujos con varias formas, incluso representando escenas cotidianas.

Estación de Olaias, Portugal

La estación de Olaias se encuentra en Lisboa y es una de las más impresionantes de todo Portugal. Esta terminal fue inaugurada hace dos décadas y es considerada una de las más bonitas del mundo gracias a su variedad de colores. Su gran fuerte es que la luz natural traspasa los cristales del techo, tiñéndose de varios colores haciendo visible todo un juego de luces que cambian nuestra visión sobre las entradas a las estaciones de metro.

Estación de Bilbao, España

No hace falta irse muy lejos para encontrar una bella entrada subterránea. En nuestro país, podemos presumir de la estación de Bilbao, una ciudad donde descansan varias obras de gran trascendencia y arquitectura de vanguardia. Acero, cristal y hormigón fueron los materiales elegidos para construir esta entrada por parte de la empresa Norman Foster. Las luces se traspasan a través de los cristales y propicia un juego de colores tanto en el día como en la noche.

Estación de Marienplatz, Alemania

La céntrica plaza conocida como Marienplatz es el centro y el corazón de Múnich desde su nacimiento. Por debajo del suelo, la estación de Marienplatz esconde uno de los diseños más peculiares para una estación de metro. Esta parada fue inaugurada en el año 1972 y formó parte de las infraestructuras construidas para la celebración de los Juegos Olímpicos. El color naranja es el tono característico a lo largo de una de las estaciones más importantes de toda Alemania.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado