Evasión

El Puente Colgante, un vestigio de la Revolución Industrial que cumple 125 años

  • Este puente se construyó a finales del siglo XIX
  • Tras la Guerra Civil fue reconstruido en el año 1941
  • Su plataforma es utilizada por más de cuatro millones de personas
Puente de Vizcaya / Imagen: puente-colgante.com
Madrid

Hubo un tiempo en el que Europa vivía inmersa en lo que conocemos como Revolución Industrial. Una etapa de cambio entre los siglos XVIII y XIX que llevaron a la sociedad a depender de las industrias. Uno de los últimos vestigios de aquella época se encuentra en España, concretamente en el País Vasco. El Puente de Vizcaya, que une Portugalete y el barrio de Las Arenas de Getxo, acaba de cumplir 125 años. Se trata una de las obras culmen del arquitecto Alberto de Palacio y Elissague, cuya construcción también fue clave para el futuro de la población de esta zona.

Esta imponente infraestructura de hierro de 61 metros altura y 160 de longitud, conocida como el Puente Colgante, se encuentra a orillas de la Ría de Bilbao. Este puente se inauguró en julio de 1893 y se convirtió en el primer vagón transbordador de la historia. No obstante, los desastres de la Guerra Civil española destrozaron parte de este monumento de la Europa moderna. Las fuerzas republicanas derribaron el travesaño del puente en 1937 en un intento por frenar el avance del ejército franquista. La estructura fue reconstruida y puesta de nuevo en funcionamiento en el año 1941.

Pasado más de un siglo, el puente sigue siendo de gran utilidad y sus dimensiones siguen dejando boquiabiertos a los visitantes que lo ven por primera vez. Más allá de toda su importancia histórica, el Puente Colgante se alza como uno de los atractivos turísticos de Vizcaya. Su belleza e innovación fueron suficientes razones para el Comité Mundial de la Unesco, declarándolo Patrimonio de la Humanidad en el año 2006.

El Puente de Vizcaya es una de las últimas estructuras de su tipo que todavía sobreviven. Su construcción combinaba una gran altura para dejar paso a los grandes barcos en el puerto de Bilbao y tener una plataforma colgando para transportar a las personas. Este soporte ha ido evolucionando y es un de transporte utilizado por más de cuatro millones de peatones. Este puente es todo un emblema de la Revolución Industrial en España y se ha convertido en una ventana al exterior para el País Vasco, atrayendo a turistas de todas partes del mundo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado