Evasión

Adolfo Domínguez y su invierno de color explosivo

Adolfo Domínguez tiene muy claro que la moda no es arte, sino una actividad con un alto grado de contenido artístico, pero que a la postre se trata de una aventura económica. Todo lo que sacó a escena en su última colección es perfectamente susceptible de pasar a los percheros de sus más de 600 establecimientos de todo el mundo. Pero que sea comercial no significa que sea aburrido, nada de eso: Adolfo Domínguez propone un invierno de color explosivo.

Basándose en una serie de lienzos de su hija Tiziana las hormigas fluorescentes toman la pasarela, demostrando su influencia en los colores, los complementos y los estampados. Todo ello sin abusos, las prendas se regodean en cierta sobriedad que es reventada por un tono fluorescente que descubre en el reverso de una tela o en un complemento que mitiga el negro más absoluto.

Especialmente espectaculares son la serie de etéreos vestidos realizado con estampados de hormigas en los que se percibe un cierto sabor 'gypsy' a modo de un falso patchwork. Los looks parecen confeccionados a modo de improvisación con distintos tipos de retales, pero detrás de ello hay un patronaje sólido y apegado a las necesidades femeninas.

Para el hombre Adolfo Domínguez se muestra más sobrio dejando predominar en su propuesta la combinación negro-gris. Las solapas se estrechan, los abrigos caen hasta media pierna, se incorporan claves militares en otros abrigos, y otro se convierten directamente en un fabuloso abrigo-capa. El hombre está de suerte visto los complementos que la firma gallega ha ideado para él, en especial los bolsos de mano, y en concreto los de estilo tote.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum