Evasión

¿Engorda? ¿Calma el estrés? Mitos, mentiras y medio verdades sobre chocolate, según la ciencia

  • Los efectos beneficiosos del cacao en la salud cardiovascular
  • Mejora de la capacidad cognitiva y del funcionamiento del cerebro
  • El problema, la mayoría del chocolate que se consume no es cacao puro
Madrid

Se acerca el Día Internacional del Chocolate, que en Europa se celebra el 13 de septiembre, coincidiendo con la fecha de nacimiento de Roald Dahl, autor de Charlie y la fábrica de chocolate. Existen muchos mitos alrededor de este alimento. ¿Es saludable? ¿Puede ayudar a reducir el estrés? ¿Previene las enfermedades cardiovasculares? ¿Engorda?

Lea también: ¿Salgo a correr tras una comilona? ¿Es bueno el ayuno? ¿Qué como para definir? La experta responde

Lea también: Verdades y mitos de la alimentación: una especialista en nutrición responde

Se han llevado a cabo muchas investigaciones sobre las propiedades del cacao y algunas apuntan que consumirlo en pequeñas cantidades podría repercutir beneficiosamente en la salud. "Existen trabajos que sugieren los efectos beneficiosos del cacao en la salud cardiovascular de las personas, debido a su alto contenido en polifenoles (flavonoides y procianidinas) y a su papel como antioxidante, antiplaquetario y antiinflamatorio", señala Alicia Aguilar, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

"El grado de evidencia de las investigaciones aún es débil para afirmar que el consumo habitual de chocolate es bueno para prevenir o mejorar las enfermedades cardiovasculares"

Otras investigaciones también lo relacionan con una mejora de la capacidad cognitiva y del funcionamiento del cerebro. De hecho, científicos de la Universidad de L'Aquila (Italia) descubrieron que, tomando todos los días una dosis de chocolate, actúa como un suplemento dietético para contrarrestar el deterioro cognitivo. Según esta investigación, publicada en la revista Frontiers in Nutrition, el cacao mejoraría la memoria de trabajo y el procesamiento de la información visual. De nuevo, los flavonoides pueden estar detrás de estas propiedades del cacao en los procesos de memoria y de su efecto positivo en el envejecimiento cerebral, ya que son protectores celulares (como es el caso de las neuronas), explica María José Acebes, neuropsicóloga y profesora colaboradora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

No es cacao todo lo que reluce

Hay que ser precavido a la hora de relacionar el chocolate con la salud. De entrada, porque "es mejor hablar de patrones de alimentación saludable, ya que no tomamos los alimentos aisladamente, sino dentro de una dieta. Por lo tanto, siempre conviene hablar de los posibles beneficios de un alimento en el contexto de una dieta y un estilo de vida", indica Alicia Aguilar, que también es directora del máster universitario de Nutrición y Salud de la UOC.

En segundo lugar, porque "el grado de evidencia de las investigaciones aún es débil para afirmar que el consumo habitual de chocolate es bueno para prevenir o mejorar las enfermedades cardiovasculares. Sería necesario investigar todavía más en esta línea", añade la especialista en nutrición.

Y en tercer lugar, porque la mayoría del chocolate que se consume no es cacao puro: "contiene otras sustancias cuyos efectos sobre la salud podrían no ser favorables", explica María José Acebes. Cuando se llevan a cabo investigaciones sobre las propiedades beneficiosas del chocolate, siempre se estudia el cacao puro, natural y sin tratar: "por ello, cuando se consuma chocolate, cuanto más negro y puro sea, mejor".

"La comida, y en este caso el chocolate, no ha de usarse como un medicamento, ni siquiera con la excusa de darse un capricho en un mal momento"

En este sentido, Alicia Aguilar recuerda que "hay una mayor proporción de polifenoles cuando la concentración de cacao es más elevada (75 % o más)". Así, aunque las cantidades de flavonoides también pueden variar en función del origen del cacao, del proceso de transformación, etc., el chocolate negro tiene una mayor proporción de flavonoides. "En el caso del chocolate con leche, además de tener una menor proporción de cacao, la adición de leche podría disminuir la absorción de los flavonoides y su efecto antioxidante", dice la profesora de la UOC.

¿Y una onza de chocolate cuando se está estresado?

En realidad, aunque una onza de chocolate no hace daño, y menos aún si tiene una concentración alta de cacao, como se ha comentado, utilizarlo para calmarse no parece la mejor idea. Manuel Armayones, psicólogo y director de desarrollo del eHealth Center, centro de salud digital de la UOC, recomienda no comer por impulso: "Uno de los efectos del estrés es que nos hace comer más y peor, porque buscamos satisfacciones inmediatas y compensar con alimentos ricos en grasa y azúcares la ansiedad que nos producen factores ajenos a la alimentación".

Pero esa satisfacción inmediata que aporta la comida no es duradera, por lo que la fuente de estrés permanecerá. "La comida, y en este caso el chocolate, no ha de usarse como un medicamento, ni siquiera con la excusa de darse un capricho en un mal momento", resalta Armayones. Para el director de desarrollo del eHealth Center, en momentos de ansiedad, "hay que pararse, no comer por impulso, y analizar y atacar las fuentes reales que nos provocan esa ansiedad", y advierte de que precisamente el estrés está detrás de muchas dietas poco saludables.

La ciencia corrobora esta opinión: un estudio elaborado en el Instituto Regional de Salud Ocupacional de Oulu (Finlandia) demostró que el índice de masa corporal es mayor en quienes comen en situaciones de estrés. La investigación demostró que estas personas tienden a comer más alimentos como salchichas, hamburguesas, chocolates y pizzas. "Cuando las personas tienen un nivel de estrés alto, suelen omitir comidas importantes como el desayuno y tienden a servirse raciones más copiosas y a comer más alimentos inadecuados que no son saludables ni calóricamente ni nutritivamente", recalca Acebes.

El chocolate tiene un contenido energético elevado o denso. Aunque dependerá del tipo de chocolate, los valores oscilan alrededor de las 400-500 kcal por cada 100 g

Por otro lado, y sobre la creencia de que el cacao puede afectar al estado anímico, Aguilar explica que «aunque algunas investigaciones sí se han centrado en su impacto en los problemas neurológicos (especialmente la depresión), por su posible efecto antiinflamatorio y porque promovería la producción de neurotransmisores como la serotonina, aún no hay demasiados estudios al respecto y es pronto para afirmar que pueda tener algún impacto en estos casos».

No puedo parar: creo que soy adicto al chocolate

Otra de las creencias sobre el chocolate es su hipotética capacidad de crear adicción. ¿Qué hay de cierto en ello? Todavía no se han llevado a cabo demasiados estudios sobre los efectos negativos de consumirlo, así que no es posible atribuir esta propiedad al chocolate, explica Aguilar. "A veces, la presencia de determinados nutrientes o componentes (grasa, polifenoles, antioxidantes…) lleva a extrapolar los posibles efectos del compuesto a todo el alimento, pero es necesario comprobarlo con estudios científicos que valoren el consumo del alimento completo", añade.

Por último, la pregunta que se hacen muchas personas: ¿engorda tanto como dicen? Es cierto que el peso corporal de una persona depende de muchas variables, como las cantidades ingeridas, la dieta general, la actividad física, etc., pero, en líneas generales, el chocolate "tiene un contenido energético elevado o denso. Aunque dependerá del tipo de chocolate, los valores oscilan alrededor de las 400-500 kcal por cada 100 g", concluye la directora del máster universitario de Nutrición y Salud de la UOC.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.