Evasión

Frank Lloyd Wright, germen de lo moderno

  • Ocho edificios de Frank Lloyd Wright formar parte de la lista Unesco
  • El trabajo reconocido sentó las bases del movimiento moderno
  • Lo contemporáneo y lo sostenible no se entendería sin la aportación de Wright
Museo Guggenheim de Nueva York.
Madrid

El respeto al entorno es una de las calves de este siglo. La industria de la moda, de la alimentación o la del automóvil trabajan por conseguir productos más sostenibles que afecten lo menor posible al ecosistema. El sector de la construcción también es uno de esos sectores comprometido con la sostenibilidad, y la arquitectura y la ingeniería, sus mejores aliados para conseguir edificaciones que se entremezclen con el entorno natural. La arquitectura del siglo XX de Frank Lloyd Wright (1867-1959), que ha sido incluida este verano en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, es un referente arquitectónico clave para entender el concepto de arquitectura moderna e, incluso, los postulados sostenibles de la arquitectura de hoy.

Unity Temple, Illinois. Autor: IvoShandor

El Museo Guggenheim de Nueva York (foto 8); el Unity Temple en Oak Park, Illinois (foto 3); la casa Frederick C. Robie en Chicago (foto 2); la casa Taliesin en Spring Green,Wisconsin (foto 6); la casa Hollyhock en Los Ángeles (foto 5); la casa de la cascada en Mill Run, Pensilvania (foto 7); la casa Taliesin West en Scottsdale, Arizona (foto 1); y la primera casa Herbert y Katherine Jacobs en Madison, Wisconsin (foto 4). Estos son los ocho trabajos de Wright que la Unesco incluyó este verano en su Lista del Patrimonio Mundial. Un trabajo que muestra un nuevo discurso que cambió la arquitectura a escala global y que fue determinante en Estados Unidos, pero sobre todo en la arquitectura del siglo XX y en los maestros del Movimiento moderno en arquitectura en Europa.

Lo orgánico

El organismo para la Educación, la Ciencia y la Cultura de la ONU explica que cada uno de los edificios reconocidos propuso nuevas soluciones a las necesidades de vivienda, culto, trabajo, educación y ocio:  "La diversidad de funciones, escala y configuración de los componentes de la serie ilustran completamente los principios arquitectónicos de la arquitectura orgánica". Una filosofía arquitectónica que promueve la armonía entre el hábitat humano y el mundo natural. La casa de la cascada resume a la perfección el concepto.

Hollyhock House, Los Angeles

Frank Lloyd Wright acuña el término arquitectura orgánica a partir de las enseñanzas de su maestro y mentor Louis Henry Sullivan, padre del modernismo y para quien la forma siempre sigue la función. Sin embargo, el trabajo de Wright fue más allá y declaró que función y forma son una. Belén Hermida, decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (Coam), resume que una de las grandes aportaciones de Wright es la defensa de "la integración del entorno construido en el entorno natural, de la armonía entre hombre y naturaleza".

Casa Herbert Jacobs, Wisconsin

En propias palabras de la Unesco, el conjunto de edificios reconocidos por el ente destacan por la abstracción geométrica y la manipulación espacial que son utilizadas para dar respuesta a las necesidades funcionales y que se basan literal o figurativamente en las formas y principios de la naturaleza.

Lo moderno

La decana del Coam explica que los trabajos de Wrigh son un ejemplo de cómo se difuminan los límites entre lo interior y lo exterior, la relación de la escala humana en el paisaje, y en la utilización de nuevos materiales como como el vidrio y el acero.

Casa Robie, Chicago

Esta combinación de premisas arquitectónicas permitieron al arquitecto desarrollar nuevos espacios para usos muy diversos, desde museos, lugares de culto o viviendas familiares, en donde hasta diseñaba el mobiliario. Y que dieron como resultado un estilo arquitectónico que "hoy entendemos como espacio contemporáneo", sentencia la decana. Una obra, en definitiva, que influyó enormemente en la evolución de la arquitectura moderna en Europa. Además, la Unesco también hace hincapié en que las ideas innovadoras de Wright fueron también de gran influencia en el trabajo de algunos arquitectos en América Latina, Australia y Japón.

En este legado, Belén Hermida pone el foco sobre todo en los arquitectos holandeses y en la figura de H.P. Berlage. "Fue un creador y renovador de la disciplina arquitectónica y tuvo una profunda ascendencia entre los movimientos europeos de vanguardia, sin llegar a la ruptura con la tradición que marcó el trabajo de aquéllas", sentencia.

Casa Taliesin West, Arizona

En España, también se puede encontrar la influencia de Frank Lloyd Wright. El primero arquitecto que le viene a la cabeza a la decana es Francisco Javier Sáenz de Oíza y sus Torres Blancas, un edificio que se encuentra en la confluencia de la calle Corazón de María con la avenida de América de Madrid. La pretensión de Oiza fue construir un edificio de viviendas singular, de gran altura, que creciera orgánicamente, como un árbol.

Lo sostenible

Más allá de nombres o de trabajos arquitectónicos, la decana entiende que cabe tener en cuenta, como parte de su legado, las aportaciones de Frank Lloyd Wright en el campo de la eficiencia arquitectónica y constructiva: "La arquitectura bioclimática, sostenible o sustentable actual es, definitivamente, una evolución del concepto. Es una arquitectura que busca optimizar recursos naturales y sistemas constructivos para minimizar el impacto ambiental de lo construido en el hombre y en el medio ambiente".

Casa Taliesin, Wisconsin

Fallingwater, Pennsylvania
WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0