Evasión

Destino Bari: un viaje por el menos conocido tacón de Italia

  • Bari es la capital de la región de Apulia, el tacón de la península itálica
  • Se encuentra en una llanura costera y cuenta con un importante puerto
  • En la costa, se encuentra el antiguo pueblo de Polignano
Cala Porto, en Polignano. Foto: Istock
Madrid

Conocida también como Le Puglie, la región del sur de Italia es una tierra plural, un lugar que encierra distintas almas, entre naturaleza, historia, tradición, sabor y espiritualidad, y que se puede visitar doce meses al año gracias al maravilloso clima mediterráneo.

Lea también: Desmontando a Venecia, la bella ciudad sin encanto: maldito turismo

Lea también: Palermo, una ciudad sucia, de srilankeses y con uno de los cascos antiguos más grandes de Europa

El tacón de la bota

Esta región costera se extiende a lo largo del conocido tacón de la bota de la península itálica, donde el mar se alarga con playas para todos los gustos, desde las arenosas Torre dell'Orso y Porto Cesario al cabo de Santa María de Leuca o el canal de Otranto, punto en el que se encuentran y se funden el mar Jónico y el Adriático. La naturaleza también es protagonista gracias al Parque Nacional de Gargano y en el de Murge, además de la reserva marina de Torre Guaceto, los profundos barrancos de Laterza y los grandes sumideros de Altamura, que, con sus paisajes evocadores, caracterizan el interior de la región. San Domino, San Nicola, Capraia, Cretaccio y Pianosa son las cinco islas del archipiélago Tremiti, donde se encuentra un maravilloso paisaje de aguas cristalinas.

Panorámica de Bari. Foto: Istock

Para aquellos que quieran hacer un viaje en la historia, Apulia ofrece una amplia gama de sitios que hablan de los orígenes antiguos de esta tierra. Una etapa inevitable es San Giovanni Rotondo (Foggia), donde visitar el convento capuchino de Santa Maria delle Grazie. En la ciudad de Andria se encuentra el Castel del Monte, obra maestra de la arquitectura medieval construida en el siglo XIII que es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Bari, capital de Apulia

La capital de esta región, Bari, se sitúa en una fértil llanura costera y cuenta con un importante puerto turístico y comercial.

Entre sus enclaves importantes se encuentra Alberobello, patria de los trulli: pintorescas casas de piedra y techo cónico construidas a mano sin argamasa, únicas en su tipo en ser incluidas también en la lista Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En la costa, se encuentra el antiguo pueblo de Polignano, sobre un acantilado con vistas al mar y lleno de cuevas y cavidades naturales; y Monopoli, con uno de los mares más hermosos de la provincia, antiguas granjas, villas y restos rupestres. En Murgia de los pastores, está Altamura, conocida por su pan Denominación de Origen.

En cuanto a la ciudad de Bari, en la parte vieja se encuentra el majestuoso castillo construido por Federico II. Pero el espléndido ejemplo de la arquitectura románica de Apulia es la Basílica de San Nicolás, que guarda los restos del Santo. La segunda iglesia más importante es la Catedral, con una alta torre campanaria construida sobre edificios antiguos. La nueva ciudad está atravesada por las principales calles comerciales como Corso Cavour, donde se encuentra el famoso Teatro Petruzzelli, el templo de la ópera.

La gastronomía

Descrita como pobre, por la sencillez de sus ingredientes, la cocina de Apulia tiene tres puntos fuertes: trigo duro, verduras y aceite, que junto con la carne y el pescado dan color a unos platos originales. Pero es sobre todo la combinación de pasta y verduras la que sorprende, como el salteado de col, el tocino frito y los spaguetis con alubias, tomates y cacioricotta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.