Evasión

Parrilla de actividades para saborear Madrid en agosto

Chulapos, chotis, limonada, vecinos bailando 'agarrado'... Es la hora de salir a las calles y plazas a juntarse con la vecindad, amigos y visitantes entre mantones y farolillos para disfrutar de una programación especial, que este agosto, Madrid lleva a sus calles con tres grandes verbenas. San Cayetano, San Lorenzo y la gran fiesta de La Virgen de La Paloma convierten este agosto a la capital en un lugar imprescindible para realizar la escapada más animada del verano. Para disfrutar de verbena y tradición, la Red de Ciudades Ave acerca a Madrid a los viajeros desde otros 29 destinos del territorio nacional, acortando distancias para acercar personas.

La historia y la tradición de Madrid no se entienden sin sus famosas verbenas, tres de las cuales se celebran consecutivamente y en barrios contiguos del 6 al 18 de agosto. El pistoletazo de salida lo pone San Cayetano, en la zona del Rastro y Embajadores; continúa, mano a mano, San Lorenzo dándole ritmo a Lavapiés; y termina, la Paloma, con un chotis en La Latina.

San Cayetano

La verbena de San Cayetano, que comienza el 6 de agosto, se realiza en las inmediaciones de la iglesia dedicada al santo, en la calle Embajadores, así como en la Plaza de Cascorro y calles de la zona Lavapiés como Argumosa o Casino. En su programa nunca faltará su tradicional limonada, campeonatos de mus o rana, bailes populares, talleres infantiles y conciertos, además del pregón oficial.

San Lorenzo

Las Fiestas de San Lorenzo tienen lugar justo después de las Fiestas de San Cayetano, del 10 al 13 de agosto y son la celebración más popular y antigua del barrio de Lavapiés de Madrid. Durante estas fiestas no faltarán la música, teatro, performance, actividades infantiles, pasacalles y mucho humor. Tiene un programa plagado de eventos, como el concurso de personajes castizos, el Festival de Jazz, el ciclo de cine castizo, gastronomía, competiciones deportivas, etc.

Chulapas.

La Virgen de la Paloma

La Plaza de las Vistillas, la Plaza de la Cebada, la Carrera de San Francisco, en la Puerta de los Moros, o la Calle Toledo, son algunos de los lugares que se sitúan alrededor de la parroquia de la Virgen de la Paloma, y que serán los escenarios de la gran fiesta que tendrá lugar en el barrio de La Latina, del 12 al 18 de agosto. Las Fiestas de la Paloma vuelven un año más a las calles madrileñas cargada de actividades: la procesión de la virgen, la famosa verbena, los concursos de mantones de manila, las degustaciones de platos típicos, los conciertos al aire libre, que se celebrarán junto a las barras que los bares sacan a la calle, para que la noche se haga aún más amena.

Para los más pequeños, estarán dispuestas casetas de ocio y juegos, para que disfruten de una velada diferente en compañía de sus familias. Para cuando caiga la noche, todas las calles y parques se convertirán en el sitio ideal para cenar o tomar algunos de los platos más típicos de Madrid.

La Latina, es una de los barrios más castizos de la ciudad, es el lugar para probar las gallinejas, entresijos o carnes a la plancha, y por último, los más golosos, tendrán la oportunidad de terminar con un chocolate con churros, al más puro estilo madrileño. Ya con el estómago lleno, se podrá ir a bailar un chotis a la verbena o buscar algún otro concierto, ya que habrá una amplia oferta musical.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.