Evasión

Los mocasines de Sarkozy, una creación española

  • La firma Boonper se ha aliado con el hijo del expresidente galo
  • El resultado es la colección de zapatos driver The Enigma Collection
  • Responde a una iniciativa inteligente que busca la internacionalización
Louis Sarkozy y Andrew Timberlake, cirujano de Nueva York.
Madrid

El germen de Boonper nace en el año 2016, de la mano Victoria Falomir y Pablo Gómez-Lechón, dos jóvenes recién licenciados en Administración y Dirección de Empresas en la escuela valenciana de empresarios EDEM. Enamorados de los zapatos, habían analizado que existía un nicho de negocio a explotar: los zapatos driver. "Pensamos que las opciones que había en el mercado eran o muy caras o de baja calidad. Fue entonces cuando decidimos emprender el proyecto, ofreciendo este producto con la mejor relación calidad-precio", explica a este medio Victoria Falomir. El siguiente paso fue entrar en el programa Campus de Lanzadera, la aceleradora de empresas impulsada por Juan Roig, presidente de Mercadona, y lanzar sus primeras colecciones que convencieron a personajes como Leonardo DiCaprio o Katie Holmes. La última acción de esta compañía es una colaboración con Louis Sarkozy que tiene como objetivo crecer internacionalmente, sobre todo en el país vecino.

El zapato driver es ese mocasín con suela de goma que puso de moda Gianni Agnelli en la Italia de los años sesenta. Hoy en día es un básico del armario masculino y femenino, que sale a relucir cada primavera y verano. "Es un zapato que cuando está bien hecho es increíblemente cómodo, versátil y elegante", explica Victoria Falomir. De hecho, desde su nacimiento, esta firma solo fábrica este tipo de modelos, lo hace desde Almansa y de manera artesanal, casi familiar, pues solo suelen realizar colecciones limitadas de unos 200 pares por modelo. El precio varía entre los 160 y 180 euros. Este compromiso con el driver también lo han mantenido con la colaboración con Louis Sarkozy.

L. Sarkozy

The Enigma es la colección de zapatos que Boonper ha diseñado junto al hijo del expresidente de la República francesa. Son cuatro modelos que están inspirados en cuatro personajes históricos: Thomas Jefferson, Sigmund Freud, William Shakespeare y Marie Curie. Una idea que partió de Sarkozy, con la intención de unir la filosofía con la moda, pues es estudiante de Filosofía y Religión en la Universidad de Nueva York. El precio de estos modelos varía entre los 290 y 320 euros.

Victoria Falomir cuenta a elEconomista que esta colaboración ha sido una gran experiencia para Boonper: "Nos ha abierto puertas para la internacionalización de la marca", explica. Lo cierto es que esta firma, que comercializa principalmente a través de su página web, ha empezado a trabajar con la tienda francesa Bachmann para vender sus modelos en puntos físicos. Además, la facturación de la marca en lo que lleva de año se ha visto incrementada en un 80 por ciento.

Sin duda, esta colaboración entre la firma Boonper y Louis Sarkozy ha sido una buena estrategia empresarial. Mirar a los países vecinos es la forma de crecer más lógica y común. Y hacerlo a través de un apellido tan conocido en Francia es un punto de partida muy inteligente. Además, Louis no es Nicolas, pero puede conseguir una repercusión similar. Y sobre todo, es mucho más accesible. Los fundadores de Boonper contactaron con él a través de las redes sociales, donde cuenta con 28.000 seguidores en Instagram, un gran número de followers para dar a conocer la marca.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0