Evasión

Moon Shoe, las Nike que han costado 437.500 dólares

  • Miles Nadal es el hombre que más ha pagado por unas zapatillas en una subasta
  • Este coleccionista planea exhibir 100 deportivas icónicas en su museo privado
  • 'Moon Shoe' es el modelo de estas Nike, creadas en 1972 por Bill Bowerman
Foto: Sothebys
Madrid

El par de zapatillas del modelo Waffle Racing Flat Moon Shoe de la marca Nike han superado con creces el récord mundial anterior en una subasta de zapatillas, pues estas se han vendido por 437.500 dólares a través de Sotheby's, la casa de subastas internacional. Estas Nike se vendieron al coleccionista Miles Nadal, que además compró otros 99 lotes de zapatillas semana pasada en una venta privada.

Lea también: Así son las 'zapas' españolas que triunfan en Europa: 15.000 pares vendidos en un año

Lea también: La lana merino vuelve a España en versión zapatilla

Este coleccionista planea exhibir las 100 zapatillas de deporte junto con su colección de coches clásicos en su museo privado en Toronto, que abrirá para amigos, familiares, organizaciones caritativas y otras personas que lo soliciten. Al pujar con ese precio, superó con creces la estimación de preventa de 160.000 dólares por este par de zapatillas.

La semana pasada, este coleccionista ya había intentado comprar la colección completa de 100 zapatillas icónicas ofrecidas en la subasta online de Sotheby's. Sin embargo, esta casa de subastas optó por mantener este par de zapatillas de correr de Nike disponibles para una subasta pública. Como resultado, se podía pujar por este modelo hasta el día 23 de julio, día en el que Miles Nadal convirtió a las Moon Shoe en las zapatillas más caras vendidas en una subasta. El anterior récord mundial de subasta para un par de zapatillas de deporte fue en 2017, año en el que se pagó 190.373 dólares por un par de Converse usadas (y firmadas) por Michael Jordan en la Final Olímpica de Baloncesto de 1984.

Las Moon Shoe son uno de los modelos más significativos de la larga historia de Nike. El cofundador de la multinacional deportiva y renombrado entrenador de atletismo de Oregon University, Bill Bowerman, diseñó el calzado para atletas de los Juegos Olímpicos de 1972. Solo se crearon aproximadamente 12 pares y el subastado es el único par conocido que existe que no ha sido usado. Según la historia, Bowerman se inspiró en la plancha de gofres de su esposa para crear el primer prototipo de la suela, un innovador patrón de tracción que se encuentra en los primeros zapatos para correr de la marca.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0