Moda y Complementos

Elisa Palomino: un paseo por el bosque

Fotos: EFE

La discípula y/o inspiradora del diseñador John Galliano abría la mañana como quien abre un sendero por el bosque; un bosque sagrado, lejano y oriental de modelos de troncos marrones y negros sobre los que trepan las flores bordadas, estampadas o magistralmente confeccionadas en la propia tela base. Troncos de un bosque en el que, a veces, también se atreven a habitar los animales y anidar los pájaros traducidos en las pieles de sus cuellos y estolas, en un caso, y plumas intercaladas en el otro.

Inspiración japonesa y tradición francesa que forman parte de la propia historia y memoria de una Elisa capaz de tratar la napa como si de verdadera laca se tratase y que usa las gasas para marcar las siluetas cediendo al paño el papel de otorgar volumen a su colección de kimonos art nouveau que tanto se recortan y hacen chaquetilla como se acolchan para crear terciopelos.

Lirios, glicinias, crisantemos, ciruelos en flor y terciopelos tan exquisitos y decadentes como aquellos secesionistas de Escarlata O'Hara que ahora, venidos con un viento distinto y oriental, son retomados por la diseñadora confiriendo una elegancia única y sólo posible en aquel sueño previo a la locura y alegría de los años 20.

Bosque sagrado y pura plegaria de la costura presentada por esta maestra de la aguja capaz de unir infinitos y simples flecos con flores y bordados construyendo el templo y ejemplo de su savoir faire.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint