Moda y Complementos

Ángel Schlesser fiel a su estilo

Las decepciones no se hicieron llegar. Pero más que decepción es 'previsibilidad' lo que embarga el desfile de Ángel Schlesser. El diseñador sacó a escena una sucesión de básicos sin encanto cuyas líneas no presentan ninguna dificultad ni reto para el diseñador.

Sólo basta reparar en el material de prensa facilitado a IFEMA para darse cuenta de que no existe ningún concepto tras esta colección, ya que el Schlesser se limita a suministrar una larga biografía que comienza en 1983. Trayectoria no podemos negarle que tenga, pero de una justificación para desfilar adolece, pues sus puestas en escena producen el efecto de estar sumergidos en un interminable ?Día de la Marmota? a lo Bill Murray.

Repaso colecciones de temporadas anteriores y lo único que encuentro son sus clásicos en distintos tejidos con pequeñas variaciones: más holgados o más entallados, con un cortecito adornado con un par de botones o sin ello, sin mangas o con unas mangas de gasa? Realmente tengo la sensación de que la clienta de Schlesser tiene que tener muy claro su estilo para no querer moverlo ni un ápice. Cuando justifican las subvenciones a las pasarelas aduciendo que lo que vemos en Cibeles es diseño y por tanto cultura, puedo entenderlo en base a colecciones de otros diseñadores pero en casos como el de Schlesser no tiene justificación.

¿Qué puede encontrar la mujer en la colección de Schlesser para el próximo invierno? Prendas comodín, versátiles y anodinas; algún que otro abrigo de corte sastre; vestidos largos muy en su línea que en esta ocasión adereza con algún drapeado, pero todo en el más estricto minimalismo? en definitiva una sucesión de prendas ideales para conjuntarlas con otras prendas que ofrezcan un impacto visual contundente, porque para las que andan perdidas, hemos de decirle que el minimalismo no está muy en boga.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

ANATOMIKA
A Favor
En Contra

Entre vergonzoso y triste, algo peor que la industria en la moda es la política en la moda.

Puntuación 1
#1