Gourmet

Bocaíto, una sorpresa culinaria escondida en Chueca

Tradición en los platos, innovación en los ingredientes, excelente materia prima y un trato más que familiar. Todo en un 'bocaíto'. Y sabrosísimo, por cierto.

Corría 1966 cuando en el madrileño barrio de Chueca abría sus puertas un local especializado en tostas. Nada nuevo si no fuese porque sobre ellas se ofrecía kiwi, aguacate o palmitos, ingredientes casi de extraperlo para el Madrid de la época.

Y así, con la raza de Castilla y una pizca de Andalucía surgía hace ya casi 50 años el restaurante Bocaíto. Un espacio acogedor donde años de experiencia hostelera hacen que el comensal se sienta, ante todo, cuidado gracias a la exquisitez en el trato mezcla de los formales atuendos y formas de los camareros, con sus sonrisas, bromas 'de las de siempre' y la sencillez y calidez de Cris, encargada de recibirle tras las puertas.

Antes de cruzarlas, la calle y fachada del local no dejan vislumbrar ni el encanto ni lo castizo de Bocaíto. Quizás por ello su interior está más lleno de 'visitantes' (guiris) que de 'locales'. Pero una vez pasado el umbral, aparece un amplísimo local de platos en las paredes, herramientas del campo decorando, gotelé, vigas de madera, manteles blancos y lámparas de forja. Toda una joya de tradición escondida en el moderno barrio de Chueca.

Boaíto se divide en tres comedores (Goyesco, Espejo y Jardín, al más puro estilo de un patio andaluz), además de una barra inicial y de un salón para grandes celebraciones.

Si bien la carta aparecen carnes y pescados, su especialidad son precisamente los bocados menores. Las tostas y las croquetas son indispensables. Croqueta de queso roquefort y nueces, tosta de anchoa natural del Cantábrico sobre una cama de aguacate, la tosta Josefino (tronco de palmito, lomo de salmón, alioli casero y caviar), la Currito (bacalao desmigajado con tomate sobre cama de aguacate) o la tosta de foie de bacalao con caviar (se sirve muy frío para extraer bien todos los aromas, sabores y matices) son algunos de los recomendados por su sabor intenso que no cansa.

Otra recomendación, el gazpacho, ligero y sabroso. También la ensaladilla murciana. Y los pimientos de Padrón, algo no muy fácil de encontrar con la calidad adecuada en Madrid.

En cuanto a la carta de vinos, los propietarios del recinto han intentado en los últimos años mejorar su selección llegando a configurar una carta que incluye caldos de hasta 23 Denominaciones de Origen diferentes procedentes de 11 Comunidades Autónomas.

Así, los amantes del buen vino tendrán la oportunidad de elegir entre las 16 referencias de vino blanco, 5 de rosados y 77 de tintos.

Todo, con unos precios de lo más competitivos.

En definitiva, un lugar donde comer como en casa (en cantidad y calidad), sentirse bien tratado y escapar de las modas culinarias y decoraciones 'hipsterianas'.

C/ Libertad, 6 

Teléfono. 915 321 219 / 915 215 331

www.bocaito.com

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado