Caprichos

Los postores se quedaron calentitos: así fue la subasta de arte erótico en Sotheby's

Bathers de Pavel Tchelitchew Imagen: Sotheby's

La subasta que se celebró el 15 de febrero en Sotheby's de Londres ha sido todo un éxito. Según ha informado la casa de subastas el evento recaudó un total de 5.297.000 libras, excediendo el estimado de preventa de 3,1 o 4,6 millones de libras. "Los postores se quedaron calentitos en Londres", ha asegurado Sotheby's.

Con más de 100 lotes de fotografía, escultura y diseño a subasta, casi la mitad de las obras vendidas alcanzaron precios por encima de lo estimado. Esta subasta, bautizada como Erotic: Passion & Desire,  abarca representaciones de amor y sexo desde la antigüedad hasta la actualidad, "explorando temas desde la belleza del deseo hasta las representaciones del desnudo, hasta el acto carnal en sí, desprovisto de metáforas", explica Sotheby's  en un comunicado.

La Grande Névrose de Jacques Loysel y una obra sobreviviente de Sarah Bernhardt fueron las que alcanzaron los mejores precios en subasta respecto al estimado: 1.868.750 libras (estimado de 120.000/180.000 libras) y 308.750 libras (estimado de 50.000/70.000 libras) respectivamente.

A su vez, La Grande Névrose fue la obra que alcanzó el valor más alto, seguido de Bathers de Pavel Tchelitchew (368.750 libras, con un estimado de 300.000/500.000) y la escultura Pole II de Antony Gormley (320.750 libras, con estimado de 280.000/450.000)

La Grande Névrose de Jacques Loysel

Esta obra del artista francés Jacques Loysel (1867-1925), cuenta la casa de subastas, es una representación de la clínica de la neurosis -una patología muy extendida en el Segundo Imperio de Francia- y un estudio del carácter eminentemente sensual de su condición.

"La expresión lánguida de la cara de la joven, con la cabeza echada hacia atrás, los ojos medio cerrados y los labios entreabiertos, combinada con la poderosa tensión que paraliza su cuerpo, evoca una sensación de trance y éxtasis. Dominada por una fuerza incontrolable, liberada de cualquier voluntad de resistencia, la bella cautiva se abandona por completo a su letargo", explica Sotheby's.

Bathers de Pavel Tchelitchew

Esta obra del ruso Pavel Tchelitchew (1898-1957) representa a Charles Henri Ford, socio artístico del autor, y al bailarín de ballet de la ciudad de Nueva York, Nicolás Magallanes. Ford es el hombre del sombrero de color rosa, porque ya había sido pintado con él en un retrato anterior, y la figura muscular agresivamente escorzada es Magallanes.

Michael Wishart, un joven artista de la misma época y protegido de Peter Watson, figura importante en la escena artística británica, recoge en sus memorias una descripción de este cuadro: "Sobre nuestra cama colgaba una pintura de tamaño natural de Tchelitchew, representando a un Adonis desnudo bastante fungoide. Pintado como si entre los pies separados de la modelo, el punto focal fuera su escroto, que se veía grande a media distancia", explica Sotheby's. Pinche para ver la imagen completa.

Ophelia de Sarah Bernhardt

La casa de subasta  Sotheby's explica que Sarah Bernhardt (1844-1923), además de una de las mejores actrices de todos los tiempos, fue reconocida por su talento en el campo de la escultura. Este relieve en mármol es una representación sensual del morbo erótico que rodea a Ophelia, la heroína de Shakespeare.

Esta obra representa a Ofelia en forma de busto, con la cabeza vuelta, los ojos cerrados, con una guirnalda de flores y envuelto por agua que se funde con sus trenzas. Aunque aparentemente está representa en el momento de su muerte, "la sensual expresión abierta de la mujer, su desnudez abierta y su actitud lánguida emana un innegable erotismo. Sin darse cuenta de su sufrimiento, la heroína parece abrazar su muerte como una consumación extática", explica la casa de subasta.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado