Caprichos

Wall Street cambia las comidas de trabajo por sesiones de fitness conjuntas

Imagen: Equinox

La tendencia comenzó entre los profesionales de los medios de comunicación y la industria del entretenimiento en ciudades como Nueva York y Los Ángeles. Sin embargo, los banqueros de Wall Street ya se están apuntando a la moda de realizar reuniones en el gimnasio durante sesiones de cinta o spining en vez de las tradicionales comidas de trabajo.

Un ejemplo claro de esta tendencia son las sesiones en cinta del gimnasio Barry's Bootcamp. De hecho, este centro tiene un servicio de concierge que ofrece cintas contiguas como espacio para comenzar una reunión de trabajo. Vicky Land, vicepresidenta de comunicaciones y estrategia de marca en Barry's, señala que este servicio tiene un precio especial que alcanza los 50 dólares por persona, casi un 30% más que una clase promedio. Sin embargo, asegura que vale la pena: "Todo está basado en las relaciones. Si tienes un entrenamiento divertido con un cliente, es mucho más eficiente que divagar en una mesa comida de negocios", dice.

Esta nueva tendencia está provocando que Barry's Bootcamp haya recibido numerosas solicitudes para abrir nuevos centros en Midtown, donde hay muchos fondos de alto riesgo: "El año pasado recibimos una llamada de un fondo para preguntarnos si podíamos realizar las clases de Barry en su gran gimnasio privado", informa.

La cadena SoulCycle, propiedad de Equinox, propone clases de ciclo de alta intensidad para ejecutivos. Gabby Etrog Cohen, vicepresidente sénior de relaciones públicas y estrategia de marca, explica que actualmente los jóvenes empresarios ya no tienen tiempo para largas partidas de golf de trabajo o comidas copiosas por ello estas clases y los centros deportivos se han convertido en una oportunidad única para obtener redes de trabajo.

Algunos de los principales clientes financieros de SoulCycle Inc. son Bank of America Corp., J.P. Morgan & Co., Goldman Sachs Group Inc., Barclays Plc, Citigroup Inc., Deutsche Bank AG e ING Group, según Cohen. Sus instalaciones del Distrito Financiero en Nueva York son una de las más concurridas a primera hora de la mañana.

Equinox, por su parte, ofrece clases grupales de gimnasia como Playground Experience (PGX) -un circuito de entrenamiento que se puede dividir en diferentes equipos-que son las que más reuniones de trabajo atraen."Nuestra misión se dirige a aquellos miembros que trabajan en la industria financiera, donde encontrar el equilibrio no es un lujo que siempre puedan disfrutar", Vimla Black Gupta, directora de marketing de Equinox.

Sean Liebowitz, director y operador de energía de Sanford Bernstein & Co, siente que hay una tendencia creciente en el mundo de los negocios hacia eventos relacionados con la salud en vez de con el alcohol."Pocos empresarios quieren terminar tarde sus jornadas o simplemente sentirse cansado al día siguiente debido a una gran comida o bebida", explica.

Por último, estos templos de fitness no son solo destinos de entrenamiento para el mundo de los negocios. También se han convertido en lugares de trabajo para antiguos empleados de finanzas. Entre sus empleados, Barry's cuenta con Austin Caghley, quien pasó de ser un analista de negocios en Goldman Sachs a convertirse en un instructor o Justin Meli, un consultor de negocios con un MBA, ahora enseña en el Barry's de Washington.

Equinox, gimnasios de lujo que cambiarán su vida

Equinox es una de las cadenas de gimnasios más caras de Estados Unidos. Con una matrícula de 300 dólares y una mensualidad de hasta 250, los clientes de Equinox recibirán clases por parte de exatletas olímpicos que cambiarán su vida. Además, esta cadena de gimnasios están creando tendencia en Estados Unidos por su Know How y por la promoción con la que lo trasmite. Bajo el hashtag #CommitToSomethingcampaign, Equinox realiza una provocativa campaña publicitaria para incentivar la práctica de un estilo de vida saludable.

Los gimnasios de lujo donde entrena el Ibex 35

Cada mañana el barrio de Salamanca y su vecino Paseo de la Castellana, así como el barrio de Chamartín, son testigos del ir y venir de altos ejecutivos en traje, castellanos y gomina que comienzan su jornada laboral en la planta décimo algo de las sedes centrales de las empresas más importantes del país. Despacho, reuniones, comidas de empresa y resto de obligaciones marcan una congestionada agenda pero que seguro guarda una hora, con suerte hora y media, para el gimnasio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0