Caprichos

Smythson of Bond Street: la exquisita marroquinería británica

En 1887, Frank Smythson, experto trabajador del cuero y entusiasta de la artesanía meticulosa y de la calidad excepcional, decidió crear un espacio de elegancia en la famosa calle Bond Street de Londres. Allí comenzó a idear nuevos productos con la aspiración de fabricar manualmente artículos de cuero que resultaran atemporales y a la vez funcionales.

Smythson of Bond Street, como llamó a su espacio, ilustra hoy la historia de más de 125 años en piezas de refinado cuero de lujo. La marca ha recibido encargos de personalidades que incluyen desde miembros de la realeza europea hasta los maharajás de la India. Las actrices Claudette Colbert, Vivien Leigh y Grace Kelly integraron su clientela, y también el legendario sicoanalista Sigmund Freud y Sir Winston Churchill, ex premier británico.

El verdadero despegue del negocio de Frank Smythson se produjo en 1908, cuando concibió una nueva agenda de cuero con muy poco peso -modelo Featherweight- y una notable flexibilidad, que permitía que fuera aplastada, doblada o enrollada sin llegar a deformarse. Su éxito fue tal que no hubo caballero u hombre de negocios de la época, ya fuera del Nuevo Mundo o del Viejo Continente, que no llevara en el bolsillo interior de su chaqueta, junto al pecho, una de estas agendas.

La leyenda del cine y ganadora de cuatro premios Óscar Katharine Hepburn fue también una fiel seguidora de los cuadernos fabricados por Smythson. En 1955 ordenó dos libretas de direcciones de edición especial con -Londres, California, Nueva York- estampados en oro en la portada, además de sus iniciales.

En la actualidad, la firma mantiene su estilo en sus colecciones para hombre y mujer, que abarcan una amplia gama de artículos de cuero: bolsos, monederos, carteras, joyeros, accesorios de viaje y de tecnología (fundas para iPad y iPhone), entre otros. Piezas muy especiales diseñadas para clientes exigentes que adoran lo exclusivo y aprecian la suntuosidad y la perfección en el detalle.

Todas las colecciones de la compañía se fabrican con la más alta calidad, con cueros cuidadosamente elegidos desde su origen y con las manos de expertos artesanos que realizan un trabajo perfeccionista.

Por otra parte, la compañía ofrece trabajos por encargo, como puede ser la personalización de objetos de escritorio, bolsos y accesorios con iniciales o motivos diseñados por el cliente, que bien pueden ser de oro o plata. Muchas de sus piezas son elaboradas en España, nación donde la marroquinería y la habilidad de sus artesanos gozan de una merecida fama, y donde muchas grandes firmas de lujo internacionales fabrican algunos de sus exclusivos diseños.

La calidad y la maestría de Smythson of Bond Street han sido reconocidas con tres Órdenes Reales: una Real Cédula de Su Majestad la Reina Isabel II de Inglaterra en 1964, otra de Su Alteza Real el Príncipe de Gales en 1980, y la de Su Alteza Real el Duque de Edimburgo en 2002.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0