Europa

Austria: Gobierno de coalición izquierda-derecha ganó las elecciones legislativas

Bandera de Austria/ Fuente: Archivo

El gobierno de gran coalición izquierda-derecha de Austria ganó por estrecho margen las elecciones legislativas de ayer, en las que la extrema derecha registró fuertes avances, según los primeros resultados oficiales.

Según cifras provisionales publicadas el domingo por la noche por el ministerio del Interior, el Partido Socialdemócrata (SPÖ) del jefe de gobierno saliente, Werner Faymann, llega primero con el 27,10% de los votos, dos puntos menos que en las últimas elecciones de 2008 y su peor resultado desde 1945.

Su tradicional aliado gubernamental, el Partido Popular (ÖVP, democristianos) de Michael Spindelegger registró una baja similar con 23,81%.

Con 50,91% de los votos, el SPÖ y el ÖVP pierden nueve bancas en el parlamento, lo que les dejaría con 99 escaños de las 183 bancas que cuenta esta cámara. La mayoría absoluta es de 92.

El SPÖ y el ÖVP, liderados respectivamente por el canciller Werner Faymann y el ministro de Relaciones Exteriores Michael Spindelegger, han dominado la política austríaca desde 1945, a menudo bajo una "gran coalición".

Sin embargo, el gran vencedor de estos comicios es la extrema derecha anti-inmigración y euroescéptica de Heinz Christian Strache (FPÖ), que se posicionó muy cerca detrás del ÖVP con el 21,40% de los votos, un alza de cuatro puntos en relación a 2008.

"Hoy, hay tres partidos establecidos en Austria y el SPÖ no puede seguir pretendiendo dominar", declaró el dirigente del FPÖ, de 44 años, en la sede de su partido en Viena.

"No podemos formar una coalición de perdedores, ¡no pueden seguir excluyéndonos!", exclamó, refiriéndose en particular a los socialdemócratas que siempre han rechazado categóricamente formar una alianza con los "Azules".

El equipo del canciller saliente, el socialdemócrata Werner Faymann, que cumplirá un segundo mandato, puede jactarse de buenos resultados económicos, con una tasa de desempleo menor al 5%, la más baja de la Unión Europea. Pero los numerosos escándalos de corrupción y de lucha interna pesaron en su popularidad.

Muchos electores, en busca de un cambio, apostaron por la extrema derecha del FPÖ, por los Verdes o por pequeños grupos como La Nueva Austria (NEOS) y Team Stronach, el partido del multimillonario austriacocanadiense de 81 años.

En efecto, la lista del euroescéptico Frank Stronach entró en el parlamento con un 5,79%, un resultado lejos de lo que esperaba, ya que hace seis meses los sondeos le daban un 12%.

Este magnate de piezas de automóvil que hizo fortuna en Canadá acaparó los titulares durante la campaña, comprometiéndose a salvar el país que dejó cuando era joven.

La sorpresa vino también de otro nuevo protagonista en la escena política austriaca, el partido liberal NEOS, pro-europeo y apoyado por el industrial austriaco de la construcción Hans Peter Haselsteiner, que obtuvo un 4,8%, más del 4% necesario para entrar en el parlamento.

Por su parte, la Alianza para el Futuro de Austria (BZÖ), fundada tras una escisión del FPÖ por el dirigente populista Jörg Haider, fallecido en 2008, obtuvo un 3,63%, por lo que perdería su banca en el parlamento. En el 2008 este movimiento obtuvo un 10,7% de votos, justo antes de la muerte de Haider.

Los verdes, autores de una eficaz campaña anti-corrupción, suben al 11,46% (10,43% en 2008), su mejor resultado jamás obtenido, aunque menos de lo esperado (15%).

Unos 6,4 millones de electores mayores de 16 años fueron convocados a las urnas para elegir a los 183 diputados de su Consejo Nacional, la cámara baja del parlamento.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado