Estar donde estés. Ofrecido por el Banco Sabadell
Estar donde estés: Ahorro

¿Cómo y dónde invertir 50.000 euros de forma segura?

Imagen: dreamstime

En las inversiones no hay nada escrito, cada movimiento depende de varios factores, sobre todo, del tipo de inversores que queramos ser. Como la inversión sin riesgo no existe, estas son algunas de las opciones en las que podemos invertir nuestro dinero, minimizando las posibilidades de perderlo

Para invertir hay que estudiar el mercado en sentido amplio, desde nuestra economía doméstica hasta la política económica internacional que, aunque nos parezca lejana, puede afectar en nuestras inversiones. Unas declaraciones por parte de alguna entidad internacional, una operación financiera de una empresa potente e incluso un simple tuit, pueden hacer tambalear los cimientos sobre los que tengamos asentada nuestra economía. Por ello, debemos estar pegados a la actualidad y contar con la ayuda de un asesor financiero.

Lo más recomendable cuando decidimos invertir nuestro dinero es que hagamos cuentas, y en ellas influyen varios factores: nuestra capacidad adquisitiva y la situación en la que nos encontramos. Si estamos en activo tendremos que ver cuál es nuestro salario, cuánto dinero tenemos ahorrado y cuánto podemos ahorrar y, sobre todo, qué cantidad podemos destinar a la inversión. Si por el contrario estamos en una situación de jubilación tendremos que calcular nuestros gastos mensuales, y estudiaremos si lo más conveniente es invertir una parte o todos nuestros ahorros. Como hablamos de invertir cantidades sustanciales, por ejemplo 50.000 euros, lo ideal es contar con un fondo de seguridad, un dinero apartado que nos permitirá cubrir nuestras necesidades básicas en un periodo de corto o medio plazo, es decir, alrededor de dos años.

Inversión en ladrillo

Una vez tengamos claras estas premisas debemos explorar las opciones que tenemos. No haremos la misma inversión si nos gusta el riesgo o si somos inversores más conservadores (descubre tu perfil inversor aquí). Con 50.000 euros podemos hacer operaciones muy diversas. Podemos invertir en ladrillo, comprar un piso (o dar una entrada), un local en buena zona, o un garaje, que en los tiempos que corren con la reestructuración y la peatonalización de las ciudades se están convirtiendo en una opción muy interesante.

Socios capitalistas de una startup

Otra opción es la de convertirnos en business angels, es decir, en inversores particulares que aportan dinero en las diferentes fases de una startup o empresa, bien en los comienzos (fase semilla) o cuando el proyecto esté más avanzado. De esta manera nos haremos accionistas de esa empresa, participaremos de las decisiones que se tomen en el futuro y cobraremos beneficios, si es que los hubiera.

¿Renta fija o renta variable?

Además del ladrillo o de convertirnos en socios capitalistas de algún proyecto, existen otras muchas opciones, entre ellas la renta fija o la inversión en bolsa. Para el asesor financiero, José María Lerma, teniendo en cuenta el momento económico en el que nos encontramos es menos arriesgado invertir en bolsa que en renta fija, "con una buena diversificación geográfica y sectorial la renta variable tiene menos riesgos que la renta fija, que ahora va hacia abajo y que va a seguir cayendo". Para Lerma es importante diferenciar el tipo de inversores que somos.

El esquema que un inversor atrevido puede seguir, según el experto, es el siguiente: de los 50.000 euros que tenemos, podemos invertir un 60% en el mercado estadounidense y un 40% en el europeo. De ese 60% americano, invertiremos un 60% en títulos de empresas del sector del consumo y un 40% en empresas tecnológicas. Con el 40% de las acciones en bolsa europea, adquiriremos un 40% en acciones en la bolsa alemana y un 40% en España. Las empresas españolas en las que podemos diversificar nuestra cartera podrían ser las utilities, o las empresas de construcción, por ejemplo. Esto en una inversión a tres años.

Para Lerma hay dos factores muy importantes, la diversificación y el control, "debemos hacer una revisión mensual, para poder hacer rotaciones en nuestras carteras". Además, apunta, tenemos que ser conscientes de que los factores externos pueden influir en los mercados, por ejemplo, en el caso americano, la carrera para la reelección de Donald Trump en las elecciones presidenciales en noviembre de 2020.

Por tanto, hay muchas opciones de inversión. Todas entrañan un riesgo, pero podemos decantarnos por las que, a priori, son un poco más seguras. Si disponemos de 50.000 euros las opciones aumentan, pero tenemos que ser conscientes de que los factores externos pueden influir en cada una de nuestras decisiones. Por tanto, es importante contar con la ayuda de un experto para que nos asesore y nos ayude a decidir cuál es la opción que más nos conviene en cada momento.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0