Especial Empresas América

El tráfico entre España y EEUU sube el 25% por el bajo coste

  • Las aerolíneas y Aena trabajan para ser la puerta entre Asia y América

España y América están más conectados que nunca. La irrupción del bajo coste en el largo radio ha impulsado el tráfico de pasajeros entre ambos lados del Atlántico debido al fuerte incremento de rutas y capacidad registrado en menos de un año. Y es que, ante la llegada de nuevos competidores al negocio trasatlántico (Level y Norwegian), las aerolíneas tradicionales han acelerado sus planes de crecimiento y lanzado nuevas tarifas y ofertas para redoblar su posicionamiento en el mercado americano. Por ejemplo, tanto Iberia como Air Europa no han tardado en lanzar tarifas sin maleta y sin asiento asignado, típicas del corto radio, para competir en precio con las ofertas de las aerolíneas de bajo coste, que venden billetes sin derecho a facturar equipaje, a comida o a mantas.

La firma que preside Luis Gallego activó esta nueva tarifa el pasado mes de abril en las rutas a Boston, Chicago y Dallas puesto que EEUU es el país en el que se está dando la verdadera guerra comercial entre las aerolíneas tradicionales y las low cost. Una batalla que está llamada a extenderse por el resto de los países de América Latina con la llegada de Norwegian a Buenos Aires (Argentina). Así, el tráfico entre el país norteamericano y España se ha disparado desde la llegada de las aerolíneas de bajo coste al largo radio. Según los últimos datos publicados por Aena, el tránsito de viajeros entre nuestro país y EEUU en los cuatro primeros meses del año ha crecido un 25% hasta romper la barrera del millón de pasajeros, una cifra que además revalida al país de la Estatua de la Libertad como el principal destino americano de las aerolíneas que operan en España.

En concreto, la apertura de rutas entre Barcelona y varias ciudades de EEUU por parte de Level y Norwegian ha permitido transportar 150.434 pasajeros más entre ambos países que en los cuatro primeros meses de 2017, antes de que las compañías empezaran a operar. Así, solo en la Ciudad Condal el tráfico con EEUU se ha casi duplicado hasta los 352.000 pasajeros con la llegada del low cost. No en vano, en menos de un año, Norwegian se ha posicionado como la principal aerolínea entre El Prat y EEUU y controla un tercio del tráfico generado entre enero y abril de 2018. En esta línea, la llegada de más competencia ha potenciado la demanda y la oferta de España como destino para los vuelos directos desde el país norteamericano, incrementando a su vez el tráfico de otras aerolíneas como Delta o United. Esta última ha crecido un 19% con respecto a los cuatro primeros meses de 2017.

Además, en el último año Iberia ha potenciado su presencia en el país con la apertura de nuevas rutas (Los Ángeles y San Francisco) y el aumento de la capacidad con más frecuencias y aviones más grandes (Boston). Esta estrategia ha llevado a la compañía de bandera española a transportar un 12% más de viajeros entre ambos países (ida y vuelta) y a arrebatar a American Airlines el liderazgo en las rutas entre España y EEUU. La firma americana, que vuela a Madrid y Barcelona, lleva años ocupando el primer puesto del ranking y cerró 2017 como líder superando incluso el tráfico generado por Iberia y Level junto (la firma española opera los aviones de la nueva low cost de IAG). De cara a la próxima temporada de invierno, Iberia ha decidido potenciar su presencia en la Costa Oeste de EEUU y operar la ruta a Los Ángeles todo el año.

Crecer en el resto de América

Más allá de EEUU, Iberia tiene previsto aumentar su presencia en el resto del Nuevo Continente potenciando aún más la conexión entre ambas regiones. No en vano, según las previsiones de IATA el tráfico y la demanda tanto en Europa como en Latinoamérica va a registrar alzas de entre el 6 y el 7% pese al aumento de la presión de los gastos por el alza del combustible.

Así, la compañía ha anunciado que este año piensa expandir un 7% su oferta de asientos a América Latina con la suma de frecuencias, la apertura de nuevas rutas y el uso de aviones más grandes en algunos destinos. Por ejemplo, aprovechando la recuperación de Argentina como destino, Iberia elevará desde septiembre de 14 a 17 las frecuencias semanales la ruta entre Madrid y Buenos Aires. La compañía de bandera española controla el 43% del tráfico de pasajeros entre ambos países y con la llegada de Level al destino apenas ha caído un 1,2%.

En esta línea, la compañía también elevará de siete a diez las frecuencias de sus vuelos a Santiago de Chile (Chile) a partir de junio y a Bogotá (Colombia) en septiembre. A Río de Janeiro pondrán una quinta frecuencia semanal y aumentará los vuelos a Guatemala, que pasarán de cuatro a siete, incluyendo tres escalas en Managua. Iberia también ha redoblado su apuesta por México, donde llega a realizar tres vuelos al día. En lo que va de año ha transportado un 6% más de pasajeros.

En esta línea, Air Europa, que ha firmado una alianza con Ryanair para potenciar la venta de billetes y las conexiones con el resto de Europa, también tiene la mirada puesta en reforzar su presencia al otro lado del Atlántico. "2018 será un año de crecimiento y consolidación en el que Air Europa reforzará sus destinos en América con el aumento de frecuencias a Asunción y Córdoba, Montevideo y Bolivia y con la apertura de un nuevo destino a principios de año: Quito", explica la compañía a este diario.

Pero las firmas españolas no son la única que quieren impulsar las conexiones entre España y América. Por ejemplo, Air Canada pondrá en marcha este verano un ambicioso plan de expansión en nuestro país, pasando a tener vuelos diarios desde el aeropuerto de Barajas a Toronto. Desde El Prat, la aerolínea apuesta con Air Canada rouge, su línea aérea vacacional, con vuelos diarios este verano a Toronto y Montreal. La firma asegura que redobla su presencia en nuestro país debido al fuerte interés que tiene como destino turístico entre la población canadiense y estadounidense. Así, reconoce que ha llegado a registrar ocupaciones récords en los últimos meses.

Por su parte, Aeroméxico ha cancelado de forma indefinida sus planes para volar a Barcelona. La ruta iba a empezar a operar en noviembre pero después de que el Gobierno de Enrique Peña Nieto diera permiso a Emirates para operar en el país azteca, la aerolínea mexicana ha decidido suspender su ruta. En este sentido, la compañía también ha echado el freno a sus planes de crecimiento debido a la caída del peso y el alza de los combustibles, que han dañado sus márgenes.

Puerta entre dos continentes

La apuesta de Iberia y Air Europa por conectar cada vez más España y América está en línea con los planes del Gobierno de convertir nuestro país en la puerta entre los Continentes. Así, el Ministerio de Fomento quiere transformar Adolfo Suárez Barajas en un supercentro de conexión de vuelos internacionales (hub). El aeropuerto madrileño ocupa actualmente el puesto 18 del ranking de hubs por número de operaciones y apenas el 25% de sus pasajeros viene de fuera de Europa. Una situación que el Gobierno quiere revertir potenciando la intermodalidad y la capacidad de las instalaciones para que permitan conexiones más ágiles y den cabida a más pasajeros y aeronaves de mayor tamaño. "El objetivo fundamental es adaptar Barajas a un viajero más internacional y crecer como puerta de acceso a Europa", dijo el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Así, el titular del departamento ha anunciado una inversión de 1.571 millones de euros entre 2018 y 2026, para aumentar un 14% la capacidad de Barajas hasta los 80 millones de pasajeros (unos 10 millones de viajeros más).

Por su parte, los planes de El Prat pasan por potenciar un 11% los vuelos internacionales e ir poco a poco convirtiéndose en un hub internacional que permita también que España se convierta en el punto de paso obligado en los vuelos entre Asia y América. Tal y como hace Iberia en Barajas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin