España

España vive un milagro exportador tras la crisis, según un estudio europeo

Fráncfort (Alemania), 10 abr (EFE).- España vive un milagro exportador tras la crisis financiera internacional de 2008 y la posterior recesión global, según un estudio de tres universidades europeas publicado hoy.

"El análisis está motivado por el sorprendente resultado exportador de España como secuela del gran colapso del comercio", dicen los autores del estudio "El gran colapso del comercio y el milagro exportador español: evidencia a nivel de empresa desde la crisis", realizado por las universidades alemanas de Tübingen y Bonn y de la universidad danesa de Aarhus.

"No encontramos efectos adversos de las crisis financiera en la salida o entrada al mercado exterior, pero sí un incremento considerable en la intensidad exportadora de empresas después de la crisis financiera", apuntan los autores Peter S. Eppinger, Nicole Meythaler, Marc-Manuel Sindlinger y Marcer Smolka.

Aseguran que "las empresas que entraron en la crisis como exportadoras fueron más resistentes a los cambios económicos que afrontaron que aquellas que restringieron sus actividades al mercado nacional".

Las cifras de este estudio muestran que España, un país muy afectado por la crisis, tuvo un resultado considerablemente mejor en los mercados internacionales que otras economías europeas.

Las exportaciones de Italia y Francia cayeron entre 2007 y 2013 un 10 y un 7 %, respectivamente.

Sin embargo, las exportaciones de España aumentaron un 13 %, fenómeno que algunos han denominado como "el milagro exportador español".

En el periodo antes de la crisis 2005-2008, un 48 % de las empresas españolas eran exportadoras, pero en 2012 eran un 51 %, una cifra máxima histórica.

Una de las razones de la recuperación de la grave crisis financiera han sido las políticas de promoción de las exportaciones según los expertos europeos, lo que permite que la economía se vuelva menos vulnerable.

Los autores observan similitudes entre la situación económica actual de España y la de Alemania de hace una década, desde mediados de los años 90 y hasta 2000.

La clave entonces fue que Alemania descentralizó los procesos de establecimiento de salarios de un nivel industrial a un nivel de empresa, lo que redujo los salarios reales al tope más bajo de la distribución e hizo a la economía más competitiva.

El estudio señala también que se han producido cambios en la recolocación de recursos escasos, como capital y mano de obra, desde las empresas no exportadoras a las exportadoras.

Ahora en España hay una mayor cuota de empresas involucradas en el comercio internacional y las compañías han diversificado sus carteras exportadoras para incluir destinos fuera de la Unión Europea (UE).

Asimismo no se produjeron perturbaciones en las conexiones del comercio y ello permitió la rápida recuperación de las exportaciones españolas después de la crisis, según el estudio.

Las empresas no exportadoras redujeron su productividad total de los factores un 22 % entre 2007 y 2011, mientras que las exportadoras tuvieron el mismo nivel de productividad en 2011 que en 2007.

La productividad agregada en el sector manufacturero español se ha reducido como resultado de la crisis y este efecto podría tener consecuencias negativas para el crecimiento económico.

Otro factor que ha facilitado las exportaciones de España está relacionado con la caída de los costes laborales unitarios relativos desde 2008 a diferencia de otros países como Alemania, Italia o Francia, según el estudio, parte de un proyecto de investigación sobre el impacto de la crisis financiado por la Fundación Volkswagen.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint