España

Pensando en la jubilación: las 10 claves para ahorrar con éxito

Imagen de Thinkstock.

Cada vez más particulares se plantean invertir en planes de pensiones como forma de desgravación. Sin embargo esta inversión va mucho más allá de la desgravación fiscal. Los planes de pensiones sirven para preparar la jubilación con inteligencia.

Pero ¿cómo saber qué plan de pensiones es el que más nos conviene?, ¿qué puntos debemos tener en cuenta? Wolfgang Kania, responsable de Planes de Pensiones del Centro de Inversiones de Deutsche Bank repasa las dudas más frecuentes a la hora de enfrentar el ahorro para la jubilación.

1. ¿Cuándo empezar a ahorrar?

Cuanto antes se empiece mejor, ya que el esfuerzo relacionado va subiendo cuanto más se retrase el inicio de la preparación de la jubilación. Entre los 30 y los 35 años es una edad adecuada y, en todo caso, antes de los 40.

2. ¿En qué casos es necesario complementar?

Las personas con rentas medio-altas son las que más poder adquisitivo pierden en el momento de la jubilación, ya que la renta máxima en España está fijada en 34.970,74 euros (año 2011).

Sin embargo, el debate sobre la sostenibilidad del sistema actual de pensiones públicas está abierto, por la evolución de la pirámide poblacional en España. Ante esta situación, cada ahorrador debe considerar qué escenario de futuro prevé y como asegurarse una jubilación cómoda en este escenario. Invertir para la jubilación es también una cuestión de seguridad y tranquilidad personal y financiera.

3. ¿Cuánto dinero se necesita en el momento de jubilarse?

Los expertos calculan que se necesita el 80% de los ingresos netos actuales para mantener el estándar de vida.

Para realizar un cálculo individual, se debe tener en cuenta la pensión pública que se prevé percibir y analizar cuáles van a ser nuestras necesidades.

A la hora de prever los gastos en la jubilación, hay que tener en cuenta:

- Gastos de la casa, coche y otras propiedades (impuestos, seguros, consumo de agua, gas, electricidad, teléfono, gastos de la comunidad, limpieza, mantenimiento, alquileres, hipoteca, préstamos...)

- Ocio (viajes, transporte, restaurantes, cine...)

- Gastos personales (ropa, comida, seguros...)

- Gastos familiares (ayuda a la familia)

- Gastos médicos

- Costes de dependencia. Actualmente el 11% de los mayores de 65 años es dependiente, y el 25% de los mayores de 80 años. Los costes asociados a la dependencia pueden ser muy altos y se calcula que una parte apreciable del periodo de jubilación puede transcurrir en situación de dependencia

4. ¿Qué cantidad ahorrar?

La cantidad necesaria resultará del cálculo anterior (ingresos previstos - gastos previstos), incluyendo los intereses de las inversiones, pero sin olvidar tener en cuenta el efecto de la inflación.

La mejor estrategia es ahorrar pequeñas cantidades de forma periódica:

- Permite compensar ciclos bajistas con ciclos alcistas en los mercados.

- Teniendo en cuenta que el valor de los activos generalmente aumenta a lo largo del tiempo, al comprar a lo largo del año se compra cuando los precios estén más bajos y menos cuando estén más altos. Por lo tanto el valor medio de compra puede ser menor.

- Para un mismo objetivo de capital final se necesita un esfuerzo de ahorro menor.

- Representa una estrategia de inversión disciplinada.

5. ¿Qué productos financieros puedo utilizar?

Cualquier producto de ahorro-inversión puede servir, la elección dependerá de la edad y del perfil de riesgo. Por ejemplo, una persona joven, de 30 años, que está invirtiendo a muy largo plazo, y que tenga un perfil inversor dinámico o arriesgado, puede incluso destinar parte de este ahorro a renta variable.

Sin embargo, los productos específicamente destinados a la jubilación ofrecen ventajas claras:

- Tienen un efecto psicológico importante, ya que el inversor es más consciente de que este ahorro está destinado a preparar la jubilación. Se evita caer en la tentación de utilizar los importes para otros fines o de dejarse llevar por "tendencias" de inversión.

- Ligado al aspecto anterior, los importes invertidos no se pueden rescatar hasta el momento de la jubilación (con excepciones en casos como enfermedad o paro).

- El tratamiento fiscal hace que su rentabilidad financiero-fiscal sea superior a la de otros productos.

Aportación anual a planes

Sin reinversión ahorro fiscal

Con reinversión ahorro fiscal

3.000

147.008 euros

248.479 euros

10.000

490.027 euros

828.262 euros

Se estima un

* Plazo de inversión de 30 años, un tipo marginal de 43% y una rentabilidad anual del plan del 3%. Fuente: Deutsche Bank.

Actualmente en España hay varios productos financieros específicamente diseñados para preparar la jubilación: plan de pensiones individual, plan de previsión asegurado, plan individual de ahorro sistemático

6. ¿Qué tipos de planes de pensiones existen?

Si atendemos a los inversores, encontramos tres tipos de planes.

Individuales: en los que una persona por iniciativa propia contrata con una entidad un plan de pensiones.

Empleo: en los que una empresa, a modo de retribución, ofrece a sus trabajadores.

Asociados: son planes de pensiones que se contratan para un colectivo determinado.

En el caso de las obligaciones contraídas, destacan otras tres alternativas.

De aportación definida: se establece el importe que cada persona debe depositar.

De prestación definida: aquéllos en los que se establece la cantidad de la prestación que se va a recibir en el momento de la jubilación.

Mixtos: Son la mezcla de los dos anteriores. Se establecen el importe de las aportaciones y el total de la prestación a recibir.

Por tipología de inversión: no todos los Planes de Pensiones son iguales. Las diferencias entre unos y otros se originan fundamentalmente en la composición de la cartera de inversiones del fondo de pensiones en el que están integrados. Un plan de pensiones ha de adecuarse a aspectos tan importantes de los clientes como su perfil de riesgo y la edad. De ahí, que el banco ofrezca una amplia gama de productos: mercado monetario, renta fija, renta fija mixta y renta variable.

7. ¿En qué hay que fijarse a la hora de contratar un plan de pensiones?

La política inversora del plan de pensiones tiene que ser adecuada al perfil inversor y al horizonte y los objetivos de inversión.

El plan tiene que adecuarse a la periodicidad de ahorro prevista: mensual, trimestral, anual, etc. También hay que informarse sobre las posibilidades de rescate.

Y conocer cuáles son las comisiones: las más habituales son depósito, mantenimiento y cancelación.

8. ¿Qué ventajas fiscales ofrecen los planes de pensiones?

Las aportaciones a los planes de pensiones reducen la base imponible general del IRPF. A efectos prácticos, el inversor se "ahorra" su tipo marginal sobre la aportación realizada, pagando menos en su IRPF. Según la legislación vigente del mes de marzo de 2011 sobre cómo tributan las aportaciones a los planes de pensiones, se obtendrá un ahorro fiscal de hasta un 47%. En Navarra y en el País Vasco, se obtiene un ahorro fiscal del 44 y el 45%, respectivamente.

Límites máximos desgravables:

Hasta 49 años, la menor de las siguientes cantidades:

a) 30% rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

b) 10.000 euros anuales.

A partir de 50 años, la menor de las siguientes cantidades:

a) 50% rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

b) 12.500 euros anuales.

Los contribuyentes de IRPF cuyo cónyuge no obtenga rentas a integrar en base imponible o éstas son inferiores a 8.000 euros anuales, podrán reducir en la base imponible general las aportaciones realizadas a planes de pensiones del cónyuge con el límite máximo de 2.000 euros anuales.

9. ¿Cuándo se puede disponer del dinero invertido en un plan de pensiones?

Los PPI y los PPA son productos de inversión pensados para preparar la jubilación y es en ese momento cuando el producto permite disponer del dinero.

Existen contingencias establecidas por ley: invalidez, fallecimiento, dependencia, desempleo de larga duración y enfermedad grave.

10. ¿Qué fórmulas existen para utilizar el dinero invertido en planes durante la jubilación?

Capital: el importe de los derechos consolidados se percibe en forma de un pago único, bien de forma inmediata o diferida a un momento posterior.

Renta: el importe se percibe en forma de pagos periódicos (mensual, trimestral o anualmente).

Mixta: se cobraría una parte en un pago único y otra parte en forma de pagos/rentas periódicas.

También se pueden establecer cobros sin periodicidad regular.

El cobro de las prestaciones como renta, permite gestionar el ahorro acumulado en función de las necesidades establecidas, mientras el capital continúa invertido en un plan que optimice el binomio rentabilidad/ riesgo para el inversor.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Usuario validado en elEconomista.es
vadillo
A Favor
En Contra

¿Se compromete el Deutsche Bank a garantizar lo que aquí se dice? Los bancos cobran entre un 2 y un 3% anual por la gestión del fondo de pensiones. La gente no invierte ahora en planes de pensiones porque es una ruina. Y, además, cuando rescata el dinero a la jubilación, el palo es monumental. O cambia el sistema o pasará lo actual: la inversión en planes es escasa y va a menos

Puntuación 62
#1
fernandojcg
A Favor
En Contra

Viendo las rentabilidades medias conseguidas, si añadimos el factor de la inflacion, va a resultar que hemos "ahorrado" para perder dinero... Y luego, a la hora de recuperarlo, hay que volver a pasar por la caja de Hacienda...

Por tanto, lo mejor el dinero que podamos controlar de "cerca" o quitar deuda. A fin de cuentas, los planes de pensiones y los fondos de inversión sirven para que haya solo unos ganadores seguros: los ¡Gestores!

Puntuación 44
#2