Empresas y finanzas

Gestamp enfoca su crecimiento en China para compensar el deterioro en Europa

  • Insta al Gobierno a facilitar el desarrollo del vehículo eléctrico
  • La compañía no descarta operaciones corporativas
El presidente del fabricante de componentes de automoción español, Francisco Riberas. | Nacho Martín
Bielefeld (Alemania)

Gestamp apuesta por China como motor de crecimiento del grupo en el medio y largo plazo ante las expectativas de crecimiento del gigante asiático, las mayores del mundo, para la industria del automóvil y, muy concretamente, para el desarrollo del vehículo eléctrico. El presidente del fabricante de componentes de automoción español, Francisco Riberas, ha ensalzado hoy las alianzas firmadas en el último año con compañías chinas y ha dejado la puerta abierta a acometer operaciones corporativas en China, así como en otros mercados como Estados Unidos y Japón en los que "estamos vigilantes", ha asegurado. El objetivo es compensar el deterioro que ya está sufriendo el negocio en Europa, con una caída de los ingresos de la empresa en el primer trimestre de 2019 del 6,8%.

En una jornada con periodistas en la fábrica de Gestamp en Bielefeld (Alemania), Riberas ha abordado la necesidad de que el Gobierno adopte las medidas para que la industria del automóvil española lidere la transición desde los vehículos de combustión hacia los eléctricos. "Estamos produciendo tres millones de vehículos al día y esa cifra va a cambiar en 20 o 30 años y el 20% seguramente va a ser eléctrico", ha señalado, por lo que "necesitamos producir medio millón de vehículos eléctricos y ser ofensivos, no defensivos", ha advertido. En este escenario, "la clave va a estar en racionar nuevas inversiones relacionadas con estas tecnologías manteniendo niveles de competitividad que sean atractivos" para los dueños de las fabricas de automóviles en España.

Más aún, con la posición actual de la industria del automóvil, España debe, a su juicio, promover el entorno adecuado para atraer a los fabricantes de baterías para vehículos eléctricos. Con los niveles de producción de las plantas españolas y siempre y cuando se mantengan en el futuro, Riberas considera "lógico" que se construya, por cuestiones de "organización y logística", alguna fábrica de este tipo en España, ya sea por parte de un fabricante chino, japonés o coreano.

"Tenemos una industria del automóvil muy potente, que ha sido capaz de liderar y exportar a nivel global y tenemos que ser capaces de preservarla"

Riberas ha explicado que el desarrollo de la industria no tiene por qué venir necesariamente de ayudas públicas. Ha avisado, eso sí, de los efectos de aplicar medidas restrictivas, máxime cuando el mercado europeo "no va a crecer tanto como en otras partes del mundo". "Tenemos una industria del automóvil muy potente, que ha sido capaz de liderar y exportar a nivel global y tenemos que ser capaces de preservarla", ha defendido. "España es un país que no se puede permitir a largo plazo vivir solo de servicios y turismo", ha abundado el presidente de Gestamp, para quien si las administraciones europeas y españolas no ponen soluciones "al final acabará trasladándose hacia áreas que no son tan exigentes".

Evitar prohibiciones

Sobre la transición hacia el vehículo eléctrico, Riberas ha apostado por "trabajar de una manera constructiva" para evolucionar y convertir a Europa y a España en "líderes" también en la fabricación de coches eléctricos. "Pero eso no se va a conseguir solo prohibiendo", ha afirmado, sino que, muy al contrario, serán necesarias "medidas que favorezcan el desarrollo tecnológico".

Durante su presentación, Riberas ha remarcado la positiva evolución de la compañía, con un crecimiento de los ingresos en el primer trimestre del año del 6,8%, frente a la caída del 4,7% del mercado. Una subida de la cifra de negocio sustentada en todas las regiones en las que opera con excepción de Europa Occidental, que sufrió una contracción del 6,6%. En este descenso también participó España, con un retroceso del 6%. Aunque las expectativas para la segunda mitad del ejercicio son más positivas, la previsión es que la actividad en las plantas españolas cerrará el año peor que en 2018.

Latinoamérica presentó una mejora de la cifra de negocio del 30,3% para Gestamp, Norteamérica del 29,8%, Europa del Este del 25% y Asia del 0,5%. Unos crecimientos que contrastan con las caídas registradas por el mercado en todas estas regiones.

El futuro de Gestamp pasará por todas estas áreas geográficas, con una incidencia principal en Asia e incluso África, donde el grupo abrirá en los próximos meses su primera fábrica -en Marruecos-. En total, la compañía inaugurará cuatro plantas en el presente curso -las otras tres se sitúan en México, Eslovaquia y Estados Unidos-.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0