Empresas y finanzas

Dia podría reclamar un bonus de casi un millón a su ex consejero delegado Ricardo Currás

  • La compañía podría exigir el reintegro según una cláusula en su contrato
En la imagen, Ricardo Currás, ex consejero delegado de Dia. Foto: Reuters.

Ricardo Currás, ex consejero delegado de Dia, podría verse obligado a devolver un bonus de casi un millón a la compañía. Su contrato incluye una cláusula denominada clawback, por la que tendría que devolver, en concreto, 617.000 euros correspondientes a 2016 y otros 217.000 euros del pasado ejercicio, además del importe liquidado el año pasado, hasta su salida el 24 de agosto, y que todavía no se ha hecho público. Todo ello al margen de los 46.243 euros entregados en acciones e instrumentos financieros entre 2016 y 2017.

Dia explica en su último informe de remuneraciones, correspondiente al ejercicio fiscal de 2017, que "el contrato del consejero delegado incluye una cláusula según la cual la sociedad puede reclamar el reembolso de los importes percibidos por éste en concepto de retribución variable anual y plurianual, en caso de que en los tres años siguientes a su liquidación y abono se ponga de manifiesto que (...) se ha producido total o parcialmente en base a información cuya falsedad o inexactitud grave quede demostrada a posteriori, de forma manifiesta, o afloren riesgos asumidos u otras circunstancias no previstas ni asumidas por la sociedad, que tengan un efecto negativo material sobre las cuentas de resultados".

Patrimonio neto negativo

En el caso de Currás no ha habido falsedad alguna, pero la empresa sí que se ha visto obligada a rehacer las cuentas y registrar fuertes deterioros, con un impacto muy significativo en su balance. El pasado 28 de diciembre la compañía hizo publico que se había visto obligada a registrar un deterioro contable por un importe total de 294 millones de euros, incluyendo el fondo de comercio, el inmobilizado y créditos fiscales. Todo ello ha provocado que sus fondos propios al cierre de 2018 sean negativos, por lo que se ha visto obligada a poner en marcha una ampliación de capital de 600 millones de euros para evitar entrar en causa de disolución.

Previamente, Dia había comunicado ya el pasado día 15 de octubre, apenas mes y medio después de destituir a Currás, que se había visto obligada a llevar a cabo un ajuste financiero que podría tener un impacto en el patrimonio neto del año 2017 de hasta 70 millones de euros, una cifra que finalmente rebajó a 56 millones. Este ajuste, que dejó a la compañía al borde de la asfixia, obligándole además a refinanciar 895 millones de deuda, no solo se ha saldado con la salida de Currás, sino también con la de Antonio Coto, que le sustituyó en el cargo en agosto pero que fue destituido poco después, el 28 de diciembre, siendo nombrado en su lugar Borja de la Cierva.

Fuentes de Dia se limitaron a confirmar el jueves la existencia de esta cláusula en el contrato de Currás, tal y como figura en la documentación pública, pero declinan comentar si se hará efectiva.

Derecho a indemnización de 1,2 millones

En el contrato de Ricardo Currás como consejero delegado de Dia figuraba una cláusula por la cual se establecía una indemnización de dos anualidades en el caso de que fuera destituido, tal y como ocurrió en agosto. En los dos últimos años su sueldo fijo ha sido de 600.000 euros, por lo que, en teoría, y a falta de conocer la liquidación completa que se realizó, tenía derecho al cobro de una indemnización de 1,2 millones de euros. Mientras, la compañía cayó este jueves otro 6,1% en bolsa, hasta 0,42 euros por título.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

Se le ha quedado mala cara HULIO jaajaaajajajjjaajaaajjajjajjaaaaaaaaajjjajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaj

Puntuación 1
#1