Empresas y finanzas

Endesa sube la inversión un 41% para construir más renovables

Endesa aumentó la inversión un 41 por ciento durante el primer semestre, hasta los 554 millones de euros, principalmente para construir más renovables. La empresa presentó ayer los resultados del período, en los que ganó un 15% más, hasta los 752 millones, y confirmó el alcance de los objetivos marcados para todo el año, en el que espera cerrar con unas ganancias netas de 1.400 millones.

Endesa se adjudicó 879 MW en las subastas de energía limpia celebrada el año pasado y espera tenerlas operando antes de la fecha límite establecida por la regulación, en 2020. El desarrollo de estos proyectos ya se nota en su volumen inversor, sin contar adquisiciones, como la de Gestinver, de 170 millones, o la de la Empresa de Alumbrado Eléctrico de Ceuta -cerrada ayer-, de casi 83 millones.

José Bogas, consejero delegado de la empresa, destinó buena parte de su intervención ante los analistas a desgranar sus expectativas en el ámbito de las energías renovables en España -donde espera "ser uno de los líderes"-, y auguró un crecimiento que le permita alcanzar al país los 46 GW en 2030. El ejecutivo descartó que esta fuerte penetración de energía verde vaya a derrumbar los precios del mercado eléctrico, "por el muy elevado precio de las materias primas" y "quizá" por la evolución del coste de la tonelada de CO2, de modo que augura una evolución "plana, de alrededor de 50 euros por MWh".

Endesa obtuvo un resultado bruto operativo (Ebitda) de 1.804 millones -un 12% más- y Bogas explicó que se debe principalmente al mercado liberalizado, que en términos ajustados creció un 42%, hasta 1.227 millones, destacando el margen del negocio de gas -subió un 87%-, que aportó 65 millones y debería llegar a los 100 millones en todo el año.

190 millones anuales menos

Luca Passa, director financiero de la empresa, desveló que la sociedad tendrá que reducir sus beneficios anuales en 190 millones en el caso de que el Gobierno de Pedro Sánchez decida cerrar las centrales nucleares cuando cumplan los 40 años de vida.

En el año 2014 Endesa decidió aumentar el plazo de amortización de sus activos nucleares -tiene participaciones en cinco plantas y Ascó I en propiedad- de 40 a 50 años, anotándose 28 millones en los resultados de ese ejercicio. Se ha beneficiado de este efecto contable recurrente desde entonces, pero si el Gobierno de Pedro Sánchez, como pretende, limita la vida de las plantas a 40 años, sus cuentas sufrirán un impacto: a 31 de diciembre del año pasado le quedaban por amortizar 2.878 millones, lo que se traduciría en una merma del beneficio de 190 millones anuales en el caso de que se empezase a ajustar ahora, y una merma aún más elevada si se empezase más adelante.

Passa explicó que la compañía aún no ha decidido cómo podría afectar un cambio de amortización forzoso a su política de dividendos y lo consideró "un evento remoto", mientras que Bogas descartó totalmente la posibilidad de que se cierren todas en los 40 años -"es imposible", dijo, en alusión al impacto en el precio de la energía, la seguridad de suministro y el CO2.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado