Empresas y finanzas

Blanco vuelve como cooperativa y abrirá sus primeras seis tiendas en junio

New Blanco, cadena textil que quiere dar continuidad a la malograda Blanco, abrirá sus primeras seis tiendas en junio, según ha explicadosu promotor, el empresario Jordi Hidalgo, quien ha apuntado que el objetivo es sumar 35 establecimientos en 2017 y alcanzar los 117 en 2018.

La nueva cadena dependerá de la cooperativa impulsada por Hidalgo y en la que han decidido entrar como socios 35 ex trabajadores de Blanco y como asociados (no aportan dinero) otros seis empleados.

Las seis primeras tiendas, ubicadas en Andalucía, Madrid y Cataluña, ocuparán, salvo en uno de los casos, locales en los que antes había tiendas de Blanco, cuya sociedad gestora, Global Leiva, se encuentra en proceso de liquidación.

"Se trata de un proyecto serio. Lo único que hace falta para participar en él es tener ganas de trabajar, pues quien no quiera no tiene por qué hacer aportaciones dinerarias y puede entrar como asociado", ha defendido Hidalgo.

El empresario, dueño de la firma de construcción y energía Hipaldisa, ha añadido que el proyecto cuenta además con el respaldo de un equipo "técnico" de unas cuarenta personas, entre diseñadores, especialistas en mercadotecnia, ilustradores e informáticos, entre otros.

La ropa que venderán las tiendas de New Blanco se fabricará íntegramente en Europa y el objetivo es que las colecciones se renueven cada quince días, según Hidalgo, quien ha lamentado que muchos ex trabajadores de Blanco han rechazado entrar en la cooperativa tras la publicación de informaciones "falsas" sobre sus fracasos como gestor empresarial.

Hidalgo, que ha cifrado en 1,9 millones de euros la inversión inicial en New Blanco, ha defendido que ha reflotado con éxito varias empresas en problemas y que ha montado compañías rentables, tanto para terceros como para él mismo.

En febrero, Hidalgo propuso a los empleados de Blanco unirse en cooperativa para reflotar el negocio de la compañía textil, después de intentar sin éxito mantener las tiendas que aún quedaban abiertas con la condición de poder subrogarse a los contratos de alquiler de los locales que ocupaban.

Cuatro meses antes, en noviembre de 2016, Global Leiva presentó concurso de acreedores y en diciembre puso en marcha el proceso para cerrar sus 102 tiendas y despedir a sus entonces 818 trabajadores.

En 2014, Blanco, fundada en los años 60 por Bernardo Blanco Solana, superó otro concurso de acreedores tras ser comprada por Alhokair, que posteriormente traspasó la propiedad a Global Leiva, que está en manos del fondo dubaití AC Modus.

En dicha operación, valorada en 40 millones de euros, el grupo saudí se comprometió a mantener a los 1.200 empleados que entonces sumaba Blanco, entre tiendas y centros logísticos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin