Empresas y finanzas

"Ser empresario en España es una locura"

Alfonso de Senillosa, fundador y presidente de Workcenter. Foto: eE

Entrevista a Alfonso de Senillosa, fundador y presidente de Workcenter.

Tras acabar Ciencias Empresariales y un máster en el IESE, Alfonso de Senillosa, un joven barcelonés de 38 años, decide en 1998 vender su moto, pedir un millón de pesetas a su madre y montar en Madrid el primer centro de reprografía 24 horas de Europa. En 2006, ya líder del sector, ha multiplicado por dos en un año el número de tiendas, que suman 22. Tiene 500 empleados, tres millones de clientes y 13 millones de euros de beneficio. El salto a Europa es su proyecto para 2008.

P ¿Siempre soñó con ser su propio jefe?

R Estuve buscando jefe durante un tiempo pero no lo encontré (ríe a carcajadas). Lo mío es un caso claro de autoempleo. Ha sido accidental. Envié mi currículum, pero no surtió efecto, no me querían ni las ONGs. Ser empresario en España es algo particularmente difícil. Es una pena que grandes potenciales profesionales españoles que podrían haber triunfado al final elijan el camino más seguro, el de funcionario, directivo o socio de una auditoría. Por un lado lo comprendo. En España no tienes ningún apoyo, socialmente el empresario está mal visto, no se perdona el éxito, hay inflexibilidad laboral que hace difícil crear equipos de personas, las leyes no incentivan, la presión fiscal es brutal, los trámites para montar una empresa son muy difíciles. Del mensaje político a la realidad hay una gran distancia. Ser empresario hoy es una locura, no lo recomiendo a pesar de mi suerte.

P ¿Cómo ve a los emprendedores?

R Hay una asignatura pendiente clara por parte de la sociedad y el Gobierno que es reconocer al emprendedor. La actividad que tiene un país, y la que asume el riesgo desde el punto de vista económico es la empresarial. Lo demás son pasivos prácticamente, policías, políticos, etcétera, cobrando de esa caja. En EEUU los emprendedores son personas muy reconocidas social y políticamente y aquí no.

P ¿En qué es Workcenter pionero?

R Existía algo parecido en EEUU, pero en ningún otro lugar del mundo. Somos la cadena de reprografía más grande que hay en Europa, y líderes del sector. Éste es un negocio muy difícil de multiplicar porque somos tienda y productores, bajo demanda y en el acto. Hemos cambiado la tendencia de trabajar de las personas y facilitamos las creaciones. Yo estoy seguro de que España se viste mejor gracias a Zara, y se decora mejor por Ikea. Estamos un poco en esa línea.

P ¿Cómo elige al personal?

R Damos mucho valor a la calidad humana, a la gente noble, amable. Esa es la filosofía y cultura de la compañía. Los managers se caen bien entre sí, es un gran ambiente.

P ¿Cómo convence a BBVA y Santander para que sean socios?

R No es que yo sepa vender muy bien este negocio... las personas que han invertido son mejores compradores que yo vendedor, gente con visión y algo de suerte. Ser inversor de una pequeña empresa es más arriesgado que montarla. Yo he tenido suerte, los bancos me han educado y me han corregido, como padres.

P ¿Ha devuelto ya el millón a su madre?

R Con creces y con interés insultante, por voluntad propia.

P ¿Tiene tiempo libre con su trabajo y sus tres hijas?

R Me llega algo para la vela y el golf, aunque soy muy malo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado