Empresas y finanzas

La Fiscalía alemana registra la sede de Volkswagen por una investigación sobre un motor diésel

Foto: Archivo

Efectivos de la Fiscalía alemana han registrado este martes la sede del consorcio automovilístico alemán Volkswagen, situada en la ciudad de Wolfsburg, en relación con un eventual problema con el motor diésel EA 288.

Desde la Fiscalía explicaron que la investigadores buscaban con este registro confiscar documentos. Ante esta situación, la compañía que preside Herbert Diess aseguró estar cooperando con las autoridades, aunque consideró que la investigación era infundada.

Volkswagen explicó que la entrada de las autoridades en su sede está vinculada con el caso de los motores diésel tipo EA 288, una versión posterior al EA 189, que estuvo vinculado con el caso del trucaje de los motores, que se conoció en 2015.

La empresa automovilística destacó que este problema con el propulsor EA 288 está siendo estudiado a través de una nueva investigación y también que esto lo había comunicado a las autoridades correspondientes.

El grupo alemán indicó que los vehículos con el motor EA 288 no presentaban un fallo en el filtro diésel en las pruebas y que cumplían con los límites de emisiones. La firma aseguró que este motor no incorpora un software ilegal de control de emisiones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.