Empresas y finanzas

Las peticiones de patentes caen un 28,5% en España

Foto: Dreamstime

Las peticiones de patente en España cayeron un 28,5% en 2018, desde las 2.343 registradas el año anterior a sólo 1.674, aunque el país fue el tercero del mundo con mayor porcentaje de mujeres entre los solicitantes (24,4%).

Las cifras se incluyen en el informe anual publicado hoy por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), en el que China vuelve a liderar en lo referente a nuevas patentes y Asia se muestra como el principal motor de innovación global, ya que en esa región se concentraron dos tercios de las solicitudes admitidas en 2018.

España, que ocupa el puesto 22 en el ranquin mundial, continúa la tendencia descendente de años pasados, si bien debe tenerse en cuenta que muchos de los innovadores españoles optan por registrar sus invenciones no a nivel nacional, sino a través de la Oficina Europea de Patentes.

Con este baremo, la OMPI señala que hubo 10.292 solicitudes de patente con origen en empresas o individuos españoles dentro y fuera del país, aunque esta cifra también supone un descenso interanual (del 4,5%).

Pese a estas caídas, el director general de la OMPI subrayó en la rueda de prensa de presentación del informe "el fuerte compromiso de España con el uso de las herramientas de propiedad intelectual en su industria creativa".

España, por otro lado, destaca por una relativamente alta presencia de mujeres entre sus solicitantes de patente (24,4% del total), un porcentaje que entre los veinte principales innovadores del planeta sólo es superado por China (28,9%) y Corea del Sur (26,8%).

Según el economista jefe de la OMPI, Carsten Fink, la mayor importancia de las biociencias en lo que respecta a innovación en España, un campo con mayor presencia femenina que, por ejemplo, la ingeniería, contribuye a que la mujer esté más presente en las patentes españolas.

Lamentó que tanto en España como en otros países "se está aún lejos de la paridad" que supondría alcanzar el 50% de mujeres solicitantes.

A nivel global China volvió a liderar en 2018 las nuevas patentes, con 1,54 millones de solicitudes (de un total de 3,3 millones en todo el mundo), seguida por Estados Unidos (597.141), Japón (313.567), Corea del Sur (209.992) y la Unión Europea (174.397).

China, donde el número de solicitudes creció un 11,6% interanual, "se consolida con un número de solicitudes extraordinario", subrayó el secretario general Francis Gurry, quien, sin embargo, destacó que Estados Unidos se mantiene como la mayor protectora de sus patentes en otros mercados.

EE.UU. presentó fuera de su país 230.085 solicitudes de patente, por delante de Japón (206.739), Alemania (106.753), Corea del Sur (69.459) y China (66.429).

De acuerdo con la OMPI, la presentación de solicitudes de patente en oficinas extranjeras es un indicativo de los planes de expansión de una economía hacia nuevos mercados.

Gurry recalcó que las solicitudes de patente siguen aumentando a un ritmo mayor que el de la economía global, ya que subieron un 5,2% interanual en 2018, y acumulan nueve años consecutivos de incrementos.

El informe de la OMPI también recoge indicadores como el número de solicitudes de marca registrada, donde el crecimiento interanual aún fue mayor, del 15,5%, hasta los 14,3 millones en 2018.

Una vez más China concentró la mitad de las tramitaciones (7,36 millones), seguida muy de lejos por Estados Unidos (640.181), Japón (512.156), la Unión Europea (392.925) e Irán (384.338).

Las oficinas asiáticas concentraron un 70% de estas solicitudes comerciales, un porcentaje que dobla el que la región tenía hace diez años, mientras que en Europa se ha bajado en ese periodo del 38,4% de 2008 al 15,8 en 2018.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.