Emprendedores-Pymes

La Ley de Autónomos se expone a convertirse en moneda de cambio político

Albert Rivera, durante una reunión con representantes de ATA y UPTA. Imagen de EFE

Nadie dijo que los matrimonios fuesen para siempre, y mucho menos los políticos. En este sentido, bien sonadas han sido las diferencias entre Ciudadanos y Partido Popular en temas de corrupción. Pero no son las únicas: la propuesta de Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, presentada en noviembre de 2016 por la formación naranja a raíz del acuerdo de investidura entre este grupo y el PP, sigue a la espera de su aprobación, en lo que podría ser un primer divorcio entre ambos partidos en este ámbito. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Pymes, Autónomos y Emprendedores

De hecho, parece que el PP busca rebajar la propuesta estrella de Ciudadanos a golpe de enmiendas. Por ejemplo, proponen suprimir la bonificación del 100% de la cuota de las autónomas que se reincorporen por un permiso de maternidad o recargar de forma más dura los retrasos en el pago de las cuotas.

A día de hoy, cada grupo parlamentario se encuentra analizando las enmiendas que los demás partidos impusieron a la medida, un total de 156. Un conglomerado de barreras que choca con la idea de sencillez inicial con la que se prensentó la propuesta, cuando Ciudadanos tuvo que reducir el tono de sus exigencias para conseguir el apoyo del PP.

De este modo, la Ley cuenta con seis artículos. En ellos se engloban una batería de medidas en las que se incluye cambios en el sistema de altas y bajas para que los trabajadores por cuenta propia no paguen por días en los que no han estado realmente afiliados al Régimen Especial del Trabajo Autónomo (Reta); la ampliación de seis a 12 meses de la tarifa reducida de 50 euros para los nuevos autónomos; introducir una mayor progresividad en el recargo por retrasos en el pago de las cuotas a la Seguridad Social; clarificar los supuestos de deducibilidad de los gastos relacionados con el vehículo; así como medidas para fomentar la conciliación. De forma adicional, se establecía llevar a cabo una reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (Reta), que se abordaría en una subcomisión parlamentaria.

Es por eso que desde las asociaciones de trabajadores autónomos ATA y UPTA no se explican cómo es posible este retraso y claman por que se dé luz verde a la medida. Así, el secretario general de UPTA, Eduardo Abad, explicaba recientemente en declaraciones públicas que "es necesario terminar esta ley para acabar con la brecha fiscal y social del colectivo autónomo y abordar la cuestión de las pensiones". Sobre si finalmente se pondrá en marcha, Lorenzo Amor, presidente de ATA, se ha mostrado optimista, haciendo públicas sus esperanzas de que "antes del mes de mayo vea la luz".

Proceso de enmiendas

Sin embargo, el proceso de enmiendas se ha ido alargando hasta el pasado 7 de marzo. Algunas de ellas hacen relación a bonificaciones en la cuota de autónomos discapacitados y víctimas del terrorismo y de violencia de género, enmienda lanzada por todos los partidos a excepción de Ciudadanos o la ampliación de las bonificaciones en la tarifa plana, en la que cada partido, a excepción de Compromís, estable un matiz particular. Otra de ellas es la cotización por formación para autónomos, apoyada por PSOE, Ciudadanos, el Partido Demócrata Catalán, Compromís, Esquerra, a excepción de Podemos y PP. De hecho, el diputado del PSOE Rafael Simancas indicó recientemente la ausencia de la cotización por formación para autónomos como una falta importante. Todas estas diferencias están llevando al debate a las distintas formaciones, en lo que parece un juego en el que se podría ver un pequeño divorcio entre el tándem PP-Ciudadanos.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin