Emprendedores-Pymes

Ceaje: "Le propondremos al ministro de Educación una asignatura obligatoria de Aprender a Emprender"

  • "El acceso a la financiación supone una dificultad para los emprendedores"
  • "Los jóvenes tienen una imagen de los empresarios que no es real"
Fermín Albaladejo, presidente de Ceaje.

El pasado mes de septiembre la asamblea general electoral de Ceaje -la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios- eligió como presidente al madrileño Fermín Albaladejo Cabada. Tras unirse a la Asociación de Empresarios del Henares (AEDHE) con 24 años y, más tarde, a la de Jóvenes Empresarios de Madrid, asumió en 2014 la Secretaría General de Ceaje, en la que promovió proyectos para fortalecer la institución. Hoy guía esta Cofederación que representa a un total de 18.500 jóvenes empresarios de toda España y a 21.000 pequeñas y medianas empresas. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Pymes, Autónomos y Emprendedores

Desde el 1 de septiembre es el presidente de Ceaje. ¿Qué balance hace de este periodo?

Muy positivo, principalmente porque estamos en el buen camino para lograr una de las medidas de índole económico que nos habíamos propuesto: el plan 500K, es decir, conseguir 500.000 euros de manera privada. Ceaje se financia con las cuotas de sus socios y patrocinios de empresas. A día de hoy, disponemos de 250.000 euros de ingresos privados y el resto de Administraciones Públicas. Por otra parte, estamos inmersos en un programa de Garantía Juvenil, por medio del cual 322 alumnos van a recibir formación con un compromiso de contratación del 30% en empresas privadas durante un mínimo de seis meses, lo que equivaldría a 96 jóvenes contratados. Otro aspecto relevante de este breve periodo es el tema de la internacionalización. De hecho, cinco días después de conformar el nuevo equipo nos fuimos a Hangzhou (China) a la Cumbre del G-20, donde mantuvimos reuniones con personalidades del gobierno y con empresarios de allí, y con toda la información que recopilamos, publicamos un informe sobre cómo se puede internacionalizar en el país. Además, hemos estado en el Congreso de Jóvenes Empresarios de Iberoamérica en Ecuador e hicimos una guía dirigida a las empresas que quieran comenzar su actividad allí. Por último, otra medida que nos propusimos fue crear un fondo de inversión privado. Por ello, estamos realizando un seguimiento a tres o cuatro fondos y, a finales de año, estará configurado el fondo de Ceaje con ellos detrás.

¿Cuál es el origen de la Confederación?

Ceaje se crea oficialmente en el año 1991, pero el movimiento en sí es del año 1984 y nació en Madrid con el nombre de Aje España, con Pepe Barroso -fundador de la marca Don Algodón- y 30 empresarios más. El movimiento empezó a crecer en la Capital y sus integrantes se dieron cuenta de que no pueden abarcarlo todo desde esta ciudad, por lo que decidieron abrir en Asturias, País Vasco, Andalucía... Cuando ya existían varias asociaciones territoriales se decide crear una que la unifique a todas. Actualmente, Ceaje representa a un total de 18.500 jóvenes empresarios de toda España y a 21.000 pequeñas y medianas compañías en 55 territorios. Además, hace ocho años creamos FIJE -la Federación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios- que tiene 220.000 asociados.

¿Qué perfil presentan los socios?

Nuestro estatutos definen que deben tener menos de 40 años, pero conviene aclarar que Ceaje no hace ningún tipo de discriminación, es decir, a una persona que sobrepase esa edad se la acoge, pero no va a poder votar en una asamblea interna ni representar. Con respecto a los sectores de los que proceden, ahora destaca todo lo relacionado con las nuevas tecnologías y el entorno digital.

¿Qué cree que le atrae de una Confederación de este tipo?

Por una parte, existen emprendedores que tienen una idea en bruto y se acercan a nosotros, nos cuentan su proyecto y los derivamos al asesor pertinente para que le haga un business plan y le indique los pasos que tiene que ir dando. También está el caso del empresario puro y duro, que quiere ampliar su listado de contactos o clientes. Además, dentro de la Confederación se está en contacto con una red de 18.500 jóvenes empresarios con los que se pueden hacer negocios. En relación con esto, vamos a lanzar a finales de este mes la aplicación de Ceaje, porque veíamos que teníamos ciertas barreras comunicativas, ya que nuestra comunicación con el socio era vía e-mail o viéndonos en eventos.

¿Cuáles serían las pautas que un joven empresario debería seguir para conseguir que su empresa se internacionalice con éxito?

Es fundamental organizarse bien, así como tener un buen plan de negocio. Tener ilusión en un proyecto es esencial, pero también hay una parte muy importante de organización. Eso implica elaborar un plan comercial, plan de marketing y tener una buena revisión financiera. En este sentido, es muy importante tener cuidado con cuánto se pide a las entidades financieras y, por encima de todo, presentar un plan a medio plazo -tres o cuatro años- sobre cómo se quiere ir creciendo.

En su relación con los emprendedores, ¿cómo define su situación en España? ¿Hacen falta medidas para potenciar este ecosistema?

Destacaría el acceso a la financiación como una de sus principales dificultades. Las empresas españolas no están acostumbradas a acudir a organismos privado, no es nuestra cultura... Si una compañía necesita dinero va a su banco de toda la vida, pero aquí no van a analizar su proyecto, sino que sólo van a tener en cuenta los resultados. Hay empresas muy buenas que durante la crisis económica han tenido que cerrar porque las entidades financieras no concedían nada. De ahí nuestro empeño en crear este fondo privado que he mencionado antes.

¿Qué proponen desde Ceaje al nuevo Ejecutivo?

Nuestra intención es reunirnos con el ministro de Educación para trasladarle que cuando se crea un sistema educativo no se puede cambiar cada cuatro años, porque quienes lo sufren son nuestros jóvenes. Además, proponemos una asignatura llamada Aprender a Emprender, porque no tenemos realmente un país de emprendedores, no es la primera opción de un universitario. En este sentido, la cultura juega un papel importante, pero nosotros somos responsables de cambiarla. Los jóvenes piensan que el empresario es aquel que tiene muchos millones y un coche lujoso, pero esa imagen no es tal en España. Un 92% somos pequeños y medianos empresarios que hacemos de todo. En relación con ello, estamos en contacto con la Confederación de Rectores, preparando un proyecto por el cual den créditos a los alumnos que asistan a nuestros congresos.

¿Cuáles son los planes de futuro de la Confederación de cara al futuro?

A corto plazo, estamos trabajando en el programa de Garantía Juvenil. Por otro lado, previsto para el primer trimestre del próximo año está el Premio Nacional, presidido por los Reyes. También hemos creado una comisión de sanidad, asuntos sociales e igualdad, y vamos a hacer el primer congreso de salud de jóvenes empresarios en marzo de 2017, y luego tenemos un hito muy importante: el Congreso Bisagra entre Latinoamérica y Europa, en el que las dos Confederaciones se juntarán en Madrid en octubre de 2017.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0