Emprendedores-Pymes

¿Pueden las empresas sobrevivir a un concurso de acreedores?

  • Problemas: falta de transparencia y alternativas de financiación
Imagen de Getty

No todas las empresas que solicitan el concurso de acreedores acaban quebrando. Algunos ejemplos de ello son la empresa de confitería Fiesta, la catalana Twenty -que es propietaria de Antonio Miró-, la granja escuela Kiriko, o incluso el Málaga CF. Pero, aunque es difícil superar este procedimiento porque requiere tiempo y medidas difíciles de tomar, la vida de una empresa no siempre tiene porqué acabar después del concurso.

Uno de los casos de pymes que ha conseguido superar este procedimiento lo encontramos en Extremadura. Se trata de Cristalería Loma, una empresa de larga trayectoria que fue fundada en 1988.

El problema apareció derivado del estallido de la burbuja inmobiliaria en nuestro país. Tal y como explica el director financiero de Loma, Marcos Jerez, "a pesar de gozar de una estructura financiera sólida que nos hubiera permitido continuar con la actividad a menor escala mediante un proceso de reestructuración, a partir del año 2010 sufrimos continuos impagos e insolvencias de nuestros clientes que, unido a la bajada drástica de contrataciones, liquidaciones y la falta de financiación bancaria de las empresas ligadas a la construcción fue necesario recurrir al procedimiento legal del preconcurso".

"Salvaguardar la viabilidad"

Aconsejados por su asesoría jurídica, ante la inminente situación de insolvencia, decidieron presentar esta medida inicial en 2011 "para salvaguardar la viabilidad de la empresa, su patrimonio y el poder mancomunado de administración que le confiere la Ley concursal al administrador de la empresa por ser declarado como voluntario". Posteriormente, en febrero de 2012, solicitaron el concurso de acreedores "abreviado" -se denomina así "por ir acompañado por un 30% de adhesiones documentadas al convenio propuesto durante el preconcurso y superar el 10% marcado por la Ley Concursal para ser considerado como abreviado", explicó Jerez.

Pero la resolución fue un éxito y en dos años salieron de este procedimiento. Ahora tienen que pagar la mitad del dinero que debían en un plazo de siete años.

Sin embargo, no ha sido una tarea fácil y las medidas que tomaron para la resolución del problema han sido numerosas. Jerez destacó que "sin duda, las más dolorosas de ejecutar son aquellas relacionadas con los despidos de trabajadores". Otras han sido la "adecuación de los gastos corrientes a la situación financiera, negociando con proveedores y suministradores nuevas condiciones", "reuniones con entidades de créditos", "optimización de los recursos, reunificando algunos departamentos y eliminando otros", "alquiler de parte de instalaciones en desuso para la captación de ingresos extra", o la "venta de vehículos inutilizados, para evitar gastos de mantenimiento y captación de ingresos".

Aumentan los concursos

Pero, desgraciadamente, a todas las empresas no les espera un final feliz después de este procedimiento. La difícil situación económica que atraviesa nuestro país ha provocado que muchas empresas, tan conocidas como Panrico, Pescanova o Fagor, hayan tenido que solicitar el concurso de acreedores . Según revela un informe de PriceWaterhouseCoopers, el número de procedimientos se ha visto incrementado un 34% durante el primer semestre del año respecto al mismo periodo del año anterior. Este dato se traduce en un total de 4.894 concursos.

Según el director del sector financiero del IE Business School, Manuel Romera, "en general es un error solicitar este procedimiento". Manuel Romera se justifica en las cifras: el 92% de las empresas que solicitan el concurso de acreedores acaban quebrando finalmente.

Los principales errores que este directivo señala vienen de la mano de la "falta de transparencia de las empresas" y de las alternativas de financiación. En el primer caso, Romera indicó que muchas empresas "tratan de engañar a los acreedores " y les dan cifras modificadas. En el caso del segundo error, el problema viene derivado del desconocimiento de los empresarios de otras fuentes de refinanciación alternativa ya que "es un error acudir sólo a los bancos".

En palabras de Romera, "las empresas tienen que hacer una labor dinámica" buscando "financiación acorde, pensando qué activos se quieren liquidar y cómo se puede gestionar su salida". En cuanto a las alternativas posibles, Romera pone el punto de mira en las instituciones híbridas: "business angels, empresas de capital riesgo...".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum6

alejo
A Favor
En Contra

La respuesta a la pregunta es sí, poderse se puede.

De hecho, en el artículo incluyen algunos "casos de éxito" si así se puede denominar, aunque para ello haya que hacer un gran esfuerzo.

Pero esos "casos de éxito" son mínimos. Quiero decir, si comparamos el número de concursos con aquellos en los que la empresa sigue viva 2 años después, el número que sale es del 1 o 2%, no creo que muchos más.

¿Por qué? Pues la respuesta también es clara: porque un concurso de acreedores es una herramienta copiada del mundo anglosajón, donde los negocios se conciben de otra forma.

Aquí, en nuestro país, con nuestra mentalidad, y con nuestras reglas y leyes, no se llega al concurso hasta no tener la necesidad imperiosa de liquidar la empresa, poco más o menos. ¿Qué empresa se va a salvar así? Pues ... muy pocas o ninguna.

Sin embargo, la filosofía del concurso de acreedores es otra bien distinta. En su versión original, más anglosajona, es solo un proceso por el cuál se intenta salvar una empresa que tiene, puntual y conyunturalmente, demasiadas deudas para su funcionamiento y por tanto, necesita algún tipo de "arreglo" con los acreedores. Ni más ni menos.

Claro la empresa debe ser "básicamente viable" para que el concurso de acreedores tenga sentido, porque si no lo es, los anglosajones son muy prácticos y la empresa se liquida, sin más contemplaciones.

Nosotros, que somos mucho menos prácticos, llegamos al segundo punto --la liquidación-- haciendo la pamema de pasar por el primero --el concurso-- cuando ya la empresa "se ve que es inviable". Con esto, conseguimos alargar plazos de forma innecesaria, justificar que la culpa no es solo nuestra porque los demás, irresponsablemente, se niegan a asumir una quita del principal de su deuda y a atascar el sistema judicial con pleitos de todos los colores conocidos.

He ahí donde esta la diferencia entre "nuestra" versión del concurso de acreedores y la de los "otros" y el porqué de su evidente fracaso.

Puntuación 17
#1
DDD
A Favor
En Contra

QUE LA ECONOMIA VA MEJOR CON UN AUMENTO DEL 35% DE CONCURSOS + 6 MILLONES DE PARADOS EL CREDITO ES INEXISTENTE ESTO IRA A MAS

Puntuación 3
#2
charly
A Favor
En Contra

Efectivamente, es muy difícil salir del concurso de acreedores no es porque la mayoría de la empresas sean inviables, eso no es verdad. Empresas que hasta el momento han sido viables y han generado beneficios de golpe y porrazo no se convierten en inviables. En la mayoría de los casos solo se requiere de un ajuste a los nuevos tiempos y a las nuevas circunstancias; muchas acabaran desapareciendo pero los acreedores algo habrán recuperado de su deuda.

La dificultad viene dada en los juzgados mercantiles que siempre nombran a los mimos administradores concursales y que su interés no necesariamente pasa por la viabilidad de la empresa sino en engrosar sus honorarios u otros intereses. De tal forma que hacen eterno un concurso cuando debería ser lo más rápido posible de forma que ante un dilatado tiempo de una empresa sin poder tomar decisiones adecuadas debido la choque de intereses con los administradores concursales al final no les queda más remedio que la liquidación y entrar en otra fase para que ellos puedan cobrar más y al final quedarse con todo.

Puntuación 2
#3
AA
A Favor
En Contra

AHORRATE LEER EL ARTICULO.......LA RESPUESTA ES ...NO

Puntuación 5
#4
Lucho de EAE-P
A Favor
En Contra

Pienso que es indudable que pueden sobrevivir, pero que para ello es fundamental la tarea de empresarios audaces, talentosos y especialmente capacitados para poder hacerlo a partir de la gestión de esta clase de espacios. En este sentido, en momentos donde el manejo de una empresa es una tarea tan exigente y dificultosa, es trascendental que aquellos que ocupan roles de liderazgo en dichos espacios se capaciten al máximo nivel, aprovechando para ello los programas de estudio en gestión de empresas.

Puntuación 1
#5
Slahs
A Favor
En Contra

AFECTADOS POR LA ESTAFA QUE SE PRETENDE HACER EN INDO. UNA EMPRESA QUE SALIO DEL CONCURSO DE ACREEDORES Y QUIERE EL GRUPO SHERPA CAPITAL QUIERE QUEDARSE POR UNA PROPINA DEJANDO SIN UN DURO DE SU INVERSIÓN A LOS ACCIONISTAS MINORITARIOS.

Aun seguis confiando en al empresa? os seguis fiando de la que os va dejar a 0 centimos?.

Aun estais a tiempo para elegir alguna opcion de las que los abogados estan llevando a cabo:

Opción 1: prestar apoyo para conseguir una representación del 5% del capital social e intentar solicitar una convocatoria extraordinaria de accionistas y pedir explicaciones al consejo de administración (esto es gratuito)

Opción 2. Ademas del apoyo del punto 1, personarse en el concurso y estudiar la posibilidad de emprender alguna acción legal para defender nuestros intereses (tiene coste).

Ya sabeis si tienes acciones de indo, tienes orgullo y te importa tu inversion, si quieres puedes contactar con Afectadosindo@gmail.com .

Puntuación 0
#6